Página 6 de 8 PrimerPrimer ... 45678 ÚltimoÚltimo
Resultados 51 al 60 de 73
  1. #51
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado Sí que se pueden exigir responsabilidades

    Había pensado escribir sobre los 36 años que se pasó encerrado Hölderlin en una torre en Tubinga junto al río Neckar, donde compuso sus mejores poemas. Dejo el asunto de la locura y el aislamiento para otro momento porque ya tenemos bastante con lo que está lloviendo estos días. Todo el mundo con el que he hablado en las últimas semanas ha caído en un profundo pesimismo existencial, vinculado a la falta de fe en los dirigentes políticos. En general, la sensación es que el Gobierno, la oposición y las instituciones navegan a la deriva en una tormenta que puede hacer zozobrar el barco en el que viajamos. Hay dos quejas generalizadas y persistentes que van desde los ciudadanos que han salido a la calle para adherirse al 15-M al votante conservador que repudia las aventuras antisistema. La primera de ellas es la incapacidad de este Gobierno para acabar con los privilegios de la clase política, que siguen virtualmente intactos. Rajoy, y valga el ejemplo, no ha quitado ni un solo coche oficial ni ha tomado ninguna medida seria para aligerar el aparato burocrático del Estado, ahora ocupado por los suyos. Lo que está sucediendo recuerda mucho al turnismo de la Restauración, donde los partidarios de Cánovas y Sagasta se iban sucediendo en los puestos ministeriales. La meritocracia que caracterizaba a los altos cargos de la Administración a principios de los años 80 ha dado lugar a una compadrecracia basada en la fidelidad ideológica. La segunda queja es la absoluta falta de exigencia de responsabilidades políticas y penales a quienes han arrasado las arcas públicas o han provocado un perjuicio social por su mala gestión. Soy consciente de que nuestra legislación no permite sentar en el banquillo a los cargos electos que han gastado el doble de lo que ingresaban o que despilfarraban el dinero en obras faraónicas. Pero el Código Penal tiene un apartado que se llama De los delitos societarios, que va desde el artículo 290 al 297. Esos ocho artículos están pensados para castigar a los responsables de las sociedades que actúan con negligencia, incurren en fraudes o se enriquecen de forma ilícita. Esta es la conducta que ha caracterizado presuntamente a los directivos de las cajas de ahorro y no hay ninguno procesado por la Justicia. Como no quiero escurrir el bulto, cito cuatro casos flagrantes que deberían ser investigados penalmente: la gestión de Miguel Blesa en Cajamadrid, la de José Luis Olivas en Bancaja, la de Modesto Crespo en la CAM y la de Juan Pedro Hernández Moltó en la de Castilla-La Mancha. En total, estas cuatro entidades han supuesto un quebranto para el Estado de unos 30.000 millones de euros, calculando por lo bajo. Que no nos digan más esa mentira de que no se puede hacer nada y que hay que pasar página. Lo que sucede es que a nadie le interesa investigar la gestión de estas cajas porque detrás está la financiación de los partidos y la cara más siniestra y oculta de la política. Mientras no se haga justicia, los gobernantes no tendrán derecho a exigir nuevos sacrificios a los ciudadanos.

    PEDRO G. CUARTANGO, en El Mundo

  2. #52
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado Dos autonomías advierten a Rajoy de que España está en quiebra

    "O el Banco Central inyecta liquidez o en junio no se podrá pagar ni las nóminas de los funcionarios", avisan.

    Alberto Núñez-Feijóo presume de tener “el menor déficit de España”. Considera que “cada uno es responsable de su déficit”, como lo es “Zapatero de haber dejado el agujero más grande de Europa en el Gobierno central” y lo es el PP de Galicia, por ser la comunidad autónoma que mejor ha cumplido con la austeridad. Para el presidente de la Xunta es “muy difícil que en España se acepte” que Zapatero “haya hecho las cosas que ha hecho y no asuma ninguna responsabilidad”, por lo que lamentó que la UE “no le llamara la atención con más intensidad” en los últimos años para evitar que España llegase a la situación en la que se encuentra.

    Feijóo asegura a Intereconomía que “el Gobierno no ha podido hacer más cosas en menos tiempo” y que “es el Gobierno más valiente” que ha habido en Democracia, pero que “es evidente que no hemos hecho bien las cosas en los últimos años”. Pese a todo, en su opinión Rajoy “se ha echado la crisis a sus espaldas sin entrar en disquisiciones sobre la herencia recibida”.

    Habrá dinero

    Sobre la variación del déficit presentada por diversas comunidades autónomas, Feijóo asegura a Intereconomía que “las administraciones regionales antes escondían las facturas, pero ahora las sacan porque por primera vez habrá dinero para pagarlas, las pymes cobrarán y este Gobierno no será cómplice de ocultaciones”. En este sentido, el presidente de la Xunta de Galicia advirtió a “una serie de Comunidades Autónomas” de que “en caso de ser naciones, serían intervenidas”, en clara alusión a Cataluña. Arremete, asimismo, contra “aquellas autonomías que en privado piden al Gobierno central que adopte medidas para financiar la sanidad y la dependencia y en público recurre las reformas al Constitucional”. En su opinión, esta hipocresía debe dar paso a “la responsabilidad y el sosiego en el debate, sin banderas, y pagar lo que se debe”.

    “Bruselas debe tener en cuenta que este Estado es un Estado cumplidor, que va a cumplir los criterios de déficit público, y que este Gobierno es un Gobierno, en mi opinión, de los más serios de Europa, en un país que está en una de las situaciones peores de Europa”, opinó, al tiempo que subrayó que se trata de “una situación excepcional y que el Gobierno está adoptando todas las medidas que sus capacidades constitucionales y soberanas”.

    Así las cosas, sentenció que “la UE y las autoridades comunitarias se equivocan profundamente si se creen que España es el problema de Europa” y aseguró que “España es un país que saldrá adelante si Bruselas tiene la capacidad de tratar a todos por igual”. A este respecto, apuntó que “los países grandes tuvieron dificultades, incurrieron en déficit público, incumplieron el pacto de estabilidad”, y agregó que son los mismos que exigen a España que en cinco meses ponga todos sus indicadores en orden, cuando el actual Gobierno los ha encontrado “muy desordenados”.

    “Espero y deseo que se den cuenta de que un Gobierno más serio que éste no lo van a encontrar y lamento que en los últimos años no le llamaran la atención con más intensidad” al anterior Ejecutivo, el socialista de Rodríguez Zapatero, zanjó.

    En La Gaceta.es

  3. #53
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado España desenfocada

    Echando así, por encima, una primera ojeada sobre el país, lo que se ve es un panorama confuso y desenfocado en el que asoman irresponsabilidades, abusos, agresiones y desvergüenzas. Y no se vislumbra un signo de recuperación, no ya económica, sino meramente moral, que nos permita pensar que España se endereza porque tiene la voluntad y la determinación colectivas para hacerlo.

    Para empezar, está la millonada de euros, casi cuatro billones de pesetas -se calibra mejor la enormidad de la cosa si la medimos en nuestra antigua moneda- que nos acabamos de enterar que vamos a tener que poner de dinero público a Bankia. Y eso sin anestesia, después de que unos y otros hayan mentido u ocultado con el mayor descaro a los ciudadanos y a los mercados la auténtica realidad de un banco, antes caja, que es uno de los pilares básicos del sistema financiero español.

    Resulta que los cuatro billones de pesetas no van a ser a devolver, sino que están para sanear la entidad. Muy bien, pero ahora alguien tendrá que explicar por qué razón los otros bancos, a los que el Gobierno les ha pedido un esfuerzo brutal para provisionar sus activos, van a tener que pelear en el mismo mercado frente a una Bankia que va a beneficiarse de un fitness carísimo y que la va a dejar como nueva pero cuya factura se pasa al cobro del erario público. Los demás que se vayan apañando si pueden. Y, si no, que cierren y se aguanten. Es difícil que aparezca alguien capaz de justificar con éxito tan distinto e injusto trato.

    Claro que mucho más difícil es aguantar la idea de que lo sucedido en ese banco en los últimos años no va a ser investigado en el Congreso por razones varias. La más decente sería la que sostiene que una exhibición pública tan obscena de irresponsabilidades y abusos perpetrados por los distintos equipos directivos de la entidad hundiría definitivamente el ya medio muerto prestigio de España ante el mundo y, con él, nos iríamos todos al fondo del socavón.

    Pero más indigesta que ésa es la perspectiva de que los españoles vayamos a echar 23.500 millones de euros encima del enfermo para enterrar en oro un pasado intolerable. Porque, además de que el país tiene derecho a exigir que le cuenten con todo detalle cómo se ha permitido -y quién lo ha permitido- que se llegara hasta aquí, ocurre que si no se abre en canal a este sujeto bancario para ver qué le ha pasado es muy posible que alguno piense que estos atentados sociales se pueden volver a cometer porque cuanto más grande sea el desastre, más exentos de castigo estarán sus autores.

    Y éste es el panorama: o tragar y cerrar la tapa para que el mundo no nos vea las vergüenzas y no nos destierre para siempre del club de los países fiables, o asomarnos con valentía y descubrir la verdad, pase lo que pase, aunque afrontemos las consecuencias de una Bolsa hundida y una prima de riesgo desatada, por no hablar directamente de la quiebra del país. Ése es el dilema.

    Luego tenemos la nula coincidencia entre los dos grandes partidos nacionales, que este viernes han llegado a acordar que deben ponerse de acuerdo para que instituciones tan básicas para el Estado como el Tribunal Constitucional tengan a todos sus miembros en activo, elegidos y trabajando. No les corre prisa a socialistas y populares, a Rubalcaba y a Rajoy, esto de que el TC o el Tribunal de Cuentas funcionen seriamente, bien engrasados y con celeridad. Parecen estar más interesados en que funcionen bajo su particular control. Llevan desde febrero mareando la perdiz y estamos a punto de entrar en junio, cuando termina el interminable plazo que ellos mismos se habían otorgado y que parece que van a intentar agotar. No vaya a ser que pierdan algún as por el camino. Edificante espectáculo.

    Lo del fútbol del viernes pasado, que ha sido desalentador. No solamente la pitada agresiva al Príncipe de Asturias y al himno nacional. Ese tipo de embestidas insultantes hablan del grado de cerrilismo de quienes las protagonizan, pero lo que no tiene pase es que otros, los demás, los que se tienen por civilizados y reflexivos, traten de disfrazar de anécdota irrelevante lo sucedido. Y la mayor trampa, la más desvergonzada, es la que intentan tender estos mismos ante la opinión pública desviando el foco de sus autores para ponerlo delante de los ojos de quien, considerándose víctima de una agresión, ha protestado por ella y ha propuesto -propuesto, no impuesto- responder con una medida drástica. Hablo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, objeto de insultos dentro del estadio y, lo que es más importante y mucho más grave, fuera de él.

    Si quienes la han insultado desde tantas tribunas de opinión previamente hubieran levantado la voz para condenar o, al menos, criticar la convocatoria política que diputados del Congreso se permitieron hacer delante de los leones para que los hinchas acudieran al partido a pitar al himno y al representante del Rey, todo habría estado dentro de lo razonable. Pero no ha sucedido así. Lo que se ha visto desde las posiciones de la izquierda política y mediática es una tolerancia extrema hacia la convocatoria para ofender los sentimientos de quienes respetan los símbolos nacionales y una verdadera saña hacia quien ha hablado -hablado, digo- de responder. Han buscado y encontrado una cabeza culpable para lanzar sobre ella toda la carga de este siniestro episodio. Pero sobre el origen de los hechos y sobre los hechos mismos han buscado y encontrado una blanda comprensión cuando no el silencio. Puro Ministerio de La Verdad.

    Y qué decir del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Dívar y del vocal del CGPJ, José Manuel Gómez Benítez, quien le denunció ante el Fiscal General por supuesta malversación de fondos públicos. La Fiscalía ha dicho que no hay indicios de delito alguno y Gómez Benítez ha tenido un comportamiento canallesco al no informar previamente de sus propósitos a sus compañeros del CGPJ. Pero lo de los viajes a Marbella del presidente del TS, siempre en fin de semana y sin que se haya dignado a dar explicaciones del motivo de tanta visita no tiene un pase. Ni medio pase. Lo privado no nos interesa. Pero es inaceptable que se mantenga en la cúpula de la cúpula del poder judicial a alguien que no sea radicalmente ejemplar en su comportamiento público. Y ahí sigue él, mostrándonos cada día cómo algunos ocupantes de las cúspides del poder creen que el poder está para que ellos abusen.

    Y ya, que la tensión diplomática con el Reino Unido por lo de Gibraltar tenga un trasfondo de gresca entre una oportunista alcaldesa del PSOE y uno del PP, que han ido cada uno a su bola, es la guinda de ese enorme y amargo pastel que nos estamos comiendo.

    victoria.prego@elmundo.es

  4. #54
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado Nos lo jugamos todo a una gallina

    Si hace una semana hablábamos aquí del "juego del gallina" entre el directorio europeo y Grecia, ahora es preciso cambiar a uno de los protagonistas. Seguimos con Merkel y compañía en el papel de James Dean, pero el conductor rival, el que está enfrente y en la pista, con todos los focos sobre él, en este instante es Rajoy. El peligroso juego con el riesgo de la destrucción mutua vuelve a proporcionar la lógica que subyace al torbellino que ha desatado el destape de Bankia. Como señalan desde el think tank de Fedea, el Gobierno español quería un rescate del banco por la puerta de atrás, sin condiciones y sin alharacas. El plan consistía en emitir deuda, dársela a Bankia y que ésta presentara los papelitos en la ventanilla del señor Dragui a fin de que allí se los cambiaran por dinero.

    El escollo ineludible para tal operación consistía en que el Banco Central Europeo no estaba por la labor. Aunque retirara unas líneas de la nota que finalmente emitió para desmentir su rechazo al plan, su posición, según todos los indicios, es contraria. Y detrás está Berlín. Por si fuera poco, desde la capital alemana no tardaron en manifestar su reticencia también al botellín de oxígeno, porque no llegó a balón, ofrecido por la Comisión Europea con matices y confusión al por mayor. La propuesta de que el fondo europeo de rescate inyectara dinero en los bancos necesitados ha sido, pues, un brindis al sol de España. O eso parece, que como bien dice la copla, las cosas cambian que es una barbaridad, y más en tiempos de pánico financiero.

    El Gobierno español es igualmente contrario a aceptar la alternativa del BCE y el directorio, que en último término implica que España pida un rescate como los que afectan a Irlanda, Grecia y Portugal. Con todas las consecuencias económicas y políticas que conlleva una intervención: la pérdida de la capacidad de decisión sobre ajustes y reformas, y la entrega de las riendas a una troika. La amenaza con la que juega el conductor Rajoy es seguir hasta el final en su rechazo al rescate, esperando que el riesgo que ello implica para la unión monetaria obligue a ceder a los ocupantes del otro vehículo. Pero ahí tampoco faltan recursos ni gasolina y, además, dejan que se achicharre nuestra prima. El desenlace es incierto, si bien es probable, como apuntan gráficamente en Fedea, que el BCE piense que conduce un tanque y España, un modesto seiscientos.

    Cristina Losada, en LD

  5. #55
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado De Guindos contra la sombra

    Mi abuela usaba siempre el principio de la sombra, que consistía en tener como mínimo a dos empleados encargados de los asuntos más importantes del negocio. «Así se controlan entre ellos», razonaba mi abuela, «así se pelean entre ellos, y yo luego puedo hacer lo que quiera sin parecer la mala». El principio de la sombra ha sido muy utilizado por muchos empresarios, sobre todo de la vieja escuela, y aunque es un poco retorcido, tiene sus aspectos interesantes: fomenta la competitividad. El patrón cuenta con dos puntos de vista, con dos informadores, y es más difícil engañarle y robarle.
    Es un sistema que sirvió para tiempos de bonanza, cuando entraba tanto dinero que no hacía falta ni contarlo; es un sistema que sirvió cuando teníamos de todo y de todo nos sobraba, pero que resulta una temeridad cuando han saltado ya todas las alarmas y sobrevivir depende de un gesto, de una décima, de una palabra: le sirvió a mi abuela, pero ya no le serviría a mi madre; a veces lo utilizó Aznar, pero que Rajoy lo utilice es un disparate.

    El presidente del Gobierno le confió a Luis de Guindos el Ministerio de Economía porque es un hombre capaz, porque es inteligente, porque sabe lo que hay que hacer para salir de ésta y porque es lo suficientemente valiente para hacerlo. Pero, en el fondo, desconfía de él exactamente por los mismos motivos, y por ello ha puesto a Cristóbal Montoro de sombra, para que se controlen entre ellos, para que se peleen entre ellos, para tener dos opiniones y, conociendo a Rajoy, para tirar entonces por el camino del medio.

    No son tiempos para no saber si subimos o bajamos la escalera. No son tiempos para el camino de enmedio, sino para tomar decisiones que vayan más allá del cálculo electoral y de lo que puedan imaginar los manguitos del contable.
    Luis de Guindos posee una brillante lucidez y una insólita audacia, y aunque le ha sido planteado el gran reto de su vida en la hora más crucial y angustiosa, no es nada que esté fuera del alcance de la fenomenal capacidad con que fue dotado.

    No se trata de ganarle la batalla a Montoro, sino a la crisis; del mismo modo que su última medida de lealtad no la tiene De Guindos con Rajoy, sino con un país que agoniza y que necesita la sabiduría y el genio de sus mejores ciudadanos para la gesta de sobrevivir.

    De Guindos tiene que imponer su criterio sin miedo a la confrontación e incluso sin miedo a que le echen del Gobierno. Para la dignidad de su irreprochable currículo, y para la tranquilidad de su conciencia, será mucho mejor que le destituyan mientras intenta hacer lo que sabe que tiene que hacer, que no quedar como uno que, por no meterse en líos o por temor a perder la silla, cedió ante la sombra y se dejó engullir por su mediocridad.

    De Guindos sabe que sobran funcionarios, y que los que queden no pueden cobrar tanto; sabe también que es imprescindible el copago sanitario, que la escuela concertada es más eficaz y barata que la pública y que ni médicos ni maestros pueden ser funcionarios. Sabe que sobran ayuntamientos, los consejos comarcales, las diputaciones y casi todas las comunidades autónomas; que el despido tiene que ser prácticamente libre y que el subsidio es el peor asesino del esfuerzo y de la prosperidad: sobre todo, el subsidio del paro.

    De Guindos lo sabe y también sabe que sólo así España podrá salvarse. Lo tiene difícil en su Gobierno, en España, en Europa y en América. Bien: que arriesgue. Son tiempos para héroes y proezas.

    Salvador Sostres, en El Mundo

  6. #56
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado Somos lo que somos

    El rescate de la banca da la medida de la olvidada realidad española. Esto es exactamente lo que hay y, aunque estuvo bien que con la democracia España creyera en ella misma y recuperara un poco la autoestima, habíamos alcanzado unos delirios de grandeza y de pedantería que no guardaban proporción alguna con lo que al fin y al cabo siempre hemos sido.
    Nuestra democracia es tan joven como inmadura, y hace sólo 37 años encontrábamos aceptable vivir en una dictadura, aceptable hasta el punto de que Franco murió en la cama, algo que un dictador sólo puede conseguir si cuenta con el apoyo de un amplio sector de la ciudadanía. De todos modos, el grueso de la resistencia era todavía más totalitario que la propia dictadura y estaba organizado alrededor del Partido Comunista.

    En democracia, hemos conocido la corrupción en todas sus versiones posibles, el terrorismo de Estado y la inoperancia más mayúscula. El único presidente que intentó hacer algo realmente serio, que fue Aznar aliándose con la Gran Bretaña y con los Estados Unidos, es hoy inconcebiblemente uno de los hombres más odiados de España; aunque hay que reconocer que el pelotazo inmobiliario empezó con él y con su casta, que con su política económica pusieron rumbo directo a la catástrofe.

    Ha gobernado la izquierda, ha gobernado la derecha y a veces ha sido culpa de la arrogancia y otras de la incompetencia, pero ni la clase política, ni los banqueros, ni la ciudadanía hemos estado a la altura de las circunstancias. Hemos defraudado la confianza de los países solventes despilfarrando sus ayudas, hemos votado demencialmente y no nos hemos esforzado nada.

    España da para lo que da, y para evitar suspicacias dejo claro que incluyo en la reflexión a Cataluña, que durante 23 años tuvimos de presidente a un ególatra antiliberal que se creía el faro y la luz de todos los destinos; y para acabarlo de remachar, a continuación, le dimos el poder, hasta en dos ocasiones, a lo conocido como el tripartito, probablemente el peor Gobierno europeo de su tiempo. Por el camino nos cargamos nuestro tejido industrial para convertirnos todos, avariciosos y lerdos, en promotores inmobiliarios. No hay por dónde cogerlo.

    En contraposición tenemos alegría, sol y fútbol. Una imponente gastronomía, exportable y refinada, y que en estos momentos es la más interesante del mundo. Tenemos mala leche, sentido del humor, buenos poetas y una capacidad fuera de lo común para estar contentos y hasta para ser felices.
    Esta es nuestra realidad, entre lo genialoide y la piratería, entre el Buscón y Velázquez, entre Ferran Adrià y el Lazarillo. La belleza no está exenta de sordidez y la alegría contrasta a veces con el lacrimógeno dramón tercermundista, pero, sea como sea, tenemos el indiscutible don de saber vivir bien, aunque a veces sea limitando con la golfería.

    Una cosa es ser desacomplejadamente lo que somos y la otra, muy distinta, habernos llegado a creer alemanes y tener la sensación de que podíamos competir con ellos con nuestra robusta economía. ¿A quién se le ocurre? Ahí se han puesto de manifiesto nuestras vergüenzas y calamidades, las de unos banqueros mediocres, mentirosos y trileros, las de un pueblo con la picaresca de querer duros a cuatro pesetas y la estupidez de picar cuando aparentemente nos los ofrecían, y las de una clase política del mismo escaso nivel, e igual en rufianera.

    No sé a qué viene tanto revuelo. Llevamos así casi toda la vida.

    Salvador Sostres, en El Mundo

  7. #57
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado Las cartas boca arriba

    ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN

    Dívar, Robles, Almenar,
    Gómez Benítez, Zapatero,
    Rubalcaba y Garzón


    Querido ministro… Todos o casi todos sabemos que Carlos Dívar arribó a la presidencia del Consejo General del Poder Judicial de la mano de Zapatero y Rubalcaba, y con la aquiescencia de Baltasar Garzón. Todos o casi todos sabemos que el magistrado ahora dimitido es un hombre independiente y que cuando llegó el momento aplicó la justicia sobre el juez estrella sentenciado por prevaricación. Todos o casi todos sabemos que, a través de Gómez Benítez, el juez ya estrellado decidió vengarse de la afrenta.

    Pero no es esa la clave de la cuestión. Lo que pocos saben es el grado de tensión interna en el CGPJ a causa de las rencillas entre varios magistrados. Persona que conoce a fondo lo ocurrido en los últimos tiempos me escribe una carta cuyos principales párrafos voy a reproducir no sé si para conocimiento tuyo pero sí para que la opinión pública tenga una idea cabal de lo que ha ocurrido:

    «Carlos Dívar es un hombre de profundas convicciones religiosas, aunque no pertenece al Opus Dei. Forma parte de la organización de los Adoradores Nocturnos».

    «Dívar siempre ha sido una persona discreta, alejada de los focos mediáticos que tanto gustan a algunos de sus compañeros de la Audiencia Nacional, y una persona independiente. Nunca ha pertenecido a ninguna de las Asociaciones de Jueces. Quizá fue por todo esto por lo que le nombró José Luis Rodríguez Zapatero, presidente de la cúspide judicial en España y quizá es por todo ello por lo que ahora se ve en la actual situación. De hecho, Carlos Dívar dio respuesta negativa a Rodríguez Zapatero cuando éste le llamó para nombrarle y siguió dándola cuando se lo volvieron a pedir Zapatero y Rubalcaba. Solo accedió a ser nombrado cuando se lo pidió S. M. el Rey».

    «Desde que el Partido Popular ganara las últimas elecciones, Margarita Robles ha ido perdiendo mucho poder en el CGPJ y sobre todo desde que el presidente inclinó balanza a favor de la tendencia conservadora en distintas elecciones de cargos judiciales en el Consejo. Por ello, Margarita Robles solicitó a Dívar que intercediera ante el presidente del Gobierno para nombrar ministro de Justicia a Manuel Almenar, que a pesar de ser conservador y de la Asociación Profesional de la Magistratura, está completamente abducido por la señora Robles. Dívar se negó a realizar dicha gestión, al igual que la gestión que situaría a Margarita Robles como Defensora del Pueblo.

    «Esto, unido a la intención del ministro de Justicia, señor Ruiz-Gallardón, de realizar una reforma profunda en el CGPJ… es el origen de toda esta conspiración. Margarita Robles utilizó como brazos ejecutores al señor Gómez Benítez y al señor Almenar».

    «Ya le avisaron a Dívar, cuando tuvieron conocimiento de esto, tanto el Ministro de Justicia, señor Ruiz-Gallardón, como el presidente del Gobierno, señor Rajoy, que se preparase para una vendetta política».

    «Y para llevar a cabo este plan se utiliza un asunto tan vidrioso y complicado como es el de los viajes en el seno del CGPJ. En el CGPJ se están cometiendo desmanes en el tema de la justificación de los viajes, pero esto viene ocurriendo desde que se aprobó la actual normativa en 1996, cuando el presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ era Javier Delgado. Lo más indigno de este caso es que son los vocales que más tienen que esconder, en cuanto a justificación de viajes, los que pidieron la dimisión del presidente por los suyos».

    «Ha habido vocales que se han pagado sus vacaciones personales con fondos del Consejo, ha habido vocales que se han ido a las carreras de Montmeló en Fórmula 1 a costa del Consejo. Una de las que piden la dimisión del presidente ha hecho más de diez viajes a Latinoamérica. En uno, a Panamá, del que tengo constancia, para un día de actos oficiales estuvo una semana en el país con todos los gastos pagados por el erario público».

    «Algunos hemos señalado a Carlos Dívar que la batalla mediática era importante y la estaba perdiendo. Que tenía que filtrar a los medios de comunicación el tema del complot mencionado y el tema de los viajes de los vocales del CGPJ. Él se ha negado siempre. ¿Cuáles han sido sus razones?»

    «Carlos Dívar ha dicho que él no iba a devolver mal con mal y que tenía una lealtad para el Consejo, a pesar de que no hubiera habido reciprocidad. De hecho, cuando le pedimos que comunicase a la prensa las personas con las que había tenido los gastos protocolarios, se negó también diciendo que si él los comunicaba pondría en un grave apuro al Consejo, que también los tendría que comunicar y no todos estaban en condiciones de hacerlo».

    «Pero lo peor ha sido la campaña de difamación de su vida personal, con acusaciones aberrantes que prefiero no repetir, e involucrando a su jefe de Seguridad, persona casada y con hijos. Menudo atentado contra el honor. Y los periodistas que han hecho estas afirmaciones gratuitas y sin pruebas se van a ir indemnes, ya que el presidente, por supuesto, no quiere interponer ninguna querella».

    Hasta aquí, querido ministro, algunos párrafos de la reveladora carta que me escribe persona del entorno del CGPJ.

    Luis María Ansón, en El Mundo

  8. #58
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado

    Un día los gobernantes de los Estados del euro serán llamados ante el Tribunal inapelable de la Realidad y de la Historia y el supremo juez de la Racionalidad y la Sensatez les preguntará conminatorio:

    ¿incumplisteis el Pacto de Estabilidad cuando os convino ignorando vuestro solemne compromiso de preservar la solidez de la moneda única?

    ¿Permitisteis que los salarios subiesen por encima del PIB año tras año cediendo a la presión de sindicatos escasamente representativos y agresivamente reivindicativos?

    ¿Multiplicasteis los niveles de la Administración creando estructuras públicas hipertrofiadas, complejas e ineficientes?

    ¿Aprobasteis legislaciones laborales rígidas que dificultaron la adaptación de las empresas a los cambios de la coyuntura y aumentaron inmoderadamente los costes de producción?

    ¿Organizasteis la educación de acuerdo con principios tan letales como la inclusividad, el igualitarismo y la falta de exigencia destruyendo el esfuerzo, el mérito y la búsqueda de la calidad y deteriorando gravemente la competitividad de vuestro país?

    ¿Os abandonasteis al gasto sin freno en las épocas de vacas gordas y al endeudamiento suicida en tiempos de recesión?

    ¿Os negasteis a admitir que la peor crisis desde el crack del 29 había llegado y engañasteis a los ciudadanos mientras los anestesiabais con medidas populistas descabelladas que hundían vuestras economías más y más en el abismo?

    ¿Os beneficiasteis de leyes electorales escasamente democráticas y de sistemas de partidos oligárquicos y colonizadores de la sociedad civil?

    ¿Caísteis en la tentación de socavar la división de poderes sometiendo al legislativo y al judicial al dictado del ejecutivo debilitando así letalmente el Estado de Derecho y el imperio de la ley?

    ¿Pusisteis muchas de vuestras entidades financieras en manos de políticos incapaces y venales que las arruinaron al servicio de sus intereses partidistas y electorales?

    ¿Olvidasteis dedicar el suficiente empeño a difundir y consolidar en las sociedades que os fueron confiadas el conjunto de valores morales fuertes que garantizan la honradez y la justicia, bases indispensables para la prosperidad?

    ¿Os entregasteis a la corrupción o la tolerasteis y alentasteis hasta extremos que destruyeron la confianza y la reputación de vuestras naciones?

    ¿Aumentasteis sin medida el número de asalariados públicos para colocar a amigos, parientes y correligionarios?

    Las respuestas serán variadas, según el comportamiento de cada cual, pero no cabrán evasivas. El veredicto retumbará riguroso y contundente, colocando a los distintos comparecientes ante el espejo de su vergüenza o de su virtud. Las elites políticas españolas de las últimas tres décadas recibirán también su merecido. Que Dios se apiade de sus almas.


    Alejo Vidal-Quadras Roca, en La Gacetas.es

  9. #59
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado Lo obvio y lo evidente

    En su breve pero sustancioso discurso de apertura del Campus FAES de este año, José María Aznar dijo algunas cosas que merecen un comentario en estos momentos de tribulación en los que parece en ocasiones que el Gobierno se debate impotente contra la adversidad. El ex presidente afirmó entender perfectamente lo que sucede y saber asimismo con toda claridad lo qué hay que hacer. No cabe duda de que su lucidez y su visión deben ser ahora muy potentes porque los errores enseñan tanto como los aciertos y él acumula una dilatada experiencia propia y ajena en ambos que ha incrementado apreciablemente su sabiduría. Todo lo que le oímos desde que dejó La Moncloa resulta muy atinado y reconfortante, a diferencia de su sucesor socialista, que afortunadamente habla poco, pero cuando lo hace sigue soltando una tontería tras otra. Aznar sentencia que alertar de lo obvio no sirve de mucho y ahí procede una puntualización de cierto calado. En filosofía o en matemáticas, el enunciado de lo obvio es, nadie lo discute, una pérdida de tiempo. En política, depende. Si lo obvio no es reconocido como tal por el gobernante por razones electorales o de interés partidista o por encontrarse prisionero de la urgencia de salir al paso de desastres inminentes, la insistencia en los hechos palpables se convierte en un deber y en una necesidad, hasta tal punto que la reiterada llamada de atención sobre la realidad, por notoria que sea, y que los responsables públicos ignoran por conveniencia o por agobio, contribuye decisivamente a algo que el presidente de FAES también nos reclama muy justamente en su intervención del pasado 29 de junio: "ayudar al Gobierno sin reserva alguna a llevar adelante la inmensa tarea que tiene encomendada".

    Mientras tengamos un Estado cuya alambicada e ineficiente estructura nos arruina, una banda terrorista que avanza en su proyecto político racista y totalitario sin disolverse ni entregar sus armas ni manifestar arrepentimiento alguno, un sistema educativo que erosiona nuestro capital humano, unos órganos constitucionales politizados hasta extremos de escándalo, un modelo productivo incapaz de crear valor añadido y de ser competitivo en los mercados globales, un apreciable número de bancos carentes de solvencia, una sociedad civil colonizada por los partidos, unos partidos en los que la democracia interna brilla por su ausencia y una moral colectiva profundamente deteriorada, no habrá que desmayar en la tarea de espolear al Gobierno insistiendo en lo obvio hasta que resplandezca como evidente.

    Alejo Vidal-Quadras Roca, en La Gaceta.es

  10. #60
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,921

    Predeterminado La libertad de Mariano

    La frase clave de Rajoy en su palinodia de anteayer en el Congreso es ésta: «Los españoles hemos llegado a un punto en que no podemos elegir entre quedarnos como estamos o hacer sacrificios. No tenemos esa libertad». A cierto periódico con ínfulas de Evangelio, el discurso le ha parecido «churchilliano». Como el descendiente de Mambrú cambió tanto en su larguísima carrera política, no sabemos a qué Churchill se refiere, aunque cabe temer que sea a sus Obras escogidas para progres, o sea, a esa frase al empezar la guerra contra Hitler que siempre se cita mal. Algún día los progres citarán a Cánovas, Castelar o Azaña para comparar discursos. Cuando empiecen a leerlos. Pero, desde luego, Churchill apreciaba la libertad bastante más que Rajoy, y no creo que hubiera tenido ese gesto de falsa sinceridad que es pura trola.

    Efectivamente, hemos llegado a un punto en el que debemos obedecer el capricho de Bruselas para salvar nuestro sistema financiero. Lo debemos a los políticos y sindicalistas que, desde Fuentes Quintana, han saqueado durante décadas las Cajas de Ahorro, hasta arruinarlas. Pero si, disipado el humo de la pólvora, tratamos de ver la real cuantía del recorte a que nos aboca nuestra falta de libertad, vemos que es mucho menor -y, por ende, mucho peor- de lo que anuncia Mariano. No sabemos por qué dice que vamos a ahorrar 65.000 millones en dos años: no se nos dan los datos de crecimiento económico, de ingresos y de gastos que justifiquen esa cifra. Muchos creen que ahorraremos la mitad o menos. Y como Rajoy se niega a podar los privilegios de la casta política y, en especial, el frondoso y ruinoso árbol de las Autonomías, será menos.

    Pero que no diga el presidente que los españoles no tenemos libertad. Durante siete años, al menos dos españoles la han tenido: Zapatero, siete años; y Rajoy, siete meses. Zetapé, el peor mandamás de nuestra aventada nación desde Fernando VII, acaso desde Suintila, nos hizo descender de la championlí a la liga regional mediteránea. Y Rajoy, por el más burdo egoísmo partidista en Andalucía, ha sido incapaz de enderezar el rumbo desnortado de lo que con Aznar fue briosa corbeta y hoy es penosa patera. No tenemos hoy mucha libertad, cierto. Pero es porque ellos dos han tenido demasiada.

    Federico Jiménez Losantos, en El Mundo

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org