Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 11
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    06 dic, 07
    Mensajes
    378

    Predeterminado polarización social

    Como ya he comentado en otras ocasiones, la polarización que crea el mercado libre por naturaleza de su propio funcionamiento se ve ejemplificada en este escrito.

    http://www.almendron.com/tribuna/ind...izacion-social

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado El radicalismo viene de la izquierda y los nacionalistas

    Cita Iniciado por BatX Ver Mensaje
    Como ya he comentado en otras ocasiones, la polarización que crea el mercado libre por naturaleza de su propio funcionamiento se ve ejemplificada en este escrito.

    http://www.almendron.com/tribuna/ind...izacion-social
    Durante las dos legislaturas del PP el peso de los salarios en la renta nacional no dejo de crecer en detrimento de las rentas del capital, pero desde que el PSOE ha vuelto al gobierno la tendencia se ha invertido. Objetivamente cuando gobierna la izquierda las diferencias sociales, a pesar de todo el discurso y la demagogia empleados, aumentan, y cuando se realizan políticas liberales en economía, tales como la muy tímidamente llevadas a cabo por Aznar, las distancias sociales se recortan. La razón fundamental es que con menores impuestos y mejor y más honrada gestión se invierte más y se crean más puestos de trabajo, verdadera llave para entrar en el edificio del reparto de la renta.

    Como consecuencia de ello, pero sobre todo por la creación artificial de puntos de fricción tales como la ley de memoria histórica (avivando un fuego prácticamente extinguido por motivos puramente biológicos) el adoctrinamiento desde la educación, el acoso a la enseñanza privada y otros por el estilo sí se produce polarización, pero ya sabemos a quién achacarla.

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    06 dic, 07
    Mensajes
    378

    Predeterminado

    Cita Iniciado por agente t Ver Mensaje
    Durante las dos legislaturas del PP el peso de los salarios en la renta nacional no dejo de crecer en detrimento de las rentas del capital, pero desde que el PSOE ha vuelto al gobierno la tendencia se ha invertido. Objetivamente cuando gobierna la izquierda las diferencias sociales, a pesar de todo el discurso y la demagogia empleados, aumentan, y cuando se realizan políticas liberales en economía, tales como la muy tímidamente llevadas a cabo por Aznar, las distancias sociales se recortan. La razón fundamental es que con menores impuestos y mejor y más honrada gestión se invierte más y se crean más puestos de trabajo, verdadera llave para entrar en el edificio del reparto de la renta.

    Como consecuencia de ello, pero sobre todo por la creación artificial de puntos de fricción tales como la ley de memoria histórica (avivando un fuego prácticamente extinguido por motivos puramente biológicos) el adoctrinamiento desde la educación, el acoso a la enseñanza privada y otros por el estilo sí se produce polarización, pero ya sabemos a quién achacarla.
    Los cambios en la economía son debidos más a los efectos del mercado que a las intervenciones o no intervenciones del gobierno.
    El que más poder tiene a la hora de influir en el estado de la economía es el mercado y, siendo este global, menos fuerza tienen los gobiernos para poder "controlarlo".
    En la era del PP tuvimos una mejor "racha" del mercado que en la época presente. El mercado sufre "rachas", altibajos, y el gobierno de turno tiene ciertos poderes en sus manos para intervenir en estos cambios; pero poco poder en realidad.
    No considero acertado responsabilizar completamente a un gobierno, al que sea, de los cambios que sufre la economía.

    En cuanto a lo segundo, excepto en cuanto a la memoria histórica, estoy completamente de acuerdo contigo.
    En la educación lo que están haciendo es totalmente radical e injusto.
    La ley de la memoria histórica consiste en arreglar aquellas injusticias heredadas de la dictadura. Creo que hay que ser delicado con este asunto pero pienso que ahora el riesgo ya es bajo.
    Un monumento es un símbolo de agradecimiento; no tiene mucho sentido conservar un agradecimiento a alguien al que, por la gran mayoría de la sociedad, no se le agradece nada.

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    06 dic, 07
    Mensajes
    378

    Predeterminado

    Cita Iniciado por ohem Ver Mensaje
    La polarización ¿únicamente puede venir de la libertad en el mercado?, ¿hay libre mercado en España?, ¿no será que el Estado protege a ciertas compañías mientras las otras deben competir de manera desigual contra ellas?, ¿no será que mientras más impuestos te fijen para subsidiar compañías del Estado, menos dinero tienen para gastar y mejorar su condición de vida?
    Pienso que la polarización puede surgir tanto de la libertad en el mercado como de una mala intervención por parte del estado.

    En cuanto a tu comentario sobre la Unión Soviética, solo decirte que no creo en el comunismo.
    Defiendo una economía libre con las intervenciones justas y necesarias para solucionar los problemas que esta crea.

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Sucedido en Madrid

    Quien haya recorrido el centro de la capital durante esta Jornada Mundial de la Juventud ha presenciado el choque desigual entre inocencia y vileza. Ha visto calles animadas por riadas de jóvenes que se movían en todas direcciones, transmitiendo alegría y libertad. Agrupados en pequeños contingentes según su procedencia, evocada mediante camisetas y banderas nacionales, lucían una edificante diversidad lingüística, racial y cultural. Entre sonrisas tímidas a los lugareños, componían una celebración multicolor de identidades, en la que el paseante indiferente a la religión reconocía con satisfacción a libaneses, argentinos, rusos, italianos, keniatas, malayos, canadienses, coreanos, australianos, alemanes, sirios, etcétera.

    Bajo el sofocante agosto, resaltaban los cuerpos juveniles con generosa piel al descubierto, rebosando salud y ganas de vivir. Los sexshop y las putas de Montera languidecían por falta de miradas. Toda la atención recaía en ese gentío tranquilo y feliz, que no vociferaba, sino que degustaba los placeres culturales, turísticos y gastronómicos. Que compraba en las tiendas, poblaba las terrazas que en agosto habrían estado desangeladas, entraba y salía de museos, disfrutaba del ocio en cafeterías y restaurantes. Han tenido que dejarse un dineral, para alivio de la hostelería y el comercio madrileños, esos centenares de miles de personas, con una edad media de veinte años como mucho, que vinieron a pasárselo bien. Que no entonaban rezos ni cánticos religiosos fuera de los eventos programados. Que no le predicaban al transeúnte. Una amable muchachada que apenas se distinguía, además de por su internacionalismo colorista, por un toque añadido de civismo y de pulcritud individual.

    Enfrente les tocó tener, en episodios abochornantes que incluyeron conatos de agresión física por parte del celebérrimo cainismo español, a una apelmazada turba formada por gamberros antisistema, viragos iracundas y agrios talluditos, cuya edad media en conjunto superaría la cincuentena. Energúmenos que chillaban e insultaban irradiando despecho y sordidez. Diríase que constituían una jauría de tipejos faltones, con desaliño indumentario y ojeriza en cada gesto, los rostros desencajados y los puños en el aire, dispuestos a abalanzarse sobre cuantos no fuesen de su cuerda. Vaya contraste en lo tocante a conducta, lenguaje verbal y corporal, estética, aptitud para convivir y respetar el pensamiento ajeno. Mientras, los bien dotados armarios de la policía nacional hacían gala de impavidez equidistante.

    Cualquier ateo decente no puede sino sentirse hermanado con estos católicos, para desmarcarse con aversión y contundencia de tales detractores. Partiendo de la realidad de que unos y otros evidenciaban sus creencias y mitologías, es notorio que los primeros lo hacían con decoro y placidez, mientras que los segundos sólo enfatizaban la soez ferocidad típica del totalitarismo. Definitivamente, Torquemada había cambiado de bando.

    Los progresistas carpetovetónicos dan siempre la nota, esta vez ante visitantes de innumerables países. ¡Y encima basando su despliegue truculento en que la JMJ era perjudicial para la economía y las libertades de los ciudadanos! La patología del newspeak orwelliano emerge meridiana. Precisamente el comunismo supone la superstición más esclavizadora, enajenada y genocida que haya visto la luz sobre la faz de la tierra. A diferencia verificable del cristianismo, no ha producido ni una música, ni unas artes plásticas, ni una filosofía, ni una teoría del derecho que puedan despertar admiración objetiva en quienes no compartan su escatología. De ahí que el cristianismo, desprovisto de fe, haya podido derivar en belleza, civilización y democracia para los agnósticos inteligentes. Mientras que el comunismo, una vez desmentido en su teoría y su praxis, por desgracia no dé más que para el matonismo y la ramplonería.

    Bernd Dietz, en LD

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado El fraude contable de los antipapa

    El agrio debate político y social que levantó la visita del Papa a Madrid con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se centró casi exclusivamente en el gasto público asociado a dicho acto. Los anticlericales aprovecharon la ocasión para enarbolar la bandera de la austeridad bajo el argumento de que el Estado es laico y, por tanto, no debe financiar un evento organizado por "una empresa privada llamada Iglesia Católica".

    Lo primero que llama la atención es la falta de consenso entre los convocantes de la manifestación antipapa del pasado 17 de agosto a la hora de estimar dicho coste. Así, mientras unos lo elevan a 100 millones de euros, otros lo rebajan a 50 e incluso algunos lo reducen a apenas 25 millones.

    Sin embargo, más allá del baile de cifras, lo relevante aquí es la falta de criterio a la hora de elaborar dicho cálculo. No en vano, según explican los propios manifestantes, esta partida englobaría los gastos de seguridad y limpieza, la cesión gratuita de espacios y locales públicos para los actos relacionados con la visita, descuentos especiales en el transporte público para los asistentes y, sobre todo, las exenciones fiscales que disfrutan las empresas benefactoras de la JMJ. Y es que, al tratarse de un Acontecimiento de Especial Interés Público, las aportaciones privadas para financiar este acto gozarán de deducciones fiscales de entre el 45% y el 90%.

    Se trata, simplemente, de una suma imposible desde el punto de vista contable. Los antipapa se han limitado a aglutinar partidas que nada tienen que ver unas con otras, de modo que no son equiparables. Confunden churras con merinas o, dicho de otro modo, la suma de dos pollos y dos manzanas no da como resultado cuatro naranjas, sino dos pollos y dos manzanas.

    La base de todo balance contable se divide en "debe" (gastos) y "haber" (ingresos). Los grupos laicos, insertos en el movimiento 15-M, no dividen ambas categorías para estimar el coste de la visita papal, ya que contabilizan como gasto lo que es ingreso, y viceversa. El único gasto público, y por tanto computable al "debe", es el concerniente al despliegue extra de servicios de seguridad y limpieza. Lo demás, el grueso del coste estipulado por los anticlericales, son partidas insertas en el "haber", es decir, imputables a la casilla de ingresos públicos.

    No se trata de una diferencia baladí, sino de una cuestión clave para determinar el impacto real de la JMJ en las cuentas públicas. La cesión gratuita de espacios, los descuentos en transporte y las desgravaciones fiscales de las empresas benefactoras, que aglutinan más del 80% del coste estimado por los manifestantes, no se pueden contabilizar como gasto público sino como ingreso, o más bien ausencia del mismo en este caso. El gasto público directo es el relativo a la seguridad y a la limpieza, de modo que los famosos 100 ó 50 millones estipulados son un simple fraude desde el punto de vista contable, único válido en este tipo de materias.

    Un gasto extra que, por otro lado, ha sido ampliamente compensado por los ingresos fiscales derivados de la llegada de cerca de millón y medio de peregrinos a Madrid. La Cámara de Comercio de Madrid y de la Confederación de Empresarios de Madrid (CEIM) han estimado en unos 160 millones los beneficios que se han llevado los hoteles, el transporte privado y los comercios con motivo de la JMJ en apenas cuatro días. Beneficios de los cuales, cómo no, se deriva el pago de impuestos. De este modo, la visita papal no sólo no ha supuesto ningún tipo de dispendio público sino que ha resultado lucrativo para los intereses de las administraciones involucradas gracias al repunte de la actividad comercial en pleno mes de agosto.

    Por último, y una vez aclarado este enorme error de bulto cometido por los anticristianos, cabe señalar la brutal hipocresía que subyace en la exigencia de austeridad cuando la izquierda defiende, siempre y en todo lugar, la expansión del gasto público y el crecimiento del Estado como remedio para todos los males. De hecho, ninguno de los convocantes ha lanzado crítica alguna contra las cuantiosas subvenciones (gasto directo) que perciben sindicatos, asociaciones de toda índole, fundaciones, empresas e incluso sectores enteros, como el de las energías renovables, por valor de miles de millones de euros cada año. En definitiva, un claro ejemplo de analfabetismo contable y profunda falsedad moral.


    Manuel Llamas es jefe de Economía de Libertad Digital y miembro del Instituto Juan de Mariana.

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Policía abandonada

    Los graves incidentes de la semana pasada en Madrid no sólo no se han saldado con alborotadores detenidos, sino que han tenido como consecuencia el acoso en internet a miembros de las FCSE, en una campaña delictiva que está quedando impune. A nadie se le escapa que la permisividad de Camacho responde a las necesidades electorales de Rubalcaba, que es con quien comenzaron las cesiones en la calle desde mediados de mayo. En las últimas elecciones fue la izquierda radical la que dio el triunfo al PSOE, y Rubalcaba no puede prescindir de ella en las elecciones de noviembre. Así que la trata con sumo esmero y enorme cuidado a los radicales del 15-M, consciente de que sin ellos lo tendrá más difícil. Así que, convertidos los "indignados" en "consentidos", su escalada de violencia ha sido y es exponencial: los ataques contra los peregrinos de la JMJ son sólo el último episodio de una violencia sorda: desde mayo, 40 agentes de la policía han resultado heridos.

    Por otra parte, desde el equipo electoral de Rubalcaba han decidido impulsar a esta izquierda extraparlamentaria, cuyas movilizaciones acaban en incidentes. El desmoronamiento electoral del PSOE en las pasadas elecciones locales y autonómicas, las oscuras encuestas, y las medidas económicas que Europa ha impuesto férreamente al Gobierno, ha puesto a los socialistas en una posición muy delicada. La agitación callejera, la toma de la calle por parte de los radicales del 15-M proporciona visibilidad a las fracasadas recetas socialistas: en economía, en reformas institucionales o en la cuestión del laicismo, los tumultos callejeros mantienen vivas las aspiraciones izquierdistas. Que El País prefiera informar en portada sobre trescientos indignados e Tirso de Molina antes que de dos millones en Cuatro Vientos con el Papa, es significativo. Como lo es que Elena Valenciano equipare a los agresores con los peregrinos –mujeres, menores y hasta paralíticos–.

    Claro que entre la izquierda huérfana de ideas y socialmente en declive y las necesidades de Rubalcaba para noviembre, por un lado; y la violencia desatada por el 15-M se encuentra el ministro del Interior Camacho. Si en otros casos, como el del bar Faisán, Camacho se esconde tras la policía, en este caso ha dejado abandonados a su suerte a los agentes de las UIP. Con las órdenes recibidas, son literalmente sujetados por la delegación del Gobierno en Madrid, mientras se les provoca en la calle y se les lincha en internet: delitos varios que no tienen consecuencias gracias a los privilegios concedidos por Camacho a los "indignados". No entendemos como la delegada Carrión no ha dimitido, ni por qué Camacho no ha informado ya en el Congreso sobre lo sucedido en la manifestación contra la JMJ, tal y como, por ejemplo, sí ocurrió en Gran Bretaña.

    Más allá de la caza al policía llevada a cabo por estos grupos antisitema y la utilización socialista de los incidentes, está la creciente degradación del orden público a la que asistimos desde mayo, primero con Rubalcaba y después con Camacho. La impunidad de determinados delitos, e incluso el acoso a las FSE por parte de grupos organizados y de irresponsables medios de comunicación, está socavando la legitimidad estatal para emplear la fuerza. Dicho en otros términos: la debilidad policial impulsa e invita a cualquiera con fuerza suficiente a desafiar al Estado, da igual que sea en las "choznas" de Bilbao que en la Puerta del Sol. Resulta evidente que el orden público no está hoy en día garantizado, y no por falta de medios o por preparación policial, sino por una decisión política e ilegítima tomada por el ministro Camacho. Él ha dejado a la policía abandonada.

    Por GEES, Grupo de Estudios Estratégicos. En LD

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado El origen del poder sindical

    Transcurrido casi año y medio desde la conversión de Zapatero a la realidad económica (mayo de 2010), nos encontramos con que la crisis europea no está en vías de solución ni España está hoy más cerca de la recuperación económica. El Gobierno socialista español ha dilapidado el posible efecto de credibilidad y confianza de su dramática conversión, más aparente que real, y ha perdido todo este tiempo en un intento pueril de engañar nada menos que a Bruselas, París, Berlín y a los inversores, acreedores y electores.

    Son muchos, desde luego, los obstáculos estructurales e institucionales que frenan nuestro crecimiento económico pero el principal, el que hace de España un caso único en el mundo desarrollado, es sin duda, nuestro marco laboral y sindical. A la vista de lo ocurrido en los treinta y cinco años transcurridos desde 1975, hoy podemos afirmar con rotundidad que la creación de empleo ha sido el gran fracaso de la España democrática. Y que ello se ha debido a un marco laboral y sindical claramente incompatible con el funcionamiento de una economía de mercado abierta a la competencia exterior. Hemos tenido que vivir con un mercado laboral tan disparatado e injusto que el período de máxima prosperidad (1997-2007) nuestra tasa oficial de paro no bajó del 8% de la población activa, porcentaje que se considera inaceptable en la mayoría de los países desarrollados.

    No estamos descubriendo nada nuevo. Economistas e instituciones nacionales y extranjeras llevan decenios recordando a los gobiernos de España la necesidad de enfrentarse de una vez con el gravísimo problema de nuestro mercado laboral. Hace más de quince años, por ejemplo, animado por la victoria conservadora en las elecciones generales de 1996 (24% de paro), el autor de estas líneas aconsejaba en Cinco Días abandonar la actitud resignada que se ha mantenido ante el problema desde la muerte de Franco.

    Ante el poco éxito de su consejo, este autor volvía cinco años después sobre el tema: "La suma de intervencionismo franquista, consenso democrático y estado de bienestar socialista nos ha llevado en España al sistema laboral y sindical más injusto y disfuncional del mundo desarrollado, que muy probablemente ha retrasado en varios años nuestra convergencia real con la renta media de la Unión Europea".

    Docenas de estudios e informes se han publicado en la misma línea en los últimos treinta años y con el mismo efecto, es decir, ninguno. España ha mantenido de forma continua, en años buenos y en años malos, el doble de paro que los demás países desarrollados.

    Los sindicatos han llegado, incluso, a sustituir al poder legislativo en los temas laborales, aunque todo ello haya resultado en un paro escandaloso, sin igual en el mundo desarrollado. ¿Cómo es posible que estas organizaciones, cuya afiliación real no llega hoy ni al 6% de la población activa, hayan conseguido privilegios y financiación sin fin con gobiernos socialistas y con gobiernos conservadores?

    La falta de información fiable y la complejidad misma del proceso han ocultado con eficacia el camino que nos lleva desde el sindicalismo revolucionario de inspiración marxista del siglo XIX al sindicalismo institucionalizado de hoy, convertido al reformismo a cambio de increíbles privilegios y muy generosas subvenciones estatales. Gobiernos de todos los signos, incluido los de los últimos años del franquismo, han estado siempre dispuestos a conseguir la "paz social" a cambio de otorgar generosa financiación y amplios privilegios y poderes a los aparatos sindicales.

    Tal vez la causa del comportamiento tan temeroso de todos nuestros gobiernos democráticos ante las exigencias sindicales esté precisamente en lo disparatado de sus fines y objetivos declarados. Así, cuando en 1977 los tres principales sindicatos alcanzan pleno reconocimiento legal, Comisiones Obreras sigue con su objetivo de "destruir las estructuras de la sociedad capitalista"; la Unión Sindical Obrera habla de "transformar el Estado burgués como organización económica explotadora" y la Unión General de Trabajadores clama por "una nueva sociedad basada en la propiedad colectiva de los medios de producción". Todo esto tenía más importancia de lo que puede parecer hoy, treinta años después, pues en España entonces estábamos en la delicada operación histórica de la Transición, un partido laborista radical gobernaba y arruinaba al Reino Unido y en Francia cuatro años después, en 1981, Mitterrand ganaba las elecciones con un programa no muy diferente al de nuestros sindicatos. En este contexto histórico es muy posible que estas baladronadas sindicales asustasen a nuestra clase política. Lo que sí sorprende es que el susto haya durado tantos años.

    Carlos Bustelo, en LD

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado La influencia destructiva de la Teología de la Liberación

    Los carperos son un grupo de personas, supuestamente sin tierras, que, en un reunión reciente con el presidente, Fernando Lugo, volvieron a insistir en la necesidad de contar con una ley que limite la posesión de propiedades.

    El planteamiento de este sector afectaría no sólo a los extranjeros, también a los paraguayos, y tendría por objeto que no haya quien posea más de 5.000 hectáreas. El proyecto propone tres métodos concretos para conseguir tal propósito: la nacionalización, la confiscación y la expropiación.

    Los dirigentes carperos estuvieron acompañados en dicha entrevista por el gobernador de San Pedro, José Paková Ledesma, el dirigente José Rodríguez y el titular del Indert (Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra), Marciano Barreto, así como por sindicalistas de Acepar (Aceros del Paraguay) y de Petropar (Petróleos Paraguayos) y por representantes de indígenas.

    Todos ellos tienen dos propósitos comunes. El primero es convertir a los carperos en una fuerza de choque para luego sacar rédito de ello en las compulsas electorales. Ganándose la simpatía de cierto sector de la población, los carperos irán desarrollando una estrategia de amedrentamiento contra los propietarios en el campo, a fin de extorsionarlos continuamente con invasiones y robos para luego hacerlos vender sus propiedades al menor precio posible.

    El segundo propósito ya no es operativo, como sí lo es el anterior. Es una cuestión de fondo, que afecta directamente a los derechos de propiedad. Desde que Marx y Engels escribieron en 1848 que los comunistas deben resumir su teoría en una sola frase: "Abolir la propiedad privada", esta propuesta ha encantado a algunos miembros de la Iglesia Católica, sobre todo a los partidarios de la Teología de la Liberación.

    Desde entonces, y como varios de nuestros dirigentes creen que Jesús fue el primer comunista, la lucha social sólo sería viable mediante la conjunción del cristianismo y el marxismo.

    Esto es un error. Una equivocación que no debe tomarse a la ligera.

    En aquella audiencia de la que fue anfitrión el mismo presidente de la República no se escuchó ningún reclamo en contrario. Nadie se animó a criticar a los carperos su desatinada idea. De hecho, a todos les encanta ese "verdadero programa social". No les interesa reconocer que la propiedad privada ha sido, desde hace miles de años, el derecho esencial para dignificar al hombre. El mismo presidente Lugo, por su preparación sacerdotal, sabe que el papa León Xlll hace más de cien años dijo que, bajo la pretensión de igualdad, no se puede violar la fortuna ajena. Y tanto Juan Pablo ll como Benedicto XVl han afirmado que en la Biblia existe una ética política por la cual "la destrucción de la propiedad nunca podrá justificarse por la fe".

    ¿Cómo pretenden los carperos y sus allegados en el Gobierno construir destruyendo? La propiedad privada está en la base misma de los derechos humanos. Con premeditación y alevosía delincuencial, los carperos y sus promotores desde el Gobierno transgreden no sólo la moral judeocristiana inserta en los Diez Mandamientos, también lo que dice nuestro sistema jurídico: no robarás.

    Pero a ellos les tienen sin cuidado la moral judeocristiana y las leyes nacionales. En el fondo están resentidos por su condición social, que consideran un estigma que no se puede cambiar, a menos que se recurra al robo, la violencia o la confiscación, como de hecho hacen. Siguiendo con su lógica expositiva, se nace proletario o se nace burgués. El rico y el pobre son enemigos mortales. Y como están convencidos de que no pueden modificar sus vidas mediante el trabajo, la cooperación y la paz, prefieren una sociedad confrontacionista y enardecida en la que nadie debería disfrutar de su esfuerzo y talento.

    De este modo, los carperos reunidos con el presidente Lugo y sus allegados nos acaban de ofrecer una genuina propuesta feudal con influjo de la Teología de la Liberación. Volver quinientos años atrás, cuando, con la llegada de los españoles y portugueses, la monarquía era dueña de todas las tierras. Los derechos de propiedad no existían y la libertad individual era desconocida. Eran los reyes los que generaban los privilegios, y la propiedad permanecía en manos de la corona.

    Luego de cientos de años de colonia, y desconociendo nuestra misma independencia patria, los carperos, con la connivencia del presidente de la República, un gobernador y el titular del Indert, pretenden seguir con la misma política monárquica de antaño. Tienen una propuesta feudal, esta vez bajo la destructiva influencia de la Teología de la Liberación.



    © El Cato

    por VÍCTOR PAVÓN, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Tecnológica Intercontinental (Paraguay). En LD

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,924

    Predeterminado Agitación revolucionaria

    Un sindicalista de la banca, que no ha trabajado en su vida, me entrega a través de un intermediario un panfleto desestabilizador y revolucionario contra el gobierno de Rajoy. Es evidente que él no se atreve a dármelo directamente, porque se lo hubiera tirado a la cara y, de paso, le habría dicho: eres un sinvergüenza, un mentiroso y, sobre todo, un traidor a una nación en ruina por culpa, entre otros, de tus sindicatos de clase y del gobierno socialista de Rodríguez Zapatero, que nos ha dejado en pelota picada a los españoles.

    Este sindicalista-basura, un gañán, cree que alguien con un poco de sensatez puede hacer caso a un panfleto que mantiene que "en 100 días Rajoy ha hecho retroceder a España al siglo pasado". Estamos, en efecto, ante un imbécil, o peor, un asesino de guante blanco, porque nos hace perder los más preciado del ser humano: el tiempo. El problema es que este tipo de idiota está alentado por la política revolucionaria de Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano. Y, lo que es peor, por un periódico que presume de ilustrado, cuando no pasa del sectarismo más agraz y totalitario de comienzos del siglo veinte. He aquí un ejemplo terrible de agitación revolucionaria, casi morbosa, contra un poeta, un sencillo poeta, como Nicanor Parra, que ha recibido el Premio Príncipe de Asturias, pero que el diario El País lo descalifica por loco con estos dos "exabruptos" tan revolucionarios como sectarios:

    "Estimado Nicanor, convendría decirle, ¿no sabe usted que a un lado están los buitres capitalistas que quieren devorarlo todo para engordar y, al otro, una gente que padece sus excesos?" Si no tienen suficiente, queridos lectores, con esa sandez demagógica contra el capitalismo, sigan leyendo la sección El acento del diario de Prisa, y hallarán este otro tópico criminal de la izquierda totalitaria: "¡Hombre, Nicanor! ¿No sabía usted que la derecha siempre protege las cosas de los poderosos y que la izquierda anda como procurando defender a los desposeídos?"

    ¿Qué decir ante estos "finos" análisis del diario El País? Nada. Producen vergüenza ajena... Rajoy gobierna, intenta salvar a este país del abismo, enfrentándose a una izquierda con unos medios de comunicación que, a veces, parecen sacados del túnel del tiempo de Stalin. La ideología es, en mi opinión, un problema tan grave como la situación económica.

    Agapito Maestre, en LD

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org