Página 1 de 9 123 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 81

Tema: Praxeología

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    19 jul, 07
    Mensajes
    6

    Cool Praxeología

    Bueno he estado buscando info, rebuscando y leyendo; deseo saber mucho sobre praxeología, si pueden ayudar sería perfeto.

    Entonces praxeología es...

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado

    Según Wikipedia, prexeología es:

    la ciencia de la acción humana. El término fue acuñado en1890 por Alfred Espinas en la Révue Philosophique, pero se usa comúnmente en relación con la obra del economista austriaco Ludwig von Mises y sus seguidores.
    Von Mises intentó encontrar la raíz conceptual de la economía. Como otros economistas clásicos, rechazaba el uso de la observación, diciendo que los actores humanos eran demasiado complejos como para reducirlos a sus componentes y demasiado conscientes de sí mismos como para no alterar su comportamiento al saberse observados. La observación de la acción humana, o la extrapolación a partir de datos históricos, por tanto, sufrirían siempre de la contaminación por factores pasados por alto, a diferencia de las ciencias naturales.
    Para contrarrestar la naturaleza subjetiva de los resultados del análisis histórico y estadístico, von Mises propuso el estudio de la estructura lógica de la acción humana.
    De la Praxeología, Mises derivó la idea de que cada acto consciente del ser humano tiene como meta la mejora del nivel de satisfacción de la persona. Tuvo especial cuidado en señalar que la Praxeología no se ocupa de la definición individual de lo que es la satisfacción, sino sólo el modo en el que el individuo la busca: la forma en que la persona incrementa su satisfacción eliminando una fuente de descontento. Ya que el futuro es incierto, toda acción es especulativa.
    Define al hombre de acción como uno capaz de pensar lógicamente -ser de otro modo equivaldría a reducirse a un ente que reacciona instintivamente a los estímulos del entorno-. De modo similar, el hombre de acción debe tener al menos una fuente de desagrado que crea poder eliminar, en caso contrario, no podría actuar.
    Otra conclusión a la que llegó von Mises fue que las decisiones se toman en modo ordinal: es imposible llevar a cabo más de una acción al mismo tiempo, ya que la mente consciente es capaz de procesar una decisión a la vez -aún cuando estas decisiones se tomen en rápida secuencia, pareciendo simultáneas-. Así, el individuo actuará según sus prioridades: removerá primero la fuente de su mayor descontento, para ir progresivamente reevaluando su situación e identificando la siguiente mayor fuente de descontento. Por lo tanto, su segunda meta siempre será menos importante que su primera meta, y así sucesivamente. Así, su satisfacción por cada meta subsecuente alcanzada será menor que las que obtuvo de metas más apremiantes. Ésta es la regla de la utilidad marginal decreciente.


    Pero es sólo la introducción al tema, tienes 23900 entradas en Google, y toda tu vida para buscar y consultar más fuentes.

    También puedes buscar por praxiología

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    21 ene, 07
    Mensajes
    132

    Predeterminado

    los libros de Mises, rothbard y los papers de HH Hoppe sobre el tema están todos online.

    buscar en el www.mises.org

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    19 jul, 07
    Mensajes
    6

    Predeterminado

    Ok, bueno creo que ya explote todo lo posible en español acerca de praxeologia, aún estoy con lo de las webs en ingles; como veo ahora, es complicado el tema y continuo... ya tenia info de las webs y demás pero igual gracias.

    rjtt

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado La Praxeología según Mises

    Nuestra ciencia se ocupa de la acción humana, no de los fenómenos
    psicológicos capaces de ocasionar determinadas actuaciones.
    Es ello precisamente lo que distingue y separa la teoría
    general de la acción humana, o praxeología, de la psicología.
    Esta última se interesa por aquellos fenómenos internos que
    provocan o pueden provocar determinadas actuaciones. El objeto
    de estudio de la praxeología, en cambio, es la acción como
    tal. Queda así también separada la praxeología del psicoanálisis
    de lo subconsciente. El psicoanálisis, en definitiva, es psicología
    y no investiga la acción sino las fuerzas y factores que impulsan
    al hombre a actuar de una cierta manera. El subconsciente
    psicoanalítico constituye categoría psicológica, no
    praxeológica. Que una acción sea fruto de clara deliberación o
    de recuerdos olvidados y deseos reprimidos que desde regiones,
    por decirlo así, subyacentes influyen en la voluntad, para nada
    afecta ,a la naturaleza del acto en cuestión. Tanto el asesino
    impelido al crimen por subconsciente impulso (el Id ), como el
    neurótico cuya conducta aberrante para el observador superficial
    carece de sentido, son individuos en acción, los cuales, al
    igual que el resto de los mortales, persiguen objetivos específicos.
    El mérito del psicoanálisis estriba en haber demostrado
    que la conducta de neuróticos y psicópatas tiene su sentido;
    que tales individuos, al actuar, no menos que los otros, también
    aspiran a conseguir determinados fines, aun cuando quienes
    nos consideramos cuerdos y normales tal vez reputemos
    sin base el raciocinio determinante de la decisión por aquéllos adoptada y califiquemos de inadecuados los medios escogidos
    para alcanzar los objetivos en cuestión.
    El concepto "inconsciente" empleado por la praxeología y el concepto «subconsciente » manejado por el psicoanálisis pertenecen a dos órdenes distintos de raciocinio, a dispares campos de investigación. La
    praxeología, al igual que otras ramas del saber, debe mucho al psicoanálisis. Por ello es tanto' más necesario trazar la raya que separa la una del otro.

    La acción no consiste simplemente en preferir. El hombre
    puede sentir preferencias aun en situación en que las cosas y
    los acontecimientos resulten inevitables o, al menos, así lo crea
    el sujeto. Cabe preferir la bonanza a la tormenta y desear que
    el sol disperse las nubes. Ahora bien, quien sólo desea y espera
    no interviene activamente en el curso de los acontecimientos
    ni en la plasmación de su destino.
    El hombre, en cambio, al
    actuar} opta , determina y procura alcanzar un fin. De dos cosas
    que no pueda disfrutar al tiempo, elige una y rechaza la otra .
    La acción, por tanto , implica, siempre y a la vez, preferir y renunciar.
    La mera expresión de deseos y. aspiraciones, así como la
    simple enunciación de planes, pueden constituir formas de actuar,
    en tanto en cuanto de tal modo se aspira a preparar ciertos
    proyectos. Ahora bien, no cabe confundir dichas ideas con las
    acciones a las que las mismas se refieren. No equivalen a 'las
    correspondientes actuaciones que anuncian, preconizan o rechazan.
    La acción es una cosa real. Lo que cuenta es la auténtica conducta del hombre, no sus intenciones si éstas no llegan a realizarse.

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado

    Por lo demás, conviene distinguir y separar con
    precisión la actividad consciente del simple trabajo físico. La acción implica acudir a ciertos medios para alcanzar determinados fines. Uno de los medios generalmente empleados para conseguir tales objetivos es el trabajo. Pero no siempre es así. Basta en ciertos casos una sola palabra para provocar el efecto deseado.
    Quien ordena o prohíbe actúa sin recurrir al trabajo
    físico. Tanto el hablar como el callar, el "sonreírse" el quedarse serio, pueden constituir actuaciones. Es acción el consumir y el recrearse, tanto como el renunciar al consumo o al deleite que tenemos a nuestro alcance.

    La praxeología, por consiguiente, no distingue entre el
    hombre «activo» o «enérgico» y el «pasivo» o «indolente». El hombre vigoroso que lucha diligentemente por mejorar su situación actúa al igual que el aletargado que, lleno de indolencia, acepta las cosas tal como vienen. Pues el no hacer nada
    y el estar ocioso también constituyen actuaciones que influyen en la realidad. Dondequiera concurren aquellos requisitos precisos para que pueda tener lugar la interferencia humana, el hombre actúa, tanto si interviene como si se abstiene de intervenir.

    Quien resignadamente soporta cosas que podría variar
    actúa tanto como quien se moviliza para provocar una situación distinta. Quien se abstiene de influir en el funcionamiento de los factores instintivos y fisiológicos, que podrían interferir actúa también. Actuar no supone sólo hacer, sino también dejar de hacer aquello que podría ser realizado.

  7. #7
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado

    Cabría decir que la acción es la expresión de la voluntad
    humana. Ahora bien, no ampliamos con tal manifestación nuestro conocimiento, pues el vocablo «voluntad» no significa otra cosa que la capacidad del hombre para elegir entre distintas actuaciones, prefiriendo lo uno a lo otro y procediendo de acuerdo con el deseo de alcanzar la meta ambicionada o de rehuir la deseada.

    Requisitos previos de la acción humana

    Consideramos de contento y satisfacción aquel estado del
    ser humano que no induce ni puede inducir a la acción . El hombre, al actuar, aspira a sustituir un estado menos satisfactorio por otro mejor. La mente preséntale al actor situaciones más gratas, que aquel que, mediante la acción, pretende alcanzar.

    Es siempre el malestar el incentivo que induce al individuo a actuar. El ser plenamente satisfecho carecería de motivo para variar de estado. Ya no tendría ni deseos ni anhelos; sería perfectamente feliz. Nada haría; simplemente viviría. Pero ni el malestar ni el representarse un estado de cosas más atractivo bastan por sí solos para impeler al hombre a actuar. Debe concurrir un tercer requisito: advertir mentalmente
    la existencia de cierta deliberada conducta capaz de suprimir o, al menos, de reducir la incomodidad sentida. Sin la concurrencia de esa circunstancia, ninguna actuación es posible, el interesado ha de conformarse con lo inevitable. No tiene más remedio que someterse a su destino. Tales son los presupuestos generales de la acción humana.

    El ser que vive bajo dichas condiciones es un ser humano. No es solamente bonzo sapiens, sino también bomo agens. Los seres de ascendencia humana que, de nacimiento o por defecto adquirido, carecen de capacidad para actuar (en el sentido amplio
    del vocablo, no sólo en el legal), a efectos prácticos, no son seres humanos. Aunque las leyes y la biología los consideren hombres, de hecho carecen de la característica específicamente humana. El recién nacido no es ser actuante; no ha recorrido aún todo el trayecto que va de la concepción al pleno desarrollo de sus cualidades humanas. Sólo al finalizar tal desarrollo
    devendrá sujeto de acción.

  8. #8
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado En torno a la felicidad

    Suele considerarse feliz al hombre que ha conseguido los objetivos que se había propuesto. Más exacto sería decir que esa persona es ahora más feliz que lo era antes. No cabe oponer, sin embargo, objeción a la costumbre de definir el actuar humano como la búsqueda de la felicidad.
    Conviene, sin embargo, evitar errores bastante extendidos. La acción humana invariablemente pretende, en definitiva, dar satisfacción al anhelo sentido por el actor. No cabe ponderar la mayor o menor satisfacción personal más que a través de individualizados juicios de valoración, distintos según los diversos interesados y, aun para una misma persona, dispares según los momentas.

    Es la valoración subjetiva -con arreglo a la voluntad
    y al juicio propio- lo que hace a las gentes más o menos felices o desgraciadas . Nadie es capaz de dictaminar qué ha de proporcionar mayor bienestar al prójimo.

    Tales asertos en modo alguno afectan a la antítesis existente entre e! egoísmo y el altruismo, el materialismo y el idealismo, el individualismo y el colectivismo, el ateísmo y la religión. Hay
    quienes sólo se interesan por su propio bienestar material. A otros, en cambio, las desgracias ajenas cáusanles tanto o más malestar que sus propias desventuras. Hay personas que no aspiran más
    que a satisfacer el deseo sexual, la apetencia de alimentos, bebidas y vivienda y demás placeres fisiológicos. No faltan, en cambio, seres humanos a quienes en grado preferente interesan aquellas
    otras satisfacciones usualmente calificadas de «superiores» o «espirituales». Existen seres dispuestos a acomodar su conducta a las exigencias de la cooperaci6n social; y, sin embargo, también hay quienes propenden a quebrantar las correspondientes normas.
    Para unas gentes el tránsito terrenal es camino que conduce a la bienaventuranza eterna; pero también hay quienes no creen en las enseñanzas de religión alguna y para nada las toman en cuenta.

  9. #9
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,117

    Predeterminado

    La praxeología no se interesa por los objetivos últimos que la acción pueda perseguir. Sus enseñanzas resultan válidas para todo tipo de actuación, independientemente del fin a que se aspire.

    Constituye ciencia atinente, exclusivamente, a los medios; en modo alguno a los fines.

    Manejamos el término felicidad en sentido meramente
    formal. Para la praxeología, el decir que «el único objetivo del hombre es alcanzar la felicidad» resulta pura tautología, porque, desde aquel plano, ningún juicio podemos formular acerca de lo que, concretamente, haya de hacer al hombre más feliz.

  10. #10
    Fecha de Ingreso
    14 ene, 07
    Mensajes
    606

    Predeterminado la respuesta a Mises :-)

    Yo se la respuesta que buscaba Mises:

    http://etrusk.blogspot.com/2008/04/b...-behavior.html

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org