Página 3 de 3 PrimerPrimer 123
Resultados 21 al 24 de 24
  1. #21
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,121

    Predeterminado La crisis afecta a los sobornos de los funcionarios públicos griegos

    El inspector general de la Administración Pública helena afirmó que la situación económica «no ha reducido la corrupción en sí, pero sí su precio»

    El inspector general de la Administración Pública griega, Leándro Rakintzis, ha dado a conocer esta mañana el resultado de su informe anual, en el que se encuentra una lista de las infracciones y sobornos mas comunes detectadas en el 2011.

    La mayoría son sobornos en forma de sobres de dinero conocidos con el mote de fakelákia («sobrecitos») que los empleados públicos solicitan de la ciudadanía para llevar a cabo una serie de servicios.

    Los sobornos que pagan los griegos con más frecuencia son los referentes a la recaudación fiscal y a la salud pública. «La crisis no ha reducido la corrupción en sí, pero sí el precio de dicha corrupción», declaró Rakintzis en televisión. El Inspector General afirmó que los empleados públicos han bajado los cachés, reflejando de esta forma la situación de la mayoría de los griegos que han visto como sus ingresos se reducen entre el 20 y el 40 por ciento comparado con el 2009.

    De los 1.403 casos de corrupción y sobornos investigados, se refleja que los mas frecuentes son los empleados de las oficinas de recaudación fiscal y relacionados con la sanidad pública, incluyendo altos funcionarios y profesionales médicos con muchos años de experiencia. De éstos, 393 han sido llevados ante la justicia. Lo que supone un 10% más de casos comparados con 2010, lo que demuestra que se inspeccionan más irregularidades al año.

    El informe muestra ejemplos como el de un funcionario en las oficinas fiscales que entregó un certificado de pago de impuestos el año pasado a una persona que adeudaba más de 178.000 euros, y el de un empleado del Ministerio de Exteriores que facilitaba visados a personas que no cumplían los requisitos pertinentes para entrar en el país.

    Rakintzis es fiscal y desde el 2004 tiene el cargo de Inspector General de la Administración Pública, un organismo independiente que tiene el poder de investigar y controlar las declaraciones de patrimonio e ingresos de todos los empleados públicos para comprobar si reflejan o no su sueldo y situación familiar. Ha destacado que la lucha contra la corrupción es «larga, difícil y dolorosa, exigiendo una voluntad política persistente debido a los muchos obstáculos existentes». Describió como obstáculos la burocracia así como las demandas interpuestas por los propios acusados. Aprovechó la presentación de este informe para denunciar el reciente cambio en temas disciplinarios estatales que le ha retirado el derecho de apelar contra decisiones «clementes» de comités disciplinarios estatales, que según él aumentan la impunidad y la corrupción de los empleados públicos.

    Begoña Castiella, en ABC.es

  2. #22
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,121

    Predeterminado Grecia vuelve a engañar a la UE: su déficit triplica lo previsto

    LIBRE MERCADO 2012-09-25

    Sigue la polémica en torno al déficit público real de las cuentas griegas. Los inspectores de la troika -Comisión Europea, BCE y FMI- ultiman su informe sobre el cumplimiento de las exigencias presupuestarias y reformas que impone el segundo rescate heleno. La prensa alemana informaba esta semana de que el agujero fiscal de Atenas podría ascender a 20.000 millones de euros, casi el doble de lo previsto inicialmente (13.500 millones).

    Esta cuantía fue inmediatamente desmentida por las autoridades griegas. "Esa cifra nunca ha estado encima de la mesa", explicaba a Efe una portavoz del Ministerio de Finanzas heleno, que insistía en señalar que el agujero a cubrir seguía siendo de 13.500 millones de euros. "De ellos, 11.500 millones se ahorrarán a través de recortes y los restantes 2.000 a través de la lucha contra la evasión fiscal y la reforma financiera", añadía.

    Sin embargo, el descuadre podría ser incluso muy superior. En concreto, 30.000 millones de euros, casi el triple de las estimaciones iniciales, según informan nuevamente este martes diversos diarios alemanes. El informe inicial de la troika señala que Grecia no podrá cumplir con los objetivos que marca el segundo rescate, según fuentes de Bruselas: Atenas no será capaz, previsiblemente, de financiar sus presupuestos en 2015 sin ayuda suplementaria ni de refinanciar su deuda completamente en los mercados financieros a partir de 2020.

    De confirmarse, tan sólo caben tres opciones: o bien exigir al Gobierno griego un programa de ajustes fiscales mucho más duro del previsto hasta ahora; aplicar una segunda ronda de quitas sobre la deuda helena; o bien la salida del euro.

    Según los diplomáticos de la UE, Grecia necesitaría "al menos dos años más" para recuperarse y llegar a cumplir sus compromisos para el rescate, con lo que se pone en duda el pago del próximo plazo de ayudas de la UE y el FMI por valor de 130.000 millones de euros y la permanencia del país en la zona del euro.

    El abono de ese dinero está condicionado a que Grecia cumpla sus compromisos hasta el punto de que a partir de 2020 sea capaz de financiarse sin ayudas, de lo contrario el FMI suspenderá los pagos obligado por sus estatutos. En ese caso serán los socios de la UE los que deberán asumir en solitario la responsabilidad del rescate de Grecia, cuyo Gobierno ha reiterado que necesita más tiempo para cumplir con las exigencias que se le han planteado.

    Fuentes del Banco Central Europeo (BCE), por su parte, señalan que el agujero financiero griego tiene su origen en que el país se apuntó al segundo paquete de rescate lastrado ya por un déficit de más de 10.000 millones de euros. A ello hay que añadir que Atenas no ha aplicado varias medidas previstas como la reforma de su sistema fiscal o la venta de patrimonio, mientras el Gobierno de Andonis Samaras pide tiempo para cumplir con sus obligaciones por el temor a un mayor aumento del desempleo.

    Actualmente, la troika y Grecia negocian una nueva ronda de recortes que debería ser presentada en la reunión del Eurogrupo del próximo 8 de octubre y ratificada en la cumbre europea del 18 del mismo mes.

  3. #23
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,121

    Predeterminado Otro año amagando con la bancarrota total

    Si nos fiamos de las estadísticas que ella misma se encargó de desacreditar, Grecia cerró 2011 con un déficit de 19.600 millones de euros, el equivalente al 9,4% de su PIB –idéntico guarismo al de España–, y con una deuda pública de 355.000 millones de euros. De ese monstruoso déficit, alrededor del 75% (unos 15.000 millones) se corresponden con pagos de intereses, lo que significa que el tipo medio que está abonando por su deuda pública apenas alcanza el 4,1%.

    Sí, ha leído bien: el 4,1%. Un tipo medio muy inferior al que estuvo abonando entre el año 2000 y el 2007 y uno muy parecido al que ahora mismo está pagando España por su deuda. Como suele suceder, la bancarrota griega no está relacionada con unos prestamistas usureros que exijan unos intereses desproporcionados (con una inflación del 3%, un interés medio del 4% apenas proporciona una rentabilidad real del 1%), sino con la acumulación de un volumen disparatado de deuda pública derivado de haber gastado durante décadas muchísimo más de lo que se ingresaba.

    Para que Grecia lograra cuadrar sus presupuestos y pagar su deuda tendría que reducir, como mínimo, su gasto público por habitante antes de intereses hasta los niveles que exhibía en 2004 (unos 6.700 euros por ciudadano), y si descontamos la inflación hasta los niveles del año 2000; esto es, justo el nivel anterior a que el Banco Central Europeo destara la expansión crediticia que ha destrozado la economía continental. A finales de 2011, tras todos los intolerables y asfixiantes recortes que supuestamente ha padecido el Estado heleno, el gasto público por habitante (quitando el pago de intereses) todavía se ubicaba en niveles burbujísticos de 2007 (8.200 euros por ciudadano), o de 2004 si descontamos la inflación; cifras casi calcadas de las que se espera exhiba en el cierre de 2012.

    En esta coyuntura, la Administración helena requeriría de un recorte nominal del gasto público total de al menos 15.000 millones de euros, a saber, prácticamente el mismo importe en que ha logrado reducirlo (antes de intereses) desde 2009. En este sentido, se nos ha dicho que el Gobierno de Samaras ha aprobado unos presupuestos para 2013 que contemplan unos ajustes de 9.500 millones de euros. Todo casi arreglado, ¿no? Pues no: si vamos a la letra pequeña, la reducción del gasto público apenas totaliza 2.500 millones (1.100 millones en sanidad, 400 millones en obra pública, 300 millones en defensa, 300 millones en pensiones, 300 millones en funcionarios); el resto son aumentos temporales de ingresos procedentes de privatizaciones (que, por consiguiente, no contribuyen a reducir el déficit estructural). En suma, el recorte de verdad del gasto es seis veces inferior al mínimo imprescindible: difícil recuperar de este modo la credibilidad en la deuda griega.

    Los habrá que consideren que un tijeretazo de la magnitud requerida resulta inasumible, es decir, los habrá que no deseen bajarse del carro de la burbuja estatal cebada hasta la morbidez durante la década pasada. No pretendo entrar ahora en ese debate: sólo diré que es absurdo pretender que Alemania cargue con el sobrecoste de Grecia cuando el gasto público por habitante en la patria de Merkel se encuentra, descontando la inflación y los intereses, en niveles del año 2001 (recordemos, en Grecia sigue a niveles del año 2004). ¿Pedirán los radicales antirrecortes que el gasto público en Alemania caiga a niveles del año 1999 o 1998 para evitar que el de los griegos no retroceda de 2004? No parecería muy coherente.

    Mas, sea como fuere, lo cierto es que el Gobierno griego lleva varios años mareando la perdiz y negándose a tomar uno de los dos únicos caminos posibles: o ajusta el tamaño del Estado todo cuanto debe ajustarlo o suspende pagos y sale del euro. Mantenerse durante más de tres años en un estado de semidefault, amagando por enésima vez con quebrar a menos que la Troika autorice descongelar el siguiente tramo de su línea de crédito, no es manera de corregir los desequilibrios de fondo del país y de atraer la inversión extranjera que permita volver a generar riqueza. O toman de verdad el toro por los cuernos o, si consideran que es imposible hacerlo debido a la elevada densidad de pirómanos por metro cuadrado dentro del país, que cierren el chiringuito de una vez, regresen al dracma y procedan a robar a sus ciudadanos con mayor voracidad pero menos visibilidad a través de la imprenta inflacionista.

    La actual situación de impasse, de no hacer lo debido a la espera de que se produzca el milagro, no tiene ningún sentido. No estamos resolviendo los problemas sino sólo engordándolos y aplazándolos. Y así no hay manera de salir de la crisis: ni en Grecia ni tampoco, tomemos nota, en España.

    Juan Ramón Rallo, en LD

  4. #24
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,121

    Predeterminado Merkel afirma que no dará «un euro más a los griegos»

    Merkel sacóayer el látigo contra Grecia. Durante la última comparecencia parlamentaria de la legislatura, afirmó con rotundidad: «Ni un céntimo para los griegos hasta que cumplan las reformas». Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha calculado un agujero en las cuentas griegas de 4.500 millones de euros. Si no llega el siguiente tramo del rescate, el país entraría en bancarrota como tarde en 2015. Aun así, mirando con el rabillo del ojo a la tribuna de la prensa del Bundestag, la canciller insistió: «Pueden citarme donde quieran: ni un céntimo más sin las reformas».

    El endurecimiento de su discurso está relacionado, sin duda, con la campaña electoral en curso y el rechazo del electorado a los rescates. El 55% de los alemanes desearía que la zona euro «quedase restringida a un grupo más selecto de países», según una encuesta de YouGov Deutschland. El 42% advierte de que «el euro no debe ser salvado a cualquier precio» y no ve legitimidad en la actual política europea.

    En este caldo de cultivo han surgido partidos como Alternative für Deutschland (Alternativa para Alemania), que propone que los países con problemas de financiación abandonen el euro cuanto antes, o Nichtwähler (no electores), que propone la abstención ante la ausencia de partidos que les representen. Según esta encuesta, sólo el 29% se ve reflejado en la CDU de Merkel y un 18% en el Partido Socialdemócrata de Steinbrück. Un 15% no sabe y un 11% considera que ningún partido defiende sus ideas. Figura también un 5% que dice que quien mejor refleja su opinión es Alternativa.

    ROSALÍA SÁNCHEZ, en El Mundo

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org