"La España de charanga y

pandereta,

cerrado y sacristía,

devota de Frascuelo y de

María"

"Esa España inferior que ora y

bosteza,

vieja y tahur, zaragatera y

triste;

esa España inferior que ora y

embiste

cuando se digna usar de la cabeza’’


‘‘Nuestro español bosteza’’





¿Es hambre?¿sueño?¿hastío?

Doctor..¿tendrá el estómago vacío?

-El vacío es más bien en la cabeza."



Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.
¿Espera, duerme o sueña? ¿La sangre derramada
recuerda, cuando tuvo la fiebre de la espada?
Todo se mueve, fluye, discurre, corre o gira;
cambian la mar y el monte y el ojo que los mira.
¿Pasó? Sobre sus campos aún el fantasma yerta
de un pueblo que ponía a Dios sobre la guerra.
La madre en otro tiempo fecunda en capitanes,
madrastra es hoy apenas de humildes ganapanes.
Castilla no es aquella tan generosa un día,
cuando Myo Cid Rodrigo el de Vivar volvía,
ufano de su nueva fortuna, y su opulencia,
a regalar a Alfonso los huertos de Valencia;
o que, tras la aventura que acreditó sus bríos,
pedía la conquista de los inmensos ríos
indianos a la corte, la madre de soldados,
guerreros y adalides que han de tornar, cargados
de plata y oro, a España, en regios galeones,
para la presa cuervos, para la lid leones.
Filósofos nutridos de sopa de convento
contemplan impasibles el amplio firmamento;
y si les llega en sueños, como un rumor distante,
clamor de mercaderes de muelles de Levante,
no acudirán siquiera a preguntar ¿qué pasa?
Y ya la guerra ha abierto las puertas de su casa.
Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora.
El sol va declinando. De la ciudad lejana
me llega un armonioso tañido de campana
—ya irán a su rosario las enlutadas viejas—.
De entre las peñas salen dos lindas comadrejas;
me miran y se alejan, huyendo, y aparecen
de nuevo, ¡tan curiosas!... Los campos se obscurecen.
Hacia el camino blanco está el mesón abierto
al campo ensombrecido y al pedregal desierto.


España miserable ayer conquistadora, envuelta en tus andrajos, desprecias cuanto ignoras, país inferior que ora y que embiste, cuando se digna usar la cabeza... Filosofos ahítos de sopa de convento, "intelectuales" de pacotilla... El Inglés, el Alemán y el Francés crean y el español sólo imita... El español sólo usa la cabeza para ponerse la boina...