Resultados 1 al 3 de 3
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    14 ene, 07
    Mensajes
    606

    Predeterminado Domingo, el dia de descanso obligatorio.

    No entiendo porque este tema tan obviamente absurda encuentra tanto apoyo entre los sociatas y la población en general.
    http://etrusk.blogspot.com/2012/01/d...ligatorio.html

    Creo este invento fue muy reciente (siglo XIX-XX) porque ninguna sociedad agrícola podía parar de trabajar los domingos (¿quien va a ordeñar las vacas o dar la comida a los animales?)

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,113

    Predeterminado

    No olvides el sabbat de los judíos. La idea de un día no para divertirse sino para dedicarlo al Señor, es genial, porque en realidad es un día para reflexionar, para pensar, y por lo tanto para perfeccionar (a la persona y todo lo que le rodea, material y espiritual).

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    10,113

    Predeterminado Qué es Cataluña

    Cuando mi abuela fundó su negocio sólo tenía dinero para pagar el alquiler de la tienda, de modo que dormía con mi madre y con mi abuelo en lo que todavía hoy es la cocina de Semon. Nunca se quejó, sólo se esforzó. Nunca exigió, sólo se sacrificó. Eran los tiempos en que se vivía fuerte, y se pensaba todavía más fuerte, y los fines de semana no se entendían como un derecho al descanso, sino como una oportunidad comercial. Trabajar era una higiene, una moral.

    Isidre Fainé nació en el seno de una familia muy pobre. Para poder pagarse los estudios trabajaba en un taller de bicicletas. Lo primero que hizo cuando ya supo leer y escribir fue enseñar a leer y a escribir a sus padres, para devolverles aunque sólo fuera un poco del amor que ellos siempre le habían dado. A veces se habla de Fainé como si se lo hubieran regalado todo. Es un tipo discreto y detesta que se hable de su vida privada. Pero desde que conocí su historia se la he repetido a todo el que ha querido escucharme. Nada es casualidad. La inmensa mayoría de los elegidos han luchado mucho para llegar donde están. La grandeza no se consigue sin generosidad. Un hijo amoroso con sus padres es la metáfora de la solución universal. El desagradecimiento es un cáncer.

    Josep Monge nació en el pequeño pueblo de Pobellà, en la recóndita Vall Fosca. Era el segundo hijo varón y, por lo tanto, el hereu era su hermano mayor. A la edad de 14 años sus padres le mandaron a trabajar a Barcelona porque ya no le podían mantener más. Unos amigos de la familia le acogieron durante un par de semanas; a partir de entonces se pagó una habitación en la calle Marina, cerca del puerto, con el dinero que ya ganaba. Después de unos primeros años aprendiendo el oficio en bares y restaurantes, fue a parar a Via Veneto, donde trabajó desde el día de su inauguración. De camarero raso pasó a maître, y de maître a director del restaurante, hasta que una a una fue comprando todas las acciones de los 12 socios y se convirtió en el único propietario. Via Veneto es hoy el único gran restaurante que todavía queda en Barcelona.

    Cataluña es este espíritu. Cataluña es la capacidad de sacrificio de personas como Fainé, mi abuela o Monge, y todo lo que han conseguido. Cataluña creció y ganó y fue imbatible con este espíritu, con esta fuerza, con la dureza de este trabajo. Hace mucho, demasiado tiempo que los catalanes parecemos haberlo olvidado, y hoy en mi país se grita más de lo que se trabaja; hay más quejas que proyectos, más manifestaciones que horas dedicadas a perseguir los sueños y como sociedad nos hemos reblandecido, nos hemos debilitado, hemos caído en la trampa mortal de la autoindulgencia y del relativismo, y de buscar culpables y explicaciones fuera de nosotros mismos.

    Si alguna vez Cataluña vuelve a su plenitud no será hablando de política, ni será manifestándonos, ni quejándonos de las muchas injusticias que hay que dar por descontadas. Será trabajando tan duro como trabajaron nuestros abuelos; será sacrificándonos para sobresalir en la excelencia. El dinero nunca llega cuando lo persigues, sino cuando te concentras en ser el mejor en lo que haces, apasionadamente el mejor, generosamente el mejor, orgullosamente el mejor.

    El dinero que sí hace la felicidad y que sirve para dejar el mundo mejor de lo que estaba.

    Salvador Sostres, en El Mundo

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org