Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 22
  1. #1

    Predeterminado El precio del "intervensionismo" y quienes se benefician

    La Nacion:

    "Gastaron $ 4418 millones para frenar la inflación en 2006

    Las empresas de transporte y las generadoras eléctricas son las que más fondos reciben"

    http://www.lanacion.com.ar/873156

    De a poco la misma vieja mentira va revelandose, el dinero de "todos" usado para frenar la inflacion y encima beneficiando a los amigos del poder ...es esta la Argentina de la "justicia social"?

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    06 ene, 07
    Ubicación
    Madrid, España
    Mensajes
    37

    Predeterminado

    No lo entiendo bien. No soy un experto en economía pero: ¿Acaso no produce inflación el gasto público?

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    06 ene, 07
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    49

    Thumbs down

    no es un gasto publico de emisión, es una "reorientación de recursos". A lo sumo, lo que podía hacer un privado con menos presion imposotiva lo "redirige" el estado a sectores que por lo visto , considera estrategicos... o sea, no transables y transables con "precios internacionales"

    de mas esta decir que eso no termina bien

  4. #4

    Predeterminado

    Claro que no...los precios son artificiales y de mas estar decir que no hay real adaptacion de precios...

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    06 ene, 07
    Ubicación
    Buenos Aires
    Mensajes
    49

    Predeterminado estado argentino y control de precios.



    jojojo, feliz navidad

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado

    El intervencionismo es cualquier acto del gobierno que representa el inicio de fuerza física y al mismo tiempo no llega a imponer un sistema económico socialista completo en el que la producción se desarrolla enteramente o al menos característicamente, por iniciativa del gobierno. Al contrario que en el socialismo, el intervencionismo es un sistema en que la producción se caracteriza por desarrollarse por iniciativa privada, incluyendo empresas privadas, y el motivo último es el deseo de obtener beneficio. El intervencionismo existe en el marco de una economía de mercado, aunque como Von Mises dice, una economía de mercado así es una economía de mercado entorpecida.

    Muchos países, de los que a menudo se piensa que son socialistas, bien sea ahora o en el pasado, como Suecia, Israel, y el Reino Unido bajo el antiguo partido laborista, deberían verse como economías de mercado entorpecidas y restringidas porque la producción en esos países se caracteriza o caracterizaba, por desarrollarse bajo iniciativa privada, y motivada por el beneficio. El efecto del intervencionismo extensivo en esos países es o era el de impedir a los ciudadanos hacer muchísimas cosas que habrían hecho si hubieran sido libres de hacerlo y el de obligar a hacer muchísimas cosas que no habrían hecho si no hubieran sido obligados a hacerlo. Pero dentro de esos límites, las decisiones que atañen a la producción se toman y tomaban por individuos motivados por la posibilidad de obtener beneficios y evitar pérdidas. Por tanto, es todavía la iniciativa privada, motivada por el beneficio, la que anima e impulsa la economía de esos países. El hecho de que el partido en el gobierno de esos países se llame socialista y apoye la filosofía del socialismo no es suficiente para convertir a esos países en estados socialistas.

    http://www.liberalismo.org/articulo/...ervencionismo/

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado Sin embargo, también es necesario distinguir el intervencionismo de la acción adecuad

    y legítima del gobierno, que no constituye intervencionismo.

    Toda acción gubernamental, buena o mala, lleva consigo el uso de la fuerza física, como bien dice una expresión latina “nulla lege sine poena” que significa “no hay ley sin castigo”. Cada ley, edicto, decreto o regulación que pone en marcha el gobierno, está respaldada por el uso de la fuerza física, llegando incluso al extremo de la muerte si alguien no la obedece. Y esto se aplica incluso a las ofensas sin demasiada importancia, como la negativa a llevar el cinturón de seguridad o de pagar una multa de aparcamiento. Primero, pueden llegar avisos sobre la falta, en forma de cartas, luego, las cartas se hacen más y más agresivas, pidiendo el pago de la multa. Si no se obedecen, vienen multas mayores y por último llega el arresto y la prisión. Y si cuando los oficiales van a arrestar al infractor, éste se resiste, entonces se aplicará toda la fuerza que sea necesaria para vencer esta resistencia incluyendo el uso de armas de fuego y francotiradores.

    Pero de ninguna manera todos estos ejemplos son erróneos, o no razonables o rechazables. Hay asesinos, ladrones, violadores, asaltadores y timadores de varias clases (las actividades de estos últimos son equivalentes a robos). Las acciones de todos estos tipos de gente representan el uso de la fuerza física, que consiste en hacer físicamente algo con la propiedad privada de la persona o con la persona misma en contra de su voluntad. Cuando el gobierno utiliza la fuerza contra estos malhechores, sus acciones representan el uso de la fuerza física en defensa o represalia, en nombre de las víctimas inocentes.

    El uso de la fuerza por parte del gobierno en dichos casos, siempre y cuando no sea excesivo, es enteramente apropiado. En esencia, es el mismo uso de la fuerza que utilizaban los Sheriffs y los Marshalls de los Estados unidos, que se veían en las películas del salvaje oeste contra los ladrones de bancos, de ganado, etc. La diferencia entre el uso de la fuerza en defensa o como represalia y el inicio de la fuerza es esencial para distinguir a los buenos y los malos de esas películas del oeste. Esta es la diferencia en el uso de la fuerza entre un ladrón de banco y un vigilante del banco, y entre un secuestrador y los rescatadores del secuestrado.

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado Una muestra concreta de intervencionismo

    A quién beneficia: a los amigos del gobierno.

    A cuanto asciende el gasto sufragado por todos: 67 millones de euros

    Mientras el número de espectadores del cine español se desploma, las subvenciones del Gobierno socialista no dejan de crecer. Estas y otras verdades sobre el cine español, son analizados por los profesores de Economía Rocío Albert y Rogello Blazzi en el papel FAES: Mentiras y gordas.

    http://www.libertaddigital.com/socie...ol-1276361333/

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado Beneficiarios y paganos

    El hecho diferencial de la economía española es la persecución sistemática de que es objeto cualquier persona capaz de crear algo de riqueza. Es algo que también ocurre en el resto de las socialdemocracias occidentales, pero en nuestro país el fenómeno se agudiza con el entusiasmo bolivariano de Zapatero y compañía.

    Cuando habla de la necesidad de cambiar nuestro modelo productivo, a Zapatero le pasa lo mismo que cuando trata de esbozar una idea concreta, más allá de las apelaciones a la metafísica consustanciales al personaje: se nota que no tiene ni la más remota idea de lo que está diciendo. Pontificar sobre la sustitución de un determinado modelo productivo puede ser provechoso... siempre que se tenga otro modelo para proceder a la sustitución; en caso contrario, se terminan destruyendo los últimos engranajes que mantienen en movimiento la maquinaria de que se dispone, detalle éste que al socialismo le trae sin cuidado, porque lo que pretende es, simplemente, mantenerse en el poder, y a esos efectos la propaganda es mucho más rentable que la pura realidad.

    Zapatero demuestra una gran temeridad con sus esfuerzos por acabar con cualquiera que se atreva a crear un puesto de trabajo fuera del Boletín Oficial. El cambio de modelo productivo debe de consistir en convertir al gobierno y a su cohorte de autonomías en los principales empleadores del país, al menos hasta que puedan atribuirse esa competencia exclusiva, como en los mejores tiempos del progresismo científico.

    En España es relativamente fácil acabar con el modelo productivo, porque por lo general por estos lares sólo hay dos formas de convertirse en empresario, a saber: tener un trato cercano con los políticos en el ejercicio del poder y darles correa, o montar un negocio con esfuerzo para ganar dinero mediante la satisfacción de las necesidades de los clientes. La ventaja de la primera modalidad es que las crisis le afectan sólo tangencialmente: por muy mal que vaya la economía, siempre hay políticos dispuestos a conceder chollos, prebendas y gabelas. En el segundo caso la cosa se complica, porque las dificultades de los consumidores para llegar a fin de mes hacen que la viabilidad de las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, sea algo cuestionable.

    En la España progresista que iba a jugar en la Champions League de las economías europeas, el empresario es un bulto sospechoso al que conviene vigilar de cerca, no sea que tenga éxito en su negocio y acabe ganando dinero: el ejemplo podría extenderse, y los esfuerzos para crear generaciones de funcionarios y gerentes de ONG a través de la educación pública y sus asignaturas ad hoc, caer en terreno baldío.

    La gran mayoría de los españoles se ha creído que los políticos son artífices de nuestra prosperidad y garantes de nuestro bienestar, y la izquierda, especialista en sacar gran provecho de todas estas absurdas creencias, fomenta la leyenda urbana haciendo que familias que no van a llegar a fin de mes piensen, por ejemplo, que es bueno que les suban los impuestos.

    Sin embargo, la realidad es tozuda, y sólo hay que darse una vuelta por cualquier barrio para comprobar la vertiginosa inflación de escaparates con carteles de "Liquidación por cierre" y de negocios que directamente echan la persiana y envían a sus empleados a la cola del paro. Días atrás me decía un empresario de la restauración que en cuanto acaben las navidades y haga la caja propia de esos días de celebración va a cerrar sus dos restaurantes para dedicarse al cultivo de su jardín, ocupación menos productiva en términos económicos pero muy relajante y no sometida a tanta presión fiscal. No se trata de un caso aislado, sino de una decisión compartida por un gran número de profesionales a los que ya no resulta rentable mantener sus negocios abiertos.

    Zapatero sigue encantado de conocerse, y sus votantes, tremendamente satisfechos por cómo está resolviendo la crisis económica, especialmente los que pertenecen al gremio sindical o al artistoide, en todas sus denominaciones y ganaderías, grandes propagandistas de la gran obra social del Líder. El mantra que repiten ad nauseam es el consabido "En este país es necesario un cambio de modelo productivo"; aunque detecto cierto fingimiento, por razones más que lógicas: con el modelo productivo de ZP, a ellos les va muy bien. Oiga, quién pudiera.

    Por Pablo Molina

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado

    Intervencionismo en "Alguien tenía que decirlo"
    José Carlos Rodríguez explica en Intereconomía TV cómo el intervencionismo estatal que se excusa en "defender a los pobres" afecta especialmente a quienes menos tienen.

    http://www.juandemariana.org/video/3...tenia/decirlo/

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org