Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 11
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    01 abr, 08
    Mensajes
    211

    Predeterminado Adiós a las armas.



    japerezduval@gmail.com
    http://www.diarioonline.tk/

    Un arma es todo dispositivo de agresión que amplía la dirección y la magnitud de la fuerza humana, y que puede ser utilizada contra animales o seres humanos en tareas de ataque, defensa y destrucción, o simplemente como una amenaza efectiva.
    Las armas van desde un simple palo, a algo tan complejo como un misil.
    Así pues cualquier cosa capaz de causar un daño puede ser entendida como arma, y en este sentido se incluyen la guerra psicológica y las armas no letales, diseñadas para ser utilizadas por grupos paramilitares, fuerzas de seguridad o incluso tropas en combate, y cuyo objetivo es neutralizar a un adversario sin causarle la muerte, minimizando su impacto sobre el medio ambiente.
    El tráfico de armas es uno de los negocios más lucrativos de la actualidad y todos los estados, unos más que otros, participan en el.
    Con respecto a España en 1999, vendió 400 millones de $, diez años después, en 2009, las ventas se han quintuplicado.
    El Gobierno ha abierto la mano para hacer caja y compensar la caída del 16% en la exportación de productos españoles de todo tipo.
    Eso no es nada ante lo que venden las grandes potencias, en especial los EEUU, cuyas ventas superan a las de todos los demás estados juntos.
    Aunque la mayor parte de las transacciones de armas se llevan a cabo entre estados lícitamente, en muchas ocasiones se canalizan por medio de particulares o grupos de forma ilegal.
    Desde que finalizó la II Guerra Mundial, unos 30 millones de personas han perecido en los diferentes conflictos armados que han sucedido en el planeta, 26 millones de ellas a consecuencia del impacto de armas ligeras, las más peligrosas.
    Estas armas, y no los grandes buques o los sofisticados aviones de combate, son las responsables materiales de cuatro de cada cinco víctimas, que en un 90% también han sido civiles (mujeres y niños principalmente).



    A pesar de representar una parte poco significativa del volumen total del comercio mundial de armas, su bajo coste las pone al alcance de una gran cantidad de personas para ser usadas en guerras civiles y en conflictos étnicos, o para fines ilícitos y criminales, aumentando la inseguridad de las ciudades y armando a toda clase de bandas, grupos paramilitares, mafias, organizaciones terroristas y guerrilleras.
    Cada minuto muere víctima de la violencia armada una persona.
    Cada año mueren más de medio millón de personas.
    Se estima que en el mundo existe un arma de fuego por cada diez personas y su número aumenta de forma más que proporcional al incremento de la población mundial.
    Las armas cambian de propietarios según se desarrollan los diversos conflictos, pero su cantidad no disminuye.
    La proliferación de armas en manos de civiles incrementa las posibilidades de que en cualquier enfrentamiento humano se haga uso de ellas.
    Ello explica, por ejemplo, que un estadounidense tenga doce veces más posibilidades de morir a tiros que un europeo.
    El tráfico ilegal de armas es una amenaza a la seguridad de las personas y un reto a las instituciones de orden y seguridad.
    Las armas son un peligro para las personas, las armas son un peligro para la libertad, las armas deben ser controladas y eliminadas de la sociedad civil.
    El control de las fuerzas armadas debe impedir que las armas se usen fuera de su objetivo fundamental que es el de la defensa de la nación.
    El tráfico de armas ilegal debe ser perseguido internacionalmente y no como ahora que todo queda en meras palabras, ya que cualquiera que tenga dinero consigue las armas que desea.
    No olvidemos que todo aquel que tenga armas puede obtener dinero, por la extorsión de la población, y comprar más armas.
    Este circulo infernal debe romperse y cuando antes mejor, por el bien de todos.
    Digamos adiós a las armas.


  2. #2
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado En armas ligeras

    Para romper el círculo de extorsión lo mejor es liberalizar la posesión de armas. Que los delincuentes sepan que se juegan la propia vida cuando atentan contra la ajena o contra la propiedad ajena.

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Varapalo para la izquierda prohibicionista

    El Supremo de EEUU insta a respetar la libertad de llevar armas en todo el país

    La Segunda Enmienda de la Constitución de EEUU grantiza la libertad de los ciudadanos para de portar armas. Ante las regulaciones prohibicionistas de algunos Estados, el Tribunal Supremo ha determinado este lunes que esta libertad debe ser respetada en todo el país.

    LD/agencias

    El Tribunal Supremo de Estados Unidos determinó este lunes que el derecho a portar armas, establecido en la Segunda Enmienda de la Constitución, debe ser respetado plenamente por todos los estados y las ciudades del país, en una decisión considerada histórica.

    En su resolución, los nueve magistrados del tribunal votaron por cinco votos a favor y cuatro en contra, por extender a todo el país el derecho a llevar armas como una garantía fundamental, declarando así inconstitucional una prohibición para armas cortas implantada por Chicago y Oak Park (estado de Illinois) hace 28 años.

    No obstante, el Tribunal Supremo no anuló formalmente la ley, una de las más estrictas en todo el país, porque ordenó a una corte federal de apelaciones que revise su decisión anterior.

    Pese a ello, caben pocas dudas de que la ley sea finalmente derogada por decisión judicial. El juez Samuel Alito, que redactó el auto en nombre de la mayoría, afirmó que la Segunda Enmienda se aplica tanto al Gobierno federal como a los estados.

    La decisión fue dividida, ya que cinco magistrados considerados conservadores moderados votaron a favor de extender el derecho a llevar armas y los otros cuatro, liberales, opinan que cabe poder restringirlo.

    Los nueve magistrados del Supremo tuvieron que analizar la Segunda Enmienda de la Constitución, que establece que "siendo necesaria una milicia bien regulada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas".

    Los partidarios de controlar el uso de las armas argumentan que la enmienda fue establecida para asegurar que los estados pudieran mantener milicias o cuerpos de seguridad, en respuesta al temor y recelo que abrigaban en el siglo XVIII de tener que hacer frente a un Gobierno federal todopoderoso.

    Mientras, los que están a favor del derecho a llevar armas alegan que el artículo en cuestión otorga a los ciudadanos la prerrogativa de llevar armas para uso privado, incluida la defensa propia.

    Con su decisión, el Tribunal Supremo amplía a todo el país su histórica determinación de 2008, cuando indicó que los ciudadanos estadounidenses tienen derecho a tener armas, tanto para defenderse como para cazar, al declarar inconstitucional una de las leyes restrictivas más estrictas del país, la del Distrito de Columbia, que prohibía las armas cortas en su jurisdicción desde 1976.

    No obstante, no prohibió totalmente a los ciudadanos poseer armas, puesto que los rifles y las escopetas están permitidos si se guardan bajo llave o desarmadas.

    Después de la sentencia que anulaba la ley de Washington, los partidarios del derecho a portar armas registraron casi inmediatamente demandas en tribunales federales contra la legislación de Chicago y de su suburbio Oak Park.

    Tribunales inferiores decidieron declarar constitucionales estas leyes e indicaron que los jueces se tenían que fundar en precedentes emitidos por el Supremo y por ello correspondía al Alto Tribunal interpretar definitivamente la Segunda Enmienda.

    El Supremo ya había dicho que la mayor parte de las garantías contempladas o establecidas en la Constitución no pueden ser restringidas por leyes estatales, locales y gubernamentales.

    Ahora, la nueva decisión del Supremo agudizará seguramente el debate y la polémica que ya existe desde hace tiempo en EEUU respecto a la posesión de armas.

    Asimismo, el derecho a portar armas es uno de los temas que más divide a la sociedad y el mundo político y jurídico en EEUU.

    Se calcula que unos 90 millones de estadounidenses tienen alrededor de 200 millones de armas, lo que además, según las estadísticas, convierte a EEUU en el país con más alto porcentaje de civiles que portan o pueden portar armas.

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Nuevo varapalo sobre lo mismo

    Los suizos rechazan iniciativa que pretendía sacar las armas del entorno familiar

    Cada año, unas 300 personas mueren en Suiza tras un disparo por arma de fuego | Mediante un referémdum han dicho 'no' a abandonar los arsenales que desde hace décadas guardan en sus casas y al endurecimiento para obtener licencias

    Ginebra. (EFE).- Los suizos rechazaron hoy en referéndum la iniciativa que proponía que las armas reglamentarias que los hombres han guardado en su casa durante las décadas que forman parte de la milicia fueran a depósitos estatales.

    Según los organismos electorales cantonales, los votos por cantones (provincias) muestran que la gran mayoría apostó por mantener las armas guardadas en casa, y hubo una clara división entre los de habla francesa y los de habla alemana.

    Estos resultados cantonales son después procesados por las autoridades federales para dar el resultado global del país. A excepción de Friburgo y Valais, los cantones de lengua franca aprobaron la iniciativa, en algunos casos, como en Ginebra, de forma bastante clara, con el 61,1 por ciento de los votos escrutados.

    En la región de lengua germana, sólo la ciudad de Basilea, con el 58,9 por ciento, apoyó la iniciativa, mientras fue unánime el rechazo en el resto de cantones.

    La iniciativa "Por la protección frente a la violencia de las armas" instaba a prohibir que las armas reglamentarias se guarden en casa y obligaba a que éstas permanecieran en unos depósitos de donde sólo pudieran salir cuando su propietario tuviera que asistir a sus tres semanas de servicio militar anual.

    La iniciativa también pretendía endurecer la posibilidad de obtener una licencia de armas, y abogaba por crear un banco de datos sobre propiedad de armas a nivel federal, dado que actualmente sólo existen a nivel cantonal (provincial), lo que ha conducido a que haya 26 diferentes sin conexión entre ellos.

    La campaña, lanzada en 2007, estaba apoyada por una amplia coalición formada por 80 entidades, desde los partidos de izquierda y los verdes, pasando por algunos miembros de la democracia cristiana, la Iglesia, los colectivos feministas, las entidades de prevención del suicidio y las asociaciones de trabajadores sociales.

    Los partidarios de la iniciativa argumentaban que el acceso al arma en cualquier momento propicia que en un momento de ira, un maltratador use su fusil contra miembros de su familia, y un suicida en potencia lleve a cabo su propósito con relativa facilidad.

    Unos argumentos que rechazaban los partidos de la derecha, pero también el Consejo Federal (gobierno colegiado), cuyo principal argumento fue que, de aprobarse la iniciativa, se "quebraría la confianza" que se deposita en los ciudadanos, y se rompería con la "tradición suiza", aunque el dejar las armas en casa "sólo" comenzó después de la Segunda Guerra Mundial.

    Cada año, unas 300 personas mueren en Suiza tras un disparo por arma de fuego. La Confederación Helvética triplica la media europea en el número de suicidios por arma de fuego.

    En La Vanguardia digital

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Crímenes mexicanos y armas estadounidenses

    La próxima vez que los defensores del control de armas pongan el foco en la violencia que asuela México y pidan más restricciones a la venta, o incluso resucitar la proscripción de las armas de asalto, deberían pensar si el problema, más que en las leyes, no estará en quienes se encargan de hacerlas cumplir.

    Medios como CBS News y Los Angeles Times e institutos como el Center for Public Integrity han informado de prácticas escandalosas en el Buró para el Alcohol, el Tabaco, las Armas de Fuego y los Explosivos (ATF). El senador por Iowa Chuck Grassley (republicano) está investigando unas denuncias contra unos supervisores de la ATF, acusados de ordenar a agentes fronterizos que dejaran hacer sus negocios a traficantes de armas. Dos de las armas así pasadas de un lado a otro de la raya aparecerían posteriormente en un tiroteo que costó la vida a un miembro de la Patrulla Fronteriza.

    El agente especial de la ATF John Dodson ha declarado que los agentes de la oficina de Phoenix recibieron la orden de dejar comprar armas a conocidos traficantes. El operativo Rápido y Furioso, se dice, tenía por objeto ayudar a los investigadores a seguir la pista de los traficantes de bajo nivel para así dar con los peces gordos. Eso justificaría el permitir la compra ilegal de unas pocas armas, pero lo cierto es que hay agentes que afirman que pronto se pasó a las compras de cientos y miles de armas.

    Hubo agentes que advirtieron a sus superiores sobre la cantidad de armas vendidas y sobre el aumento de la violencia en la frontera, pero se les dijo que el operativo había sido aprobado en el cuartel general de la AFT. Y que si no les gustaba su empleo podían trabajar como oficiales encargados de la detención de delincuentes en el condado de Maricopa, con un salario anual de 30.000 dólares.

    Dodson dio a conocer esta información luego de enterarse de que dos de las armas así adquiridas aparecieron, como ya hemos comentado, en el lugar en que perdió la vida el guardia fronterizo Brian Terry. Visiblemente conmocionado, Dodson concedió una entrevista a la reportera de la CBS Sharyl Attkisson.

    Las presuntas ilegalidades cometidas al amparo de la ATF son aun más preocupantes cuando se tiene en cuenta la guerra contra las drogas que se libra en México. Ahora bien, el problema no son los comerciantes que venden armas legalmente en EEUU.

    Los medios de comunicación –por ejemplo, Reuters– han insistido en que, en México, "nueve de cada diez armas" halladas en escenarios del crimen provienen de comercios estadounidenses, pero esa estadística ha sido refutada: y es que sólo recoge las que figuran en los registros del FBI. Cuando se tienen en cuenta todas las armas incautadas en México, el resultado es sensiblemente distinto: sólo el 17% procede de EEUU.

    Hay un montón de lugares donde los cárteles pueden comprar armas, aparte de en el mercado minorista estadounidense. Buena parte de las armadas exhibidas ante la prensa no pueden adquirirse legalmente en EEUU sin el visto bueno de la ATF y el jefe local de policía (por ejemplo, las escopetas de cañón corto). Los morteros y las ametralladoras de nueva generación no están disponibles en las ferias de armas. Así que reforzar los controles de armas que pesan sobre el americano medio no tendría efecto alguno en la capacidad de los cárteles para hacerse con armamento militar.

    Para hacerse con ese tipo de armas, los cárteles lo que hacen es publicar anuncios en los que llaman a los policías y militares mexicanos a pasarse a sus filas con armas y bagajes, nunca mejor dicho. Por otro lado, se ha creado un floreciente mercado negro con los remanentes de las ya sofocadas guerras latinoamericanas. Todavía queda la cuestión de las exportaciones estadounidenses, pero éstas, cuando son legales, están supervisadas por el Departamento de Estado.

    El Congreso debería ser capaz de comprender que las leyes relativas al control de armas están plenamente en vigor. Pero no parece ser el caso. El Congreso debería averiguar por qué, y la ciudadanía tendría que tener todo esto en cuenta la próxima vez que el fiscal general Holder o el presidente mexicano, Felipe Calderón, hablen de la necesidad de una nueva proscripción de las armas de asalto.



    © El Cato

    Por DAVID RITTGERS, abogado y miembro del Cato Institute. En LD

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Utoya, un crimen evitable

    El pasado 22 de julio un hombre alto y corpulento desembarca en la isla de Utoya; Su nombre: Anders Behring Breivik. Eran las 16:07 de la tarde; 79 minutos más tarde había matado a 69 personas. Tenía para sí más de mil víctimas potenciales, todas indefensas. Él, un arma semi automática con la que cometió la matanza múltiple. Muy pronto, tras empezar a conocerse la tragedia, comenzaron a producirse llamadas a controlar la posesión de armas. Quien lo hace da muestra que no tiene la más mínima idea de cómo son las cosas, y que muertes como las de Noruega le son menos importantes que el esfuerzo de una mínima reflexión sobre el asunto.

    En Noruega hay una legislación muy estricta para la posesión y la utilización de armas. Especialmente restrictiva es la normativa sobre el transporte de las armas, ya sea para llevarlas a cazar, a un recinto deportivo o a algún sitio para su reparación. El resultado es que, aunque casi un tercio de los noruegos posee armas, no se pueden llevar por la calle cargadas para la autodefensa, y de hecho, no se usan con tal fin. Breivik se disfrazó de policía para poder llevar su arma sin levantar sospechas. Y sabía que una vez en Utoya tendría a todas víctimas a su disposición, sin más escape que el agua, el agotamiento de la munición o la tardía llegada de la Policía.

    No debería escapársele a ninguna inteligencia, por precaria que sea, que un hombre capaz de poner una bomba en el distrito gubernamental y de plantearse un asesinato múltiple no va a tener mayores reparos en saltarse una normativa de control de armas. Tampoco que quienes sí cumplen la normativa son los que harían un uso defensivo de ellas. [B]"Cuando las armas están fuera de la ley, sólo los fuera de la ley tienen armas[/B]", como se ha dicho en repetidas ocasiones. Con que unos cuantos de las más de mil personas congregadas en Utoya portasen consigo armas para defenderse, habrían abatido al asesino mucho antes de que alcanzase el criminal recuento de aquel negro viernes.

    En Estados Unidos, la mayoría de los crímenes múltiples se producen en donde hay un estricto control de armas o en "zonas libres de armas", como la Universidad Técnica de Virginia. Lo paradójico de estas regulaciones es que sólo son efectivas con la gente que cumple las leyes y no lo son con las personas para las que están ideadas. Es más, en un país donde hay una amplia libertad de armas, como los Estados Unidos, la práctica totalidad de los crímenes se cometen con armas ilegales. Estas 69 muertes deberían llevar a muchos a replantearse sus ideas.

    Por José Carlos Rodríguez , periodista y miembro del Instituto Juan de Mariana. En LD

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Escobas

    Una banda desorganizada pero resuelta de furiosos se ha dedicado a quemar coches y edificios y a asaltar tiendas para llevarse de todo. Son exigentes. Prefieren artículos pequeños y caros. Nada de cambiar el mundo, quieren robarlo. Desde nuestra izquierda se dice que son pobres con Blackberry e Iphone, lo cual no deja de ser curioso. ¿Qué será un pobre para ellos?

    En Los Ángeles, en 1992, los negros se lanzaron contra los negocios de los asiáticos, que llevaban en EEUU 50 años y habían progresado rápidamente. No les dio tiempo a sucumbir a la dulce sedación que proveen las subvenciones y se labraron su futuro por sí mismos. De ahí la rabia desatada contra ellos, en nombre de Rodney King. Los furiosos londinenses no tienen un perfil racial marcado ni han discriminado las tiendas que han asaltado más que por sus propios gustos. Estos furiosos, como los nuestros, habrían evitado solazarse en su criminalidad si contaran simplemente con dos elementos: distinguir el bien del mal y tener un propósito en la vida. Pero éstos parecen haber quedado ahogados en un océano de abandono e indiferencia, de desempleo paliado con ayudas públicas.

    Cameron ha encontrado la solución en que la Policía se ponga seria y haga su trabajo. Si lo hubiera hecho investigando la muerte de Mark Duggan, en una operación contra la posesión de armas de fuego, a lo mejor los furiosos se habrían calmado jugando a la Play y no robándolas. O si la Policía hubiese cortado la violencia cuando comenzó no habría llegado tan lejos. Una sociedad desarmada es una sociedad violenta, como ha vuelto a demostrarse estos días en Gran Bretaña. El Estado se ha quedado con el monopolio de la fuerza, y con el de la incompetencia.

    En Inglaterra se confió la defensa de la sociedad, durante siglos, a las milicias. No eran más que los propios ciudadanos armados y organizados en sus comunidades locales. Desconfiaban de los Ejércitos permanentes porque no los necesitaban y porque los veían como una amenaza. Ahora salen a las calles con escobas, para limpiarlas y restaurar su aspecto. Está bien. "Son lo mejor de los británicos", ha dicho Cameron. Al menos una parte de aquella sociedad está dispuesta a poner de su parte para que prevalezca la civilidad. Debiéramos seguir su ejemplo.

    Por José Carlos Rodríguez, periodista y miembro del Instituto Juan de Mariana. En LD

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Somos lo que defendemos

    LE LLAMARON para decirle que su familia estaba siendo atacada y acudió con su coche y su arma. Se acercó al coche de los ladrones pensando que estaba desocupado pero se econtró con dos hombres con guantes negros. Uno de ellos, con un hacha en la mano, realizó un movimiento brusco. A Lluís Corominas, yerno de los Tous, le entró el pánico y disparó. Naturalmente que disparó en defensa propia y naturalmente que disparó como reacción a un miedo insuperable. Le juzgó un jurado popular y le declaró inocente. ¿De qué le podría declarar culpable?

    Dime que mi hija corre peligro y dame una pistola. Dime que alguien ha entrado en casa de mis padres o de mis suegros y dame una pistola. ¿Qué crees que haré? Soy cada uno de los tiros que disparó Lluís Corominas. Soy su amor y soy su miedo. Soy padre y soy hijo, soy marido y soy yerno. Soy Lluís Corominas y yo disparé aquellos tiros y los volveré a disparar cada vez que alguien ataque a uno de los míos.

    El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha ordenado repetir el juicio por la «manifiesta arbitrariedad» del fallo y porque entra en «contradicción lógica con el conjunto de elementos objetivos que el propio jurado estimó probados». Pueden repetir el juicio una y mil veces, pero ni éste ni ningún otro tribunal del mundo hallará a un grupo de hombres dispuestos a condenar a uno que corrió a defender a su familia con toda su fuerza y todo su pavor.

    La fiscal intentó reproducir a cámara lenta lo que sucedió en a penas unos segundos, y en un impresentable ejercicio de mezquindad y de cinismo juzgó cada movimiento de Corominas descontextualizándolo de la angustia y del miedo. Algunos medios de comunicación, siempre tan crueles y carroñeros, secundaron su inconcebible linchamiento.

    Me pregunto cuándo empezamos a perder la empatía, cuándo nos volvimos tan cretinos y tan necios. Me pregunto cuándo empezamos a confundir a las víctimas con los verdugos. Sólo sabemos de qué estamos hechos cuando nuestra vida o la de las personas a las que queremos corre peligro. Aunque la corrección política, tan rastrera y tan vil, intente reducir al hombre a una mera cuestión de hechos, y pretenda explicarle sin su alma ni su misterio, tenemos amor y tenemos miedo. Un miedo espantoso, sobre todo cuando es la vida de nuestros seres queridos la que está en juego.

    Tal vez algún día tengas que matar a un hombre para salvar tu vida o la de los tuyos. No desees que este momento llegue, porque no hay nada heroico en matar. Pero si llega no te temblará el pulso y sabrás lo que tienes que hacer, por muy triste que sea. Somos lo que defendemos.

    Salvador Sostres, en El Mundo

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Disparen contra mí

    Me asombra no haber leído en la prensa española ni un solo comentario en defensa del derecho de los estadounidenses a llevar armas.

    Me asombra el cinismo de ese Señor de las Mil Guerras premiado con el Nobel de la Paz que se dedica a lloriquear frente a las cámaras in memóriam de los chicos asesinados en un colegio de Connecticut mientras bombardea cualquier país que desentone en la partitura escrita por la Casa Blanca.

    Me asombra que la gente, después de John Ford, de Liberty Valance, de Gary Cooper sólo ante el peligro y de tantas obras maestras del cine de frontera, aún no haya entendido que el Far West fue la tierra de promisión del sueño americano -su Historia Sagrada- y que en Dodge, ciudad sin ley, quien no llevaba revólver era hombre muerto, en el peor de los casos, y en el mejor, un don nadie.

    Me asombra que los europeos se nieguen a admitir que quien mata no lo hace porque lleve un pistolón en la cintura, sino porque es un asesino dispuesto a liquidar a su víctima con cualquier herramienta contundente que tenga a mano.

    Me asombra que tan simplona asociación de ideas cunda en un país en el que se producen matanzas de Puerto Hurraco o crímenes pasionales a granel y en un continente donde un admirador de Hitler se vendimia a una legión de adolescentes noruegos o donde las mafias del narcotráfico practican ajustes de cuentas como quien reparte alpiste.

    Me asombra que la gente reconozca el derecho al porte de armas por parte de los soldados y los policías, que a veces nos protegen (cierto) y a veces nos agreden (no menos cierto), y niegue ese mismo derecho a los hijos de vecino atribuyéndoles instintos homicidas que casi nunca tienen y negándoles la tan cacareada presunción de inocencia.

    Me asombra que las ciudades más peligrosas del planeta no sean norteamericanas, como sugiere la lógica de los gazmoños y de la corrección política, sino que todas -todas- se encuentren en países donde poseer armas está penado por la ley.

    Me asombra que los gobiernos democráticos no reconozcan el sacrosanto derecho a la defensa propia. Y añado, después de tanto asombro, que yo sería el primero en firmar la petición de que se prohíba, urbi et orbi, así en Newtown como en Eibar, vender o fabricar armas, pero sé que de nada serviría esa petición aunque mil millones de personas la firmasen.

    Fernando Sánchez Dragó, en El Mundo

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado ¿Armas solo para criminales?

    El 2012 pasó y en Estados Unidos volvieron a registrarse matanzas en calles, escuelas y hasta en un cine. Muchos exigen más control sobre la tenencia de armas o directamente prohibir la portación de las mismas. Yo me pregunto, además de los asesinos, ¿cuánta gente estaba armada en los lugares donde ocurrieron las matanzas? ¿Acaso no habría que pedir más armas y no menos?

    El principal problema con las armas, más allá de lo que diga una u otra ley, es su mera existencia. Nada podemos hacer para erradicarlas, es algo que se debe comprender a la hora de emitir una opinión en este asunto. Por otro lado, es necesario dividir a los individuos en dos grupos: los criminales y los inocentes, aquellos que son capaces de empuñar un arma para asaltar, violar y matar, por un lado, y, por el otro, aquellos que solo lo harían para ejercer su derecho a la autodefensa.

    ¿Cuál de esos grupos preferiría usted que anduviera armado? Si prohibiéramos a los inocentes poseer armas, solo los criminales las manejarían. ¿Cómo se defenderían entonces los inocentes? La respuesta que suelen dar los prohibicionistas es: "Para eso está la policía". Ahora bien, en caso de emergencia, el inocente no siempre puede dar aviso a la policía; cuando sí puede, a la policía le toma un tiempo el llegar. En ambas situaciones la víctima queda a merced del agresor.

    La prohibición no genera ningún tipo de magia negra capaz de hacer desaparecer lo que se pretende ilegalizar o erradicar. En el caso que nos ocupa, las armas seguirán existiendo, pero sólo en manos de los criminales, lo que dejará a los inocentes en situación de desamparo.

    Los prohibicionistas también aseguran que, en caso de que se legalizara la portación de armas, ante cualquier conflicto menor la gente se liaría a tiros. Ahora bien, cuando se pregunta a un individuo si mataría a alguien por mirar mal a su novia o quitarle el aparcamiento, responde que no. Al parecer, los malos siempre son los otros. ¡Pero resulta que cuando los malos están, ellos sí, armados, a sus víctimas no se les permite defenderse!

    Los prohibicionistas suelen decirme que estoy a favor de la libre tenencia de armas porque ninguno de mis familiares o amigos ha muerto a manos de delincuentes: si no, me opondría como se oponen ellos. Al contrario, de haberme sucedido algo semejante mi posición no hubiera hecho sino reforzarse, pues que quizás mis seres queridos habrían podido protegerse y salvar la vida.

    La libre portación de armas debe convertirse en un aspecto cultural, en algo natural, cotidiano, pues todo ser humano tiene derecho a la legítima defensa. Y, sobre todo, debemos pensar en los resultados a largo plazo, que sin lugar a dudas serían positivos.

    He vivido siete años en Israel, donde se ven armas por doquier. De hecho, cada vez que ingresaba en un centro comercial, o en cualquier otro sitio muy concurrido, los encargados de la seguridad me preguntaban si iba armado. Allí, uno puede caminar seguro por la calle a cualquier hora, y tanto los índices de asaltos como los de asesinato son bajísimos. En Israel, la mayor cantidad de muertes se la cobran los accidentes de tráfico, no las guerras ni los ataques terroristas. Y de nada les serviría prohibir los autos, ¿no?

    En mi país natal, Argentina, los índices de criminalidad son altísimos. Sin embargo, las restricciones para obtener un arma son muy severas, y la gran mayoría de la población está desarmada y totalmente expuesta ante los delincuentes. ¿Ayudaría a mejorar la situación el hecho de que la gente pudiera defenderse y los criminales tuvieran más difícil salirse con la suya? Yo creo que sí.

    Muchos me dirán que la delincuencia es un problema educativo y social. Es cierto. Entonces habrá que poner atención en ello. De nada sirve que, mientras intentamos solucionarlo, siga muriendo gente inocente indefensa. Un cáncer no se cura con otro.

    Leandro Fleischer, en LD

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org