Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 22
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    10 nov, 08
    Mensajes
    67

    Predeterminado Venezuela mantiene pies fuera de crisis económica internacional

    Pese a insistentes menciones por parte de sectores opositores sobre el hundimiento, Venezuela mantiene hoy sus pies fuera de la crisis económica internacional que comenzó hace medio año en Estados Unidos.
    Reservas internacionales por encima de los 30 mil millones de dólares, el nivel óptimo considerado por el gobierno, y fondos de inversión y estabilización le permiten al quinto exportador mundial de petróleo sortear los efectos de la depresión.
    Para el presidente Hugo Chávez la influencia de la crisis en el país dependerá de cuánto se prolongue en el tiempo, porque hasta ahora “no nos ha tocado ni un pelo”, declaró.
    “Tenemos recursos ahorrados que nos garantizan las importaciones necesarias para los próximos dos años, mientras países como España han llegado a decir que hoy tienen reservas para 15 días de importaciones”, expresó el mandatario.
    La oposición ha querido sembrar pánico diciendo que nos sumaremos a la crisis por la baja que han experimentado los precios del petróleo, lo cual es falso, ya lo he dicho, añadió.
    Si me ponen el barril de petróleo a cero todo este año, precisó, Venezuela igual va para adelante.


  2. #2
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado Venezuela con sus pies fuera de la decencia

    Peor aún es la insensibilidad que la población muestra ante el azote de la delincuencia que priva la vida de miles de venezolanos. La revista Foreign Policy publicó que Caracas es la ciudad más violenta del mundo, con un récord de 130 homicidios por año por cada 100.000 habitantes, según cifras oficiales. Algo impresionante si se tiene en cuenta que en la lista le sigue Ciudad del Cabo, con 62 por 100.000. A pesar de la gravedad de la información que afecta a todos por igual, la seriedad del medio que emitió la información y que los datos provenían de las fuentes gubernamentales, la noticia pasó casi por debajo de la mesa en los titulares de la prensa nacional.

    Pero no hay que leer a Foreign Policy para entender la gravedad de la inseguridad en Venezuela. En una semana más de doce personas fueron secuestradas, murieron decenas de ciudadanos en manos del hampa, sin contar los tres recientes sicariatos, incluyendo el que mató con 25 disparos al líder estudiantil Julio Soto, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad del Zulia.

    http://www.libertaddigital.com/opini...perdido-45890/

    Entre la flagrante indiferencia del mundo entero brilla una excepción: el nuevo alcalde de Londres, Boris Johnson, quien dignamente se negó a seguir recibiendo combustible barato para el transporte público londinense proveniente de un país tan pobre y donde Chávez regala lo que no le pertenece sin rendirle cuentas a nadie.

    http://www.libertaddigital.com/opini...cionada-45001/

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado De primera mano

    Aparentemente, todo sigue igual: el tráfico infernal, un urbanismo caótico, más ranchitos en los cerros, calles sin aceras, aceras (cuando las hay) rotas o sucias o ambas cosas. Los conductores no respetan los pasos peatonales, los peatones, en su mayoría, son "gente humilde", como se dice aquí. O sea, pobres: hay que ser pobre de solemnidad para no tener coche en esta ciudad. O carro, como se dice aquí. Y hay gente en Caracas, mucha gente. En los andenes del metro están señalizados, en el suelo, unos carriles para que los usuarios esperen su turno de entrada en los vagones repletos. Como en Tokyo. Todos hacen cola y esperan. Pacientemente.
    (...)
    Hacen falta buenas dosis de fatalismo y resignación para vivir en Caracas, sin duda. Trámites burocráticos que en cualquier país del Primer Mundo se resuelven casi por sí solos, como obtener un pasaporte o una copia de la partida de nacimiento, aquí pueden consumir semanas del ciudadano de a pie.
    (...)
    Hace ocho años, los caraqueños hablaban del alto coste de la vida. Venezuela, ya entonces, destacaba por su inflación, que hoy es la más alta del continente. Y por lo peligroso que era vivir en Caracas. Ahora es peor: los homicidios baten todos los récords. Cinco días antes de regresar a Barcelona mataron a tiros a la directora de un colegio cuando esperaba en su coche que se abriera la puerta del garaje de su casa. A las once de la mañana, en la parte alta de la avenida Mohedano. Una zona residencial, cara, de la ciudad. La prensa recoge sucesos como éste a puñados, un día sí y otro también.
    (...)Urbanizaciones de lujo y semilujo, llenas de restaurantes, de tiendas de alimentación en las que hay de todo, a precios que la mayoría, en una ciudad donde el salario mínimo ronda los 800 bolívares fuertes (un poco más de 100 euros), no puede soñar con pagar.
    (...)Por eso la mitad de los comercios ostentan en la vitrina el infamante rótulo del Seniat, el brazo fiscal del régimen: "Establecimiento desahuciado por incumplimiento de la normativa vigente". Raúl, hijo de españoles y dueño de una minúscula tienda de alimentación, me dice, poco antes de acabar el año, que no sabe si podrá abrir en enero. Porque funcionarios del Seniat acaban de hacerle una inspección y le han impuesto una multa de varios millones de bolívares. ¿La razón? No tener al día su libro de registros. Raúl tiene su negocio informatizado, pero eso no basta: además, tendría que asentar diariamente las ventas a mano. Como en el siglo XIX.

    Peor que en el siglo XIX: no se puede comprar una pastilla de jabón en una farmacia o un DVD virgen en una tienda del ramo sin tener que comunicar datos personales. Nombre, apellidos, documento de identidad, lugar de residencia, teléfono.

    http://exteriores.libertaddigital.co...276236218.html

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado Venezuela se puede meter de lleno en el comunismo

    Lo que fascina a Chávez, al mediocre de Correa, al analfabeto de Evo y al delincuente de Ortega son los 50 años de Castro en el poder. Lo que envidian profundamente es esa interminable dictadura porque los haría invulnerables a sus errores. Los gobiernos democráticos no pueden tomar medidas que afecten negativamente el nivel de vida del pueblo. Y no pueden hacerlo porque en las próximas elecciones libres serían sacados del poder. Pero, ¿y dónde no haya elecciones libres? ¿Y dónde la gente no pueda hacer oír sus opiniones?

    A esos gobiernos, como al de Cuba y Corea del Norte, nadie les exige rendir cuentas. Pueden hundir a sus países en la miseria impunemente. Fidel Castro convirtió a Cuba, uno de los países más prósperos del hemisferio, en uno de los más pobres. Su gobierno es profundamente impopular desde hace décadas. Es por eso que nunca aceptó elecciones bajo supervisión internacional. ¿Por qué no hacerlo si realmente se creyera popular? Porque sabe que, desde los años 60, habría perdido toda elección realmente democrática.

    ¿Cómo es posible que América Latina haya aceptado esa monstruosidad? ¿Cómo es posible ignorar la voluntad popular? El artículo 21 de la Declaración de los Derechos Humanos dice que ''la voluntad del pueblo es la base del poder público, esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas''. ¿Cómo es posible, entonces, que tantos gobiernos democráticos acepten que se puede ignorar la voluntad popular?

    Lo han hecho porque les fascina el discurso antiamericano de Fidel Castro. Pero nadie es más antiamericano que Corea del Norte, donde han muerto de hambre millones de personas. Los famosos tigres asiáticos, por el contrario, saltaron a la riqueza y la modernidad. Y lo hicieron copiando el modelo capitalista de desarrollo. Copiando a Estados Unidos. Pero Chávez copia el modelo de la miseria y la represión; el modelo de Cuba y de Corea del Norte.

    http://www.libertaddigital.com/opini...erendum-47734/

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado Noticia publicada hace escasos días

    "PDVSA no paga". La noticia corrió como la pólvora entre las empresas que venden bienes o prestan servicios a Petróleos de Venezuela. Como no liquida las facturas desde hace más de cinco meses, la compañía estatal acumula una deuda con sus proveedores de más de 7.000 millones de euros. La firma estadounidense Ensco paralizó un equipo de perforación en el golfo de Paría debido a retrasos en los pagos por 30 millones de euros. PDVSA se apoderó a la brava del taladro. Los contratistas están al borde de la quiebra porque el Estado venezolano, el único que puede facilitarles trabajo, les exige que rebajen un 40 % sus facturas, lo que les llevaría a trabajar con pérdida. Cae la producción de la industria petrolera porque las empresas se han visto forzadas a suspender trabajos de perforación.

    PDVSA no paga porque el presidente Hugo Chávez ordenó que los menguados ingresos de la empresa estatal se destinen a financiar programas sociales. Chávez ha necesitado todo el dinero en efectivo que ha sido posible reunir para repartir subsidios y prebendas que le generen apoyos de cara al referéndum del día 15 de febrero.
    Chávez carece de un Plan B para hacerle frente a una crisis que se encuentra en plena gestación, y que amenaza con tragarse todos los fondos y las reservas que el régimen dice tener". Hace unos días, Chávez ordenó al banco central que trasfiriera 12.000 millones de dólares a un fondo que maneja el ejecutivo con total opacidad. Con esta medida, el nivel de las divisas operativas ha descendido a menos de 20.000 millones de dólares.

    Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica, subraya que con el precio actual del petróleo el país obtendría este año unos 30.000 millones de dólares, un tercio de los del año pasado. "En 2008 las importaciones superaron los 47.000 millones de dólares, no tendremos dinero ni para las importaciones". Tampoco habría fondos para cumplir con el servicio de una deuda externa que, sumando los compromisos de PDVSA, supera los 72.000 millones de dólares.

    La catástrofe económica está servida, máxime con el petróleo a 40 dólares, el venezolano más bajo porque es de peor refino.
    El panorama no puede ser más sombrío: inflación superior al 30% con recesión, el petróleo en caída libre, una moneda sobrevalorada y serio déficit en la balanza de pagos.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado El sector petrolífero se para en Venezuela

    Los hombres no escarmientan ni en cabeza propia. ¡Cuántas veces se ha afirmado que quienes dominen las materias primas dominarán el mundo y cuántas veces esos pronósticos han fracasado! Hace un año escaso, el barril de petróleo rondó el precio de 150 dólares. Desde entonces, debido a la reducción de la demanda por la crisis económica mundial, la cotización no ha parado de caer: en diciembre llegó a oscilar entre los 30 y los 35 dólares. Las consecuencias para los países cuyos gobernantes hace unos meses se ufanaban de su poderío son tremendas: pérdida de ingresos, impagos de proyectos de infraestructuras, desequilibrios financieros… Entre los más perjudicados está la Venezuela de Hugo Chavez.

    El progresivo control del Gobierno bolivariano sobre la economía, la inestabilidad política y la incompetencia de los funcionarios chavistas están causando incluso el desabastecimiento de los alimentos y productos básicos (arroz[2], azúcar, pasta, aceite, papel higiénico). La falta de alimentos se ha notado en otros años, antes de que el precio del petróleo alcanzase su pico, aunque el chavismo se empeñase en negarlo y ahora achaque el hecho a una conspiración organizada entre la CIA de Estados Unidos y la oligarquía venezolana. Las previsiones para 2009 son de un aumento del desabastecimiento, por el desorden administrativo y la caída de las reservas de divisas. El columnista Carlos Machado Allison escribió lo siguiente: “Durante la democracia hubo lapsos buenos y malos, períodos de gran inversión y otros en los que ésta descendió, buenas y malas políticas, al final una proporción razonable de los alimentos eran producidos en el país y aunque pudo haber sido mejor, muy raro fue el desabastecimiento”.

    En octubre pasado, el dictador Chávez declaró: “Con que el petróleo se estabilice entre 80 ó 90 dólares, ¡uf! más que suficiente para el proyecto (socialista)”. En la última reunión de la OPEP, celebrada en marzo, el ministro venezolano de Energía, Rafael Ramírez, rebajó el objetivo fijado por el paladín bolivariano a 70 dólares. Pero en la actualidad la cesta de la OPEP oscila en torno a los 45 dólares. Como ya hemos explicado en otra ocasión, la depreciación de esta materia prima, prácticamente el único producto de exportación de Venezuela, acerca el fin de Hugo Chávez. Las nuevas reformas constitucionales y legales tienen como objetivo aumentar los mecanismos de poder en manos del presidente y sus partidarios, de modo que en caso de tumultos o de nuevas derrotas electorales, el país se pueda gobernar desde el palacio de Miraflores. La última reforma legal atribuye al Gobierno central “el control de los puertos, aeropuertos y vías de comunicación que considere de interés nacional, que hasta el momento se hallaban en manos de las administraciones locales” y se ha empezado a aplicar antes de haber sido aprobada por el Parlamento. Los militares han ocupado las instalaciones, como si fuesen a luchar contra terroristas o sediciosos. Los gobernadores no adictos a Chávez, que fueron elegidos libremente hace unos meses, se preparan para resistir los nuevos atropellos.

    Despidos en las petroleras

    Cuando el petróleo cae por debajo del precio que la OPEP considera adecuado, la reacción de ésta es la disminución de la producción, mediante la asignación de cuotas más pequeñas a los miembros y a otros países exportadores, como Rusia y México. De esta manera, se retira oferta del mercado y se espera que una demanda insatisfecha eleve los precios.

    En diciembre pasado, la OPEP aprobó una reducción total de 4,2 millones de barriles diarios, lo que supone cerca de un 5% de la producción mundial de crudo respecto a la oferta que tenía el cártel en septiembre de 2008. En su última reunión del 15 de marzo, los ministros de la OPEP decidieron mantener esa cuota. La consecuencia es que desde hace más de tres meses los países exportadores están reduciendo su producción, o dicho de otra manera, necesitan menos petróleo… y menos trabajadores petrolíferos.

    La empresa pública Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) se ha convertido en un pilar del régimen, desde que hace cinco años el chavismo se apoderase de ella y despidiese a cientos de sus empleados después de una huelga que duró varios meses. La PDVSA chavista aporta patrioterismo, ofrece enchufes, regala petróleo a los aliados obedientes del dictador, transfiere divisas al Banco Central de la República ¡y hasta distribuye alimentos! (El Gobierno chavista ordenó el establecimiento de una filial de PDVSA dedica a la importación y distribución de alimentos, que incluso está abriendo supermercados en el país.) La decisión de reducir la oferta, apoyada por Caracas, implica parar la producción, lo que tiene efectos sobre el empleo tanto en PDVSA como en empresas relacionadas o subsidiarias.

    Ya en enero, cuando se empezó a aplicar la nueva cuota, los sindicatos denunciaron varios miles de despidos, que podrían alcanzar hasta los 10.000. La Confederación de Trabajadores de Venezuela añadió que entonces al menos 14 plataformas petroleras se habían detenido. Días después, la dirección de PDVSA negó los despidos, pero reconoció que estaba evaluando la renovación de al menos tres contratos de perforación. Sin embargo, la realidad es testaruda: menos producción, menos ventas, menos ingresos y, por tanto, menos empleados.

    En marzo, los sindicatos afirmaron que se paralizaron 24 taladros en el país. “La paralización de estas unidades obedece a la caída de los ingresos de PDVSA, situación que ha provocado el cese de algunos proyectos y la falta de pago a las contratistas que operan los taladros.” Los mismos sindicalistas, así como algunos periodistas y empresarios vinculados al sector o conocedores de éste, sostienen que PDVSA está incumpliendo planes de inversión ni está suministrando herramientas adecuadas a los obreros. PDVSA, la hucha del chavismo, no dispone de fondos ni para pagar a subcontratas y proveedores; en enero acumulaba un retraso en los desembolsos de tres meses. Si la petrolera no paga las piezas fundamentales para su actividad (tuberías, tanques válvulas, recipientes, etcétera) y los fabricantes y proveedores detienen el suministro, o bien quiebran, la producción de petróleo disminuirá aún más.

    Crisis mundial, desabastecimiento alimenticio, hambre, delincuencia imparable, pérdida de ingresos, imposibilidad de mantener el sistema clientelar y corrupto... El futuro para Venezuela se presenta muy negro.

    Si el chavismo debe prescindir de sus técnicos que le extraen el petróleo gracias al cual respira, ¿qué suerte correrán aquellos que sólo sirven para gritar en los actos políticos y votar en los referendos hasta que salga el resultado que quiere el amo?

    Por Pedro Fernández Barbadillo

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado La Venezuela Real

    es paro, desabastecimiento, corrupción, delincuencia, polarización política y social...

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado

    Washington, DC—La victoria de Hugo Chávez en el reciente referendo constitucional de Venezuela le permitirá postularse a la reelección para toda la vida. Pero no significa que pronto será capaz de establecer el Estado totalitario que anhela con tanto ardor.

    Los pesimistas apuntan que, tras una década de su arribo al poder, Chávez cuenta con fuerte apoyo popular a pesar de la alta inflación, la escasez de alimentos, el crimen rampante y la atmósfera tóxica creada por sus matonerías barriobajeras. Eso es cierto. Al igual que muchos populistas antes que él —Getulio Vargas en el Brasil de los 30´, Juan Perón en la Argentina de los 40´ y 50, Luis Echeverría en el México de los 70´ o Alan García en el Perú de los 80´—, la identificación de muchos venezolanos con Chávez se explica en parte por una predisposición cultural. Esa predisposición tiene preponderancia, a la hora de juzgar al líder, sobre los resultados económicos o las consideraciones morales.

    Aunque esta vez la oposición no logró derrotarlo, el referendo confirmó que Chávez tiene enfrente a millones de venezolanos que aborrecen su régimen antediluviano. La oposición obtuvo el 45,6 por ciento de los sufragios: casi 9 puntos porcentuales más que en 2006, cuando Chávez logró su tercer mandato. El voto del “No” triunfó en cinco estados clave y consiguió más del 40 por ciento en otros nueve. Sólo en uno de los varios estados gobernados por la oposición pudo trunfar el “Sí”. Y perdió en Mérida, un estado (des)gobernado por un pelele chavista.

    Si en los comicios legislativos del próximo año la oposición obtiene resultados parecidos, controlará casi la mitad de la Asamblea Nacional: sin duda un gran cambio en la composición de fuerzas con respecto a lo que sucede ahora, pues Chávez acapara el poder legislativo por la decisión de la oposición de abstenerse en 2005.

    Quizás lo más alentador del resultado sea la constatación de que la base de Chávez en los grandes centros urbanos, donde se concentran muchas de las principales barriadas de Venezuela, está seriamente erosionada: su poder depende cada vez más de las áreas rurales o provinciales del país. El simbolismo de la derrota de Chávez en el Petare, una importante barriada de Caracas, no debe subestimarse. La continua penetración de la oposición en la antigua base de Chávez tiene mucho que ver con la inflación y la escasez de alimentos, un drama social que comprobé hace unos meses durante un extenso recorrido por los barrios más pobres de Caracas. En el contexto de la actual recesión mundial, ese drama tenderá a agudizarse.,/p>

    Como tantos otros países latinoamericanos últimamente, Venezuela ha sido capaz de reducir la pobreza —temporalmente, claro— mediante la redistribución de los ingresos generados por la venta de su “commodity” estrella. Según un estudio del Center for Economic and Policy Research, en diez años la pobreza se ha reducido del 43 al 26 por ciento de la población. La circunstancia de que en tantos barrios poplares de Venezuela Chávez esté encontrando resistencia sugiere que la redistribución ha alcanzado su “techo” electoral. Ya no puede ocultar los numerosos males sociales que aquejan a los venezolanos de a pie, incluida la atroz tasa delictiva, superior a la de Colombia.

    Para solventar sus importaciones, Venezuela necesita que el precio de su barril de petróleo supere los 45 dólares. Para mantener su vasto sistema de clientelismo y subsidios, Chávez necesita que el precio duplique por lo menos ese importe. El hecho de que el gobierno decidiera, hace poco, saquear 12 mil millones de dólares de las reservas para compensar la caída de los ingresos es otro síntoma de que la bajada de los precios del petróleo representa un golpe al plexo asfixiante para el modelo de Chávez. Un modelo al que calza como guante la definición que hacía del populismo un ex Presidente panameño: “Si coloco a mi sobrina, lo llaman nepotismo; si coloco a la sobrina de otro, lo llaman solidaridad”. Para no hablar del gasto militar, que se ha multiplicado por nueve.

    En este referendo, hubo irregularidades en el 20 por ciento de los centros de votación, según Sumate, una respetada organización. El gobierno tuvo a su disposición el 85 por ciento de las trasmisiones televisivas y un vasto aparato de intimidación, incluidas las turbas mostrencas que atacaron a la oposición. Y el resultado sigue siendo éste: la oposición carecerá del apoyo suficiente para revertir el aluvión de Chávez, pero el gobernante venezolano carece del poder suficiente para plasmar su sueño totalitario.

    En caso de que los adversarios de Chávez sientan la tentación de sucumbir a la melancolía de la derrota, deben recordar esto: millones de cubanos probablemente cambiarían su tiranía por el régimen de Venezuela, que, no obstante los esmerados esfuerzos de Chávez, está aún lejos de ser una segunda Cuba. Y ese es el mérito exclusivo de sus gallardos adversarios.

    Por Alvaro Vargas Llosa

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado Crisis propia (de Venezuela y del socialismo)

    DESPLOME DE PRODUCCIÓN, INGRESOS Y EXPORTACIÓN

    La crisis de la petrolera PDVSA anticipa la bancarrota de Venezuela

    La joya de la corona del chavismo está al borde del abismo, endeudada hasta las cejas, emitiendo frenéticamente bonos y castigada con un descenso histórico de producción e ingresos. Si PDVSA quiebra, Venezuela vendrá detrás.



    Por FERNANDO DÍAZ VILLANUEVA, en LD

    Toda la Revolución Bolivariana apadrinada por el presidente Hugo Chávez depende de un solo producto: el petróleo; y de la empresa estatal que lo extrae y exporta: Petróleos de Venezuela (PDVSA) Sobre el maná de dólares que le reportaba el oro negro iba a construirse el Socialismo del Siglo XXI y la América del ALBA que acabase con la hegemonía yanqui en Hispanoamérica.

    Al final, la pésima gestión gubernamental de la empresa, la caída de la demanda mundial de petróleo y la nula confianza que un país como Venezuela inspira en los inversores han llevado a la otrora poderosa PDVSA al borde mismo de la bancarrota.

    Menos ingresos más gastos

    Los números no dan pie a muchas interpretaciones. Los ingresos se han desplomado un 52% en el primer semestre de 2009 debido a la contracción de la demanda, especialmente la norteamericana, y al incremento de gastos que ha tenido que enfrentar la petrolera tras la nacionalización en mayo de 60 empresas de servicios petroleros, cuyos 8.000 empleados han pasado a engrosar la nómina de PDVSA.

    Chávez, que expropió estas empresas en lo que denominó un “acto histórico de soberanía”, posee ya el control de la práctica totalidad de la industria petrolera venezolana, desde la extracción a la comercialización pasando por el transporte y el mantenimiento. Un mamotreto semejante y gestionado por los hombres del presidente, buenos súbditos pero malos empresarios, ha terminado por hacer aguas y comerse los jugosos y supuestamente inagotables réditos del petróleo.

    El Banco Santander ha tenido que poner sobre la mesa 2.000 millones de dólares para pagar nóminas que, muy probablemente, no recuperará. Los impagos son la tónica dominante en PDVSA. No se paga a los contratistas, ni a los proveedores ni, naturalmente, a los bancos. Lo poco que va quedando de empresa privada en Venezuela teme al presidente y a su avidez expropiadora.

    En el Palacio de Miraflores no parecen haber entendido la crisis terminal a la que se enfrentan y siguen gastando a manos llenas y regalando el dinero. Sólo en importaciones Venezuela gasta 40.000 millones de dólares anuales, que hoy son casi los ingresos petroleros del país. Habría que sumarle los intereses de la deuda y el gasto desaforado en mantener bien surtidos de fondos a los Gobiernos amigos de Bolivia, Ecuador y Cuba.

    PDVSA ha destinado unos 30.000 millones de dólares a los países clientes y a organizaciones prochavistas de todo el mundo. Y eso sólo para comprar voluntades en el exterior. Dentro de Venezuela la economía va adquiriendo los patrones de ineficiencia y corrupción de las economías socialistas.

    Los dispendios sociales crecen, pero no la producción del país, cada vez más estatalizada y sometida a los caprichos del caudillo bolivariano. Sólo en Defensa el gasto ha aumentado un 30%, que bien sirve para alimentar la paranoia oficial sobre la inminente guerra contra Colombia y los Estados Unidos. El Banco Central de Venezuela ha calculado el incremento de gasto público y lo ha cifrado en un aumento del 837% entre 1999 y 2007. Durante los años buenos ese gasto pudo ser amortiguado por la riada de petrodólares que inundó el país, ahora, con las vacas flacas, el sistema corre peligro de colapsar.

    Los inversores desconfían

    Los inversores le han dado la espalda al régimen porque no se fían de él. Unos porque hacer negocios en Venezuela constituye un riesgo considerable, otros porque el dictador no paga o lo hace tarde, mal y nunca. Las reservas de la Franja del Orinoco, que eran la gran esperanza de Chávez para remontar el vuelo, no terminan de ponerse a funcionar. Sólo se han firmado dos acuerdos, con la china CNPC y con la india ONGC. El resto de permisos siguen pendientes, embrollados en la laberíntica y arbitraria burocracia venezolana.

    Estados Unidos, principal cliente del petróleo venezolano desde siempre, se ha buscado alternativas. Han reducido las importaciones de crudo venezolano a la mitad. El Banco Mundial ha hecho público que tan sólo un 9,6% del petróleo importado por los EEUU viene de Venezuela, cuando hace 10 años era el 17%.

    Los vilipendiados yanquis han encontrado proveedores más confiables, como la brasileña Petrobras o la mexicana Pemex. Pero, paradójicamente, Venezuela es cada vez más dependiente del mercado estadounidense, no obstante, el porcentaje de la producción venezolana que se vende en Estados Unidos es del 74%, el nivel más alto en los últimos años.

    La economía de Venezuela, tal y como está concebida, es insostenible en el corto plazo. Si el petróleo se mantiene por debajo de los 100 dólares/barril Chávez lo tiene muy difícil para cuadrar unas cuentas ruinosas que cada vez se parecen más a las del Gran Capitán. Y la quiebra del modelo petrolero traería aparejada, inevitablemente, el colapso de su revolución bolivariana.
    ---- ---- -----

    Que así sea, amén.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,116

    Predeterminado Temor al desabastecimiento o el socialismo avanza

    Los comercios venezolanos han presentado una imagen dantesca este fin de semana: Cientos de venezolanos se agolpaban para abastecerse de los escasos productos básicos disponibles. La devaluación del bolívar de Chávez anuncia subidas de los precios de hasta el 50%, lo que ha hecho cundir el pánico.

    EFE/LD
    Numerosos venezolanos han desbordado los supermercados y tiendas abiertos este domingo para comprar alimentos y productos ante el temor de que suban los precios este lunes, cuando entre en vigor la devaluación anunciada por Hugo Chávez.

    En supermercados del este de Caracas se podía observar una importante afluencia de clientes que compraban productos de primera necesidad, como azúcar, leche o huevos, entre rumores de que iban a aumentar los precios hasta un 50 por ciento.

    En un supermercado del municipio de Chacao, los empleados habían retirado las etiquetas con el valor de las mercancías y uno de ellos comentó que se iban a modificar con los "nuevos precios", aunque sin poder confirmar de cuánto sería la subida.

    "Todo va a aumentar un 50 por ciento"

    Chávez anunció el viernes por la noche la devaluación de la moneda nacional, hasta ahora en 2,15 bolívares por dólar, e indicó que se establecían dos tipos de cambio: uno de 2,60 bolívares y otro de 4,30, siempre en el marco del control estatal de divisas, vigente desde 2003.

    La cotización de 2,60 bolívares regirá las importaciones prioritarias, entre ellas las del sector de los alimentos, la salud, el de maquinarias y equipos, ciencia y tecnología y todas las importaciones del sector público, así como remesas familiares o recursos de consulados y embajadas acreditadas en Venezuela.

    Para el resto, se utilizará una paridad de 4,30 bolívares por dólar, que llamó "dólar petrolero", y que especialmente permitirá cubrir los requerimientos del sector automovilístico, del comercio y de las telecomunicaciones.

    Las medidas, que entrarán en vigor mañana, ya han generado numerosas reacciones de rechazo por parte de economistas y también de políticos de la oposición, quienes consideran que si bien darán más ingresos al Estado, también supondrán más inflación en un país que cerró 2009 con un alza del Índice de Precios al Consumo (IPC) del 25,1 por ciento.

    En una nueva intervención el sábado, Chávez reiteró que el "ajuste" monetario impulsará el sector productivo nacional y no perjudicará a los ciudadanos.

    Por su parte, el ministro venezolano de Economía y Finanzas, Alí Rodríguez, advirtió hoy de que "es necesario hacer una reforma legal para castigar severamente a todo aquel que se descubra especulando, esa acción es un delito, porque no tiene ninguna legitimidad el hecho de que una persona incremente especulativamente los precios".

    "Por otro lado, hay que fortalecer aún más las instituciones y crear mecanismos de inteligencia para combatir la inflación", dijo Rodríguez en declaraciones a la estatal Radio Nacional de Venezuela (RNV).

    El ministro subrayó, a su vez, que la medida de "ajuste" del cambio de la moneda respecto al dólar ha sido decidida, entre otras, para estimular la producción interna para la exportación e ir sustituyendo importaciones

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org