Estaba el joven venezolano en compañía de su preceptor, su compatriota Simón Rodríguez... El joven americano estaba meditabundo, contemplando el paisaje de Roma. Estaban en el monte Aventino... Pensaba en las innumerables maldades, en los crímenes sin límites cometido por los españoles: Dice el joven Bolívar a su maestro: "Maestro, esta elevación ha sido testigo de grandes injusticias, pero ninguna como la cometida por España en América... España destruyó a millones de personas por el único ánimo de lucro. Los españoles ansiaban el oro con las mismas ansias con las que los puercos ansían la mierda... Sometieron a millones de negros a las esclavitud... ¡Cómo! ¡Un hijo de Dios sometido al arado como un bruto! En este lugar, maestro, juro ante Dios y ante la Patria no dar descanso a mi brazo ni reposo a mi alma hasta partirles el culo a eso españoles del carajo... y así fue...

http://www.simon-bolivar.org/bolivar...o_en_roma.html