Resultados 1 al 5 de 5
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    14 ene, 07
    Mensajes
    604

    Predeterminado salario - impuestos en USA

    Un interesante articulo rferente a que salarios que parte de impuestos pagan:

    http://finance.yahoo.com/career-work...ry_negotiation

    Ademas sobre el nivel de pobresa (aprox. $1000 al mes/persona). Con el bajon del $ el UE parece mas rica (si no hablamos de precios ;-) ).

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,919

    Predeterminado Parte de los impuestos van para ciertos salarios no públicos

    Obama despilfarra 1,3 millones de dólares por cada "empleo solar"

    Pese a la nefasta experiencia de España, el presidente de EEUU, Barack Obama, está dispuesto a malgastar dinero público en energías renovables. Inyectará 2.000 millones de dólares para construir dos grandes proyectos solares, y crear así 1.600 empleos fijos. ¿La factura? 1,3 millones por trabajador.


    M. Llamas-LD

    Obama anunció el pasado sábado el apoyo público a dos grandes proyectos renovables en EEUU. Y ello, bajo la excusa de impulsar un modelo energético verde que, al mismo tiempo, contribuya a generar empleo y reducir la tasa de paro, próxima al 9,5%.

    En concreto, el Gobierno estadounidense destinará 2.000 millones de dólares a la construcción de dos plantas solares, que se repartirán entre la compañía española Abengoa y la estadounidense Abound Solar Manufacturing. El dinero procederá del mega plan de estímulo público (una especie de Plan E en EEUU), dotado con un total 862.000 millones de dólares.

    Abengoa Solar se encargará de levantar una de las mayores plantas solares del mundo en Arizona, mientras que Abound Solar construirá plantas en Colorado e Indiana. Según las estimaciones del Gobierno, ambos proyectos servirán para crear 1.500 puestos de trabajo permanentes.

    Obama defendió esta inversión aludiendo al problema de desempleo que sufre el país. No obstante, anunció este plan justo un día después de que salieran publicados los últimos datos de paro y destrucción laboral, correspondientes al mes de junio. "Vamos a seguir compitiendo agresivamente para asegurarnos de que los puestos de trabajo y las industrias del futuro echen raíces aquí en Estados Unidos", enfatizó el presidente.

    La medida, como no podía ser menos, fue bien recibida por la bolsa española. Abengoa, cuyo proyecto tiene previsto proveer de energía eléctrica a 70.000 hogares una vez finalizado, se revalorizó un 9% en la sesión del lunes. De este modo, compensó en parte el desplome bursátil que sufre desde hace meses -en lo que va de año su cotización ha caído más de un 22%- debido, sobre todo, a la incertidumbre sobre los cambios normativos y la reducción de primas que prevé aplicar el Gobierno al sector de las renovables.

    Sin embargo, se trata de una mala noticia para el contribuyente estadounidense. Y es que, su Gobierno destinará 1,3 millones de dólares a la creación de cada empleo solar. Y ello, sin contar la destrucción laboral que genera este tipo de subvenciones en los sectores productivos de la economía, tal y como han puesto de manifiesto dos estudios, uno en España (2,2 empleos menos por cada trabajo verde) y otro en Italia (4,8 empleos menos).

    Obama indicó que EEUU podría tardar años en recuperar los puestos de trabajo que ha destruido la actual crisis (más de 8 millones), pero destacó que la economía está avanzando en la dirección correcta, al tiempo que culpaba a los republicanos de ralentizar el ritmo de la ansiada recuperación por rechazar sus políticas de gasto público.

    De hecho, Obama justificó su plan de estímulo con la promesa de que serviría para reducir el paro. Sin embargo, su aplicación no ha logrado las promesas oficiales anunciadas. En la actualidad, el presidente norteamericano confía en el apoyo público a las renovables para crear empleo estable, no sólo de carácter temporal (obras públicas).

    Pero si tan positivo es este plan, ¿por qué no extenderlo a todos los parados? A un coste de 1,3 millones de dólares por empleo verde, ocupar en este sector a los 14,6 millones de desempleados existentes en la actualidad en EEUU arrojaría una factura total próxima a los 19 billones de dólares, es decir, casi el 135% del PIB estadounidense.

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,919

    Predeterminado Las tres falacias sobre la "pobreza" en EEUU

    La pobreza en EEUU registra máximos desde la Gran Depresión, pero este término es relativo. Un mileurista español sería pobre al otro lado del charco.

    Ángel Martín-LD

    La tasa de pobreza en Estados Unidos parece haberse disparado en los últimos años. Los datos publicados recientemente por la Oficina del Censo (Census Bureau) arrojan varios titulares realmente nefastos, reflejo de las grandes dificultades económicas que atraviesa el país. El porcentaje de ciudadanos estadounidenses pobres escala hasta niveles no vistos desde 1993, señalaba The New York Times, o Casi uno de cada seis vive en la pobreza en EEUU, según The Washington Post.

    Según el Censo, la tasa oficial nacional de pobreza en 2010 fue del 15,1%, comparado al 14,3% en el año anterior -siendo el tercer incremento anual consecutivo-. El número absoluto de personas viviendo en la pobreza en 2010 se estima en 46,2 millones, comparado con los 43,6 millones en 2009 -cuarto incremento anual consecutivo-, el volumen más alto en los 52 años de este índice.

    Sin lugar a dudas, la Gran Recesión ha tenido un impacto significativo sobre los ingresos de los norteamericanos y, por tanto, también sobre las tasas de pobreza, principalmente por el deficiente comportamiento del mercado laboral. Asimismo, tal y como avanzó Libre Mercado, la dependencia de las familias de las transferencias públicas se sitúa en máximos históricos desde la Gran Depresión.

    Estos pésimos datos suelen utilizarse por parte de analistas y políticos socialdemócratas (tanto en Estados Unidos como en Europa) como manifestación de que el sistema americano de baja protección y escasa Seguridad Social no funciona, ya que genera grandes bolsas de pobreza y crecientes desigualdades sociales. Sin embargo, esta tesis contiene importantes puntos débiles.

    En primer lugar, se suele pensar que Estados Unidos es un país ultraliberal en donde el Estado del Bienestar brilla por su ausencia. Sin embargo, como se ha puesto de manifiesto en diversas ocasiones, esta idea dista mucho de la verdad. La Seguridad Social americana consume más del 20% del presupuesto federal; buena parte de los niños son escolarizados en colegios públicos y la universidad a menudo está subsidiada; la sanidad privada, aunque más extendida que en Europa, se encuentra regulada e intervenida; masivos programas públicos (Medicaid y Medicare) cubren a las familias de clase baja y a la gente mayor; asimismo, las Food Stamps o el programa Aid to Families with Dependent Children asisten a las familias más pobres.

    El llamado gasto social en Estados Unidos -que incluye ayudas públicas para los pobres, incapacitados, desempleados y ancianos, además de asistencia sanitaria-, sobre el total de la economía no es considerablemente más bajo que en la mayoría de países desarrollados -con algunas excepciones-. Según datos de la OCDE, este indicador en EEUU fue del 16,2% en 2007 frente al 19,2% del promedio de países desarrollados.

    Conviene tener en cuenta, además, que el gasto social privado (caridad y filantropía) realizado voluntariamente en EEUU es sustancialmente más elevado que en otros países. Así, mientras que los norteamericanos dedican un 10,2% del PIB a estas partidas, el segundo país que le sigue dentro de la OCDE es Canadá, con el 5,3%; los españoles apenas dedican el 0,5%.

    Pero aún hay más. Y es que, según analizaba el historiador económico Price Fishback en el popular blog Freakonomics, la cuestión de qué país gasta más en asistencia social, si los países nórdicos o Estados Unidos, no es tan obvia como pudiera parecer a primera vista. Los indicadores al uso señalan cómo el sistema escandinavo es mucho más generoso que el estadounidense. Sin embargo, un análisis más cuidadoso, teniendo en cuenta las notables diferencias en los sistemas fiscales o midiendo el gasto en términos per cápita -no sobre el PIB-, revela que las diferencias no son notables.

    Asimismo, señala que ambos sistemas de bienestar tienen un enfoque distinto, por lo que las comparaciones simples pueden llevar a engaño. Mientras que el americano presenta un enfoque de "red de protección social" para aquéllos que sufren condiciones menos ventajosas, el nórdico es de carácter más "universal". Así, "atendiendo a estas diferencias de estilo, la medida apropiada es el gasto per cápita en asistencia social, tanto público como privado. Según este indicador, EEUU lidera esta partida con 7.800 dólares, seguidos de Suecia (6.700), Dinamarca (5.800) y Finlandia (4.900). "El resultado sorprendente es que las cantidades gastadas por persona no son en realidad tan diferentes", concluye Fishback.

    La segunda gran falacia del argumento socialdemócrata es suponer a priori que los programas redistribucionistas aseguran una reducción de la pobreza sustancial y sostenida en el tiempo. Las cosas, sin embargo, son más complicadas, dado que este tipo de programas suelen tener un efecto perverso sobre los incentivos al trabajo de los pobres. Si el Gobierno asegura programas de ayuda social para las personas que no alcanzan un determinado nivel de ingresos, existe un fuerte incentivo a no trabajar duro para tratar de superar tal umbral.

    Este efecto se ha observado a lo largo de la historia reciente de Estados Unidos, en particular, tras las medidas del presidente Lyndon Johnson a mediados de los 60, en lo que se conoce como la Guerra contra la Pobreza. Como señala el economista Lowell Gallaway, a medida que el volumen de fondos destinados a gasto social aumentó tras 1966 la tasa de pobreza comenzó a desacelerar su reducción, luego se paró, y más tarde empezó a incrementarse.

    El tercer punto que suele pasar desapercibido tiene que ver con la medición de la tasa de pobreza. Es decir, el umbral de renta por debajo del cual las personas son consideradas pobres. Como se suele decir en inglés, the devil is in the details (el diablo está en los detalles), lo cual es totalmente aplicable a la interpretación de datos y estadísticas.

    Tal y como se señaló al principio, el número de personas que viven por debajo de la línea de pobreza en 2010 es el más alto en los 52 años de historia de este tipo de estimaciones en EEUU. Pero este dato tiene truco. Por un lado, la línea de pobreza aumenta conforme crece la renta media, con lo que un pobre en el año 2000 podría seguir siéndolo aunque su renta hubiera aumentado considerablemente -al mismo ritmo que el de la renta media-. Así, la pobreza se mide como un concepto relativo y, por ello, hay que tener cuidado con las interpretaciones.

    La Oficina del Censo norteamericano tiene 48 líneas de pobreza distintas que se aplican dependiendo del tamaño de la familia o el número de hijos menores de 18 años. Así, toda familia que reciba ingresos por debajo de esa línea será considerada "pobre". Pero, como es obvio, una familia pobre (en términos oficiales) en 2010 puede vivir realmente mucho mejor de lo que vivía una familia igualmente pobre en 1960 -estos ingresos están ajustados a términos reales, descontando la inflación-.

    Hay otro elemento que distorsiona el concepto de pobreza en Estados Unidos, y es el hecho de que al medir los ingresos de las familias no se incluyen las prestaciones sociales no monetarias, como los cupones para alimentos, la vivienda pública o el programa gubernamental de asistencia sanitaria para los pobres (Medicaid). Si tales ayudas (ingresos) se tuvieran en cuenta la tasa oficial de pobreza disminuiría sensiblemente. Como se afirma en una columna de Forbes, en la definición oficial "no se cuentan aquéllos que viven en condiciones de pobreza después de haber sido ayudados; sólo se contabilizan los pobres antes de haber sido ayudados".

    Por último, dado que el concepto de pobreza se mide en términos relativos, un pobre en Estados Unidos tiene poco que ver con un pobre en un país menos rico como, por ejemplo, España. Así, tal y como sostenía José Carlos Rodríguez, "un mileurista español entraría en la categoría de pobre en EEUU".

    Y es que, las familias "pobres" de EEUU pueden adquirir bienes que en otros países tan sólo están al alcance de la clase media. En un reciente informe de la Fundación Heritage se apuntaban algunas características al respecto: una familia pobre en EEUU suele tener de media un coche, aire acondicionado, dos televisiones a color, todo el material imprescindible para la cocina, una casa en buen estado con más espacio que la típica europea, no sufren hambre, pueden acceder a asistencia médica cuando es necesario y suelen tener suficientes fondos para cubrir las necesidades esenciales.

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,919

    Predeterminado Obama promete doblar los impuestos a los más ricos

    LIBERTAD DIGITAL 2012-01-25

    El presidente de EEUU, Barack Obama, hizo de lo que llamó "justicia económica" su bandera en el discurso sobre el Estado de la Unión, en el que presentó lo que a todas luces será su programa para la reelección en las presidenciales de noviembre.

    Durante una hora, y ante ambas cámaras del Congreso, el presidente estadounidense insistió en que los valores del país -las oportunidades y las reglas iguales para todos- se encuentran en peligro y es necesario tomar medidas urgentes para impedirlo. Es, a su juicio, "la cuestión clave de nuestra época".

    "Es hora de aplicar las mismas reglas a los de arriba que a los de abajo: ni planes de rescate, ni dádivas, ni escapatorias... Que cada uno asuma sus responsabilidades", destacó, en una alocución de contenido abrumadoramente económico y en el que la política exterior sólo ocupó un papel secundario.

    Líneas maestras
    .Creación de una "Regla Buffet". Obligaría a los hogares que ganan más de un millón de dólares al año a pagar un mínimo de 30% de impuestos. Además, asegura que les serán eliminadas las deducciones fiscales, ya que afirma que los millonareios no necesitan subsidios para la vivienda, la sanidad, la jubilación o el cuidado de niños.
    .No habrá subida de impuestos para las rentas más bajas. Obama se compromete a asegurar que los impuestos no suban para aquellos que ganen menos de 250.000 dólares.
    .Todas las empresas estadounidenses pagarán un tipo mínimo por sus beneficios fuera del país, acabando con los incentivos para trasladar empleos al extranjero. Las deducciones fiscales para las compañías que cierren fábricas para trasladarlas al extranjero serán eliminadas.
    .Los impuestos a los manufactureros se reducirán, con deducciones dobles para los de alta tecnología, y habrá nuevos créditos fiscales para que las compañías financien nuevas fábricas, equipamiento o producción en comunidades fuertemente golpeadas.
    .Los fabricantes tendrán incentivos para modernizar su equipamiento y utlizar menos energía y los créditos fiscales para energías limpias serán utilizados para apoyar los empleos en el sector de la energía renovable.
    .El Departamento de Defensa comprará 1 gigawatio de energía renovable, aunque todavía no hay detalles.
    .Se creará una nueva unidad para perseguir las prácticas de competencia desleal alrededor del mundo, "incluyendo China". Además, el gobierno dará financiación para poner en igualdad de condiciones a las compañías estadounidenses con las de otros países como China, que ofrecen "financiación injusta a sus exportaciones" y así ayudar a sus exportadoras.
    .Obama enviará al Congreso una propuesta para permitir a más estadounidenses obtener nuevas hipotecas más baratas siempre y cuando estén al corriente en sus pagos, medida con la que se podrían ahorrar 3.000 dólares por familia cada año.
    .Obama quiere utilizar la mitad de los "ahorros" provocados por las guerras de Irak y Afganistán para devolver la deuda, con la otra mitad destinada a mejorar infraestructuras como carreteras y vías de tren.
    .Obama quiere que la seguridad de las fronteras sea responsabilidad federal, endurecer las sanciones a las compañías que contraten ilegales y dejar de pedir a los estudiantes extranjeros que obtengan títulos que dejen el país tras graduarse.
    .Para afrontar el problema de las tasas universitarias, Obama busca eliminar ayudas de las escuelas que no mantengan sus tasas bajas, quiere frenar la subida de los tipos de interés a los préstamos estudiantiles y quiere más trabajos compatibles con los estudios

    Política exterior
    En el terreno de la política exterior, el presidente, que comenzó su discurso con una alusión a uno de sus grandes éxitos, la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Ben Laden, reiteró que la guerra en Afganistán está encaminada para concluir en tres años.

    Acerca de Irán, país con el que mantiene un fuerte contencioso por su programa nuclear, Obama insistió en que "no hay opciones fuera de la mesa" pero consideró que una solución pacífica "todavía es posible".

    En Siria, aseguró que no duda de que el régimen del presidente Bachar al Asad "descubrirá pronto que las fuerzas del cambio no tienen marcha atrás y no se puede negar la dignidad humana".

    La región latinoamericana brilló por su ausencia en el discurso de Obama, quien también rompió una lanza en favor de una medida que legalice a los inmigrantes indocumentados jóvenes que se inscriban en la Universidad o en las Fuerzas Armadas.

    Reencuentro con Giffords
    En el cuarto año de un mandato caracterizado por los duros enfrentamientos entre demócratas y republicanos, el presidente aseguró que "colaboraré con cualquiera en el Congreso para dar impulso (a estas ideas)". Pero advirtió también que "combatiré la obstrucción con acciones".

    El momento más emotivo de la noche, sin embargo, se produjo momentos antes del discurso: en medio de los aplausos de demócratas y republicanos, Obama se fundió en un abrazo con la congresista Gabby Giffords, herida gravemente de un disparo el año pasado.

    Tras su discurso, el presidente tiene previsto comenzar el miércoles una gira por cinco estados del país, claves en el mapa electoral -Iowa, Arizona, Nevada, Colorado y Michigan-, para promover las propuestas presentadas hoy.

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,919

    Predeterminado EEUU podría penalizar a quienes renuncien a la ciudadanía por motivos fiscales

    Dos senadores de Washington están preparando ya el proyecto de ley de castigo

    En los últimos tiempos miles de ciudadanos estadounidenses han decidido renunciar a su nacionalidad motivados por la excesiva presión fiscal a la que son sometidos. El último caso conocido es el del cofundador de Facebook, Eduardo Saverin, que decidió radicarse en Singapur para evitar que el Estado norteamericano se llevara los más de 67 millones de dólares procedentes de los beneficios de su empresa.

    No obstante, la respuesta por parte de la Administración Obama no se ha hecho esperar demasiado. No sólo su partido pretende efectuar para 2013 la mayor subida de tributos de la historia de EEUU, sino que también planea perseguir a las personas que renuncien a su nacionaliad huyendo de impuestos demasiado altos.

    Dos diputados de Washington -Charles Shcumer y Bob Casey- ya están preparando un proyecto de ley con esta finalidad. Si lograra ser aprobado, se prohibiría la entrada al país a las personas que hayan hecho la renuncia de nacionalidad e impondrían un recargo tributario del 30% para las inversiones que hagan en EEUU.

    Daniel Marín, en La Gaceta.es

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org