Página 4 de 4 PrimerPrimer ... 234
Resultados 31 al 34 de 34
  1. #31
    Fecha de Ingreso
    14 ene, 07
    Mensajes
    606

    Predeterminado

    No se de que esta hablando Sr, Eutopia, los hechos son algo distintos ;-)... por ejemplo hay >10% de morosos, los 6 millones de parados, aeropuertos sin uso, el AVE que nadie usa, etc.etc.etc. Asi que miente descaradamente Sr.Eurotopia.

  2. #32
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,113

    Predeterminado Cataluña: camino de perdición

    Los catalanes lo han elegido. Ha dado lo mismo la lluvia de datos que demuestra que el independentismo se ha convertido en el mayor freno a la actividad en un territorio que llegó a ser locomotora del crecimiento español y que hoy es incapaz, no sólo de atraer inversores internacionales, sino, de mantener las empresas ya ubicadas.

    Sus habitantes han votado. Y lo han hecho para respaldar una opción independentista que les llevará a profundizar en el empobrecimiento. Un camino que ha provocado que desde 1995 su deuda pública se haya multiplicado por 6,3 convirtiendo a Cataluña en la región española más endeudada de la historia.

    Ellos han optado por votar a unos líderes salpicados por las investigaciones policiales que apuntan a un destino a cuentas privadas de dinero procedente de comisiones ilegales. Y han elegido apoyar a CiU, sobre el que pesa la sombra de haber saqueado a su pueblo arrebatándole a lo largo de dos décadas un 4% de buena parte de las inversiones autonómicas -inversiones que han superado los mil millones por año-.

    Ésa ha sido la opción del conjunto de los catalanes. Igual que lo fue la del conjunto de los españoles la nefasta elección de Zapatero -independientemente de lo que cada uno votásemos-. Pero la democracia es un juego de mayorías. Y la pregunta ahora es evidente: ¿Debemos el resto de españoles salir al rescate permanentemente de los territorios donde sus votantes, adultos y conscientes, deciden lanzar su futuro por la borda? ¿Debemos volver a acudir el próximo año al socorro -porque lo volverán a necesitar- de una autonomía que continuará espantando empresas con su apuesta independentista, su voladura de la seguridad jurídica y su disparatado sistema fiscal -el tercero más caro de todo el mundo-, diseñado para costear la creación de un estado?

    Porque una cosa es, como exige la Constitución, velar por «un equilibrio económico» en las diversas partes de España, cuya consecuencia es costear los servicios de los catalanes. Y otra muy distinta financiar el aparato político de quienes se atrincheran en las instituciones a costa del interés general de todos los españoles.

    Carlos Cuesta, en El Mundo

  3. #33
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,113

    Predeterminado Es la política estúpidos

    Suele atribuirse a una frase de Clinton en su campaña presidencial contra Bush padre, la del anuncio «es la economía, estúpido (o estúpidos)», la inesperada victoria electoral del simpático caradura de Arkansas. Desde luego, por una sola frase ni se gana ni se pierde una campaña electoral, pero la de Clinton muestra el estilo descarado de quien no tiene nada que perder frente al que tiene el Poder y todos los recursos para conservarlo.

    De los dos elementos básicos de la frase, el importante no es la referencia a la economía, que está al alcance de cualquiera y es una solemne memez, sino atreverse a llamar estúpido al presidente de los USA, flamante vencedor de la I Guerra de Irak. Clinton se presentó ante la opinión pública como un Rocky o un Cinderella man, dispuesto a golpear con su cara los guantes del campeón hasta agotarlo y vencerlo. Y eso fue lo que pasó.

    Cinderella y Rocky no son dos genios. Cinderella es bueno pero torpe y Rocky un discapacitado intelectual, pero ambos luchan con lo que tienen: la capacidad de resistir y la voluntad de ganar. Ninguno de ellos es un modelo para Rajoy, por eso ganará el separatismo catalán. Sí, estará dirigido políticamente por unos golfos acompañados de no pocos memos, pero están dispuestos a recibir lo que sea y aburrir al adversario. Y como el púgil listo no da un golpe, el tonto se lleva la bolsa antes y después de la pelea. Mas va a pagar la nómina de febrero con el dinero de todos los españoles, a cuya compañía renuncian. A lo que no renuncian es a la pasta del tirano. ¡Allá él si se empeña en pagar! Y Rajoy sigue cebando a Durán, sin darse cuenta de que el pavo es él.

    Responder a la solemne proclamación de soberanía catalana por 85 a 41 votos, más de dos tercios de la cámara, diciendo, como ayer Rajoy en Perú, que «eso no sirve para nada» y que «sigue apostando por el diálogo» es un acto de cobardía repugnante y un suicidio institucional. Y siguen con el latiguillo de que un acto político así no tiene «efectos jurídicos». ¿Cómo no va a tener efectos jurídicos proclamarse en rebeldía contra las leyes, empezando por la Constitución y la base de toda legalidad, que es la soberanía del pueblo español? Dan ganas de decirle a Rajoy: «¡Es la política, estúpido!». Pero él no es estúpido. Es algo muchísimo peor.

    Federico Jiménez Losantos, en El Mundo

  4. #34
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,113

    Predeterminado Digamos que hablo de Quebéc

    En 1995, los ciudadanos de Quebec votaron en contra de independizarse de Canadá en un referéndum sobre ese punto convocado previo acuerdo entre el Gobierno federal y el regional. La provincia canadiense tenía y tiene rasgos similares a los de Cataluña, un idioma propio, una participación en el PIB de la economía nacional del orden del 20%, una población algo mayor que la del Principado y un potente movimiento separatista, motor de la secesión. Los independentistas perdieron por un estrecho margen la consulta pero ésta tuvo un impacto negativo sobre la región de mayoría francófona del que no ha logrado recuperarse. Durante los últimos dieciocho años, el crecimiento de la economía, del PIB per cápita y del empleo han sido inferiores a su evolución en el resto del Canadá.

    De entrada, el anuncio de la convocatoria del referéndum se tradujo en una rápida salida de personas, de capitales y de empresas desde Quebec hacia otras zonas del territorio canadiense, en especial, hacia Ontario. Como dato relevante cabe señalar que, en 1995, año de la consulta, la inversión en la provincia cayó un 12% respecto a la registrada en 1994. La dinámica de deslocalización de factores de producción no se invirtió después de la derrota de los independentistas entre otras cosas porque, a pesar de haber perdido el plebiscito, han mantenido, lo que ha generado una permanente incertidumbre sobre la evolución futura de la Provincia y ha debilitado su atractivo para la ubicación en su territorio geográfico de actividades productivas.

    Por otra parte, la política lingüística desplegada por el partido nacionalista quebequés ha tenido consecuencias económicas no buscadas ni deseadas. En concreto, Quebec muestra una creciente incapacidad para atraer capital humano de alta calidad-productividad ante la barrera idiomática que supone el uso del francés. Esta restricción fáctica a la inmigración se traduce también en un estancamiento de la población en la provincia francófona, lo que constituye un elemento adicional de freno a su desarrollo. En otras palabras, la lengua se ha convertido en un lastre para impulsar un aumento del PIB potencial basado bien en el incremento de la productividad bien en la acumulación de factor trabajo bien en una combinación equilibrada de ambas variables.

    A pesar de todo, los resultados socio-económicos de Quebec no han sido desastrosos por una sola razón: La secesión no se llevó a cabo. La Provincia sigue integrada en Canadá y, por añadidura, en el Tratado de Libre Comercio con EEUU y México, lo que le permite acceder a sus principales mercados, situación insostenible de haberse convertido en un Estado independiente. Dos ejemplos paradigmáticos ilustran la dependencia quebequesa del paraguas canadiense. El textil que es la principal industria quebequesa sobrevive por un sólo motivo, los altos aranceles proteccionistas concedidos por el Gobierno federal a Quebec y sus granjas suministran la mitad de la leche a la industria láctea canadiense. Hace falta un ejercicio de imaginación portentosa para creer factible mantener ese estatus comercial si Quebec estuviese fuera de Canadá.

    Por otra parte, la independencia de la Provincia pondría en peligro su permanencia en la unión monetaria que hoy constituye Canadá. Si Quebec pudiese usar el dólar canadiense como lo hace ahora, el Gobierno del antiguo Dominio Británico no tendría capacidad de garantizar la solvencia de su sistema financiero, salvo que las instituciones crediticias quebequesas estuviesen sometidas a la supervisión-regulación del Banco de Canadá, lo que privaría al nuevo Estado de soberanía en ese terreno. Ante este panorama se abriría otra posibilidad, la dolarización unilateral de la economía de Quebec, lo que forzaría al Gobierno de Quebec a generar superávits permanentes en su balanza de pagos por cuenta corriente o a incrementar su endeudamiento externo para adquirir el volumen adicional necesario de dólares canadienses para sostener las transacciones monetarias de su economía.

    De igual modo, la secesión quebequesa plantearía dos graves problemas: primero, la asunción por el Quebec independiente de la parte proporcional que le correspondería en la deuda estatal garantizada por el Gobierno federal hasta ese momento y segunda, la financiación de ella y de la privativa del nuevo Estado. Si se tiene en cuenta que la ratio Deuda-PIB de Quebec es semejante a la de Italia, la independencia plantearía dudas más que razonables sobre la solvencia de la neo-nata entidad estatal, esto es, sobre su capacidad de hacer frente a sus obligaciones. En este sentido, el Gobierno del nuevo Estado se vería forzado a realizar una durísima devaluación interna y un descomunal ajuste presupuestario para evitar la bancarrota si la unión monetaria con Canadá se mantuviese o hubiese elegido la dolarización de su economía. En ambos casos, los inversores deberían estar dispuestos a financiar la deuda, asunto complicado. La otra fórmula sería adoptar una moneda propia y desplegar una estrategia hiperinflacionaria para hacer frente a su endeudamiento.

    Sin duda, un Quebec independiente, con una economía abierta al exterior, con disciplina fiscal y monetaria, con mercados libres e impuestos bajos podría sobrevivir e incluso prosperar, como enseñan Alesina y Spolaore en su espléndida monografía The Size of Nations. Ahora bien, antes de llegar a esa idílica situación atravesaría por una fase de transición larga, dolorosa, con niveles de incertidumbre y de inestabilidad enormes, acompañada de una brutal caída de los niveles de vida de sus ciudadanos durante un espacio temporal imprevisible. Y todo esto sucedería si el proceso de secesión fuese amistoso, imagínense lo que ocurriría si no fuese así…

    Lorenzo Bernaldo de Quirós, en El Mundo

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org