Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 11 al 14 de 14
  1. #11
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,918

    Predeterminado Cristianos coptos denuncian el secuestro de niñas a manos de los musulmanes

    La comunidad copta alerta de que en los últimos años se han producido numerosas desapariciones de niñas que han sido obligadas a convertirse al Islam.

    La persecución a la que son sometidos los cristianos coptos en Egipto por la mayoría musulmana llega a afectar hasta los más débiles, los menores. La Asociación de víctimas del secuestro y la desaparición forzada se manifestó el pasado martes frente al Parlamento para condenar el secuestro de niñas coptas supuestamente a manos de musulmanes.

    Los manifestantes congregados gritaron proclamas como “¿Dónde está el Estado de Derecho?”, “No a la islamización de los menores de edad” o “¿Dónde están los derechos de los coptos?”

    En los últimos años, grupos de defensa de los derechos de los cristianos coptos, que representan el 10% de la población egipcia, han denunciado en reiteradas ocasiones antes la autoridades la desaparición de niñas pertenecientes a familias de esta confesión religiosa. La policía y los medios de comunicación han informado de numerosas desapariciones de mujeres, que regresan a sus familias al poco tiempo sin dar ningún tipo de explicación sobre su paradero en ese tiempo.

    La mayoría de las familias han alegado que los secuestros fueron perpetrados por hombres musulmanes y que las mujeres fueron obligadas a convertirse al Islam. Sin embargo, algunos activistas pro derechos de las mujeres aseguran que no se tratan de secuestros, sino que algunas abandonan sus hogares para llamar la atención de la comunidad copta y de esta manera rebelarse contra las imposiciones más conservadoras, como la falta de acceso al divorcio o los matrimonios pactados.

    Si bien estas organizaciones apuntan que algunos secuestros pueden ser ciertos, muchos informes, aseguran, que se basan en falsedades formuladas por las familias para disfrazar la insatisfacción de sus hijas. “Si sus padres les dicen que van a casarse con su primo y que tienen que claudicar con ello y no tienen otra opción, deciden convertirse al Islam, no por una creencia espiritual, sino porque les permite elegir el camino de su vida”, asegura la directora del Centro egipcio de los Derechos de la mujer, Nehad Abul Komsan, al portal de noticias Bikyamasr.com

    Asimismo, agrega Komsan, otro factor importante que estimula a las jóvenes coptas a huir de sus familias es el movimiento en la década de 1990 promovido por las iglesias cristianas coptas de prohibir la conversión a otra confesión cristiana con preceptos menos conservadores.

    Sin embargo, el investigador copto, Magdy Khalil, apunta que “el secuestro y la conversión al Islam no es solo una constatación de la incitación racista contra los coptos, sino que es también un proceso organizado por las asociaciones egipcias con fondos nacionales y árabes”, para conseguir la desaparición de esta comunidad cristiana en el país.

    Por su parte, los líderes musulmanes han condenado los supuestos secuestros y aseguran que estos actos son contrarios a la doctrina islámica.

    George Ishaq, miembro de la Asocición Nacional de Egipto para el Cambio, afirma que las minorías religiosas del país necesitan asistencia si Egipto pretende avanzar en la creación de una sociedad más justa basada en los derechos universales, y no sólo en los de la mayoría musulmana.

    Violencia
    Asimismo, varios movimientos se concentraron el pasado viernes frente a la Asamblea Popular de Egipto para condenar los recientes enfrentamientos entre comunidades musulmanas y cristianas en la localidad de Amiriya, a las afueras de Alejandría, y Meet Bashar, en la gobernación de Sharquiya.

    Entre los participantes se encontraban miembros de los grupos Coptos Sin Restricciones, Coptos de Maspero y la Coalición Copta. Todos ellos han pedido que se castigue a los responsables de la violencia contra la población cristiana y la restitución de las propiedades dañadas.

    El coordinador de la coalición de movimientos coptos, Fadi Yusef, ha dicho que su organización se seguirá manifestando hasta que "prevalezca la ley, los coptos que han huido puedan regresar con sus familias y los responsables del incendio de propiedades cristianas sean castigados".

    El jueves, seis miembros del comité de Derechos Humanos del Parlamento se reunieron con las familias afectadas por los episodios de violencia. Los informes apuntan a que el inicio del conflicto tuvo lugar en Amiriya después de que se descubriera la relación sentimental entre un hombre copto y una mujer musulmana casada. Múltiples familias han tenido que huir de la localidad a causa de la presión ejercida por las autoridades religiosas y a causa de la violencia sectaria, según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.

  2. #12
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,918

    Predeterminado Entre la bota y la barba

    Desde los comicios legislativos, la junta militar egipcia ha hecho lo indecible para impedir el proceso democrático que ha tenido en la primera vuelta de los comicios presidenciales un momento cumbre.

    El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, un nombre que parece salido de la Latinoamérica de los años 70, impidió, a través del Tribunal Supremo, que surgiera una asamblea constituyente antes de las presidenciales. Por tanto, se aseguró de que el mandatario que emane de este proceso deba negociar sus poderes con los cuarteles. También descalificó a varios candidatos de peso, como el salafista Hazem Salah Abu Ismail y al representante en aquel momento de los Hermanos Musulmanes, Jairat al Shater. Permitió, sin rubor, que bandas de rufianes sembraran pánico en las ciudades. Y por último, lanzó «propuestas» al recientemente electo Parlamento a través del viceprimer ministro para rayarle la cancha a la democracia. El mensaje no podía ser más marcial: nadie osará recortar los poderes del estamento castrense.

    Pero las cosas no le van saliendo demasiado bien al régimen. Aunque el candidato apoyado por los militares, Ahmed Shafiq, el último primer ministro de Mubarak, ha pasado a la segunda vuelta, no han podido evitar que encabece los resultados el candidato reemplazante de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi. El fundamentalista parte ahora como ligero favorito para alzarse con la victoria en la segunda vuelta, que se celebrará el 16 y 17 de junio próximos.

    Será determinante, de cara al ballotage, lo que hagan dos grupos que respaldaron en la primera vuelta a un ex líder de los Hermanos Musulmanes, Abdel Moneim Abulfutú, hoy enfrentado a su antigua organización. Tanto los salafistas como los liberales le dieron su apoyo porque es un adversario de la principal organización islamista.

    Él dijo que su modelo era Recep Tayyip Erdogan, lo que ponía los pelos de punta a los militares: si algo ha hecho el líder turco en la última década, con astucia, es cortar la cabeza a la jerarquía militar que heredó. Pero en su afán por cerrarle el paso, lo único que ha conseguido el Gobierno es asegurar a los Hermanos Musulmanes el pase a la siguiente etapa contra un ex ministro de Mubarak al que millones de egipcios detestan. Lo cual coloca a liberales y salafistas en un dilema. Los primeros repudian la continuidad del régimen que supondría Shafiq, pero temen mucho a los fundamentalistas. Los otros, los salafistas, son aún más fundamentalistas que los Hermanos Musulmanes, pero son adversarios frontales de la cofradía. ¿Preferirán respaldar a la dictadura o entronizar a su archirrival?

    La tragedia de Egipto fue, durante décadas, que todo quedó reducido a una pugna entre la dictadura militar y el fanatismo islámico. La Primavera Árabe que permitió la caída de Mubarak hace 15 meses abrió oportunidades, por fin, al sector laico y liberal de la sociedad. Pero los comicios parlamentarios, que dieron el aplastante triunfo a las dos organizaciones islámicas radicales, sofocaron esa voz. La primera vuelta de las presidenciales ha hecho lo mismo.

    Aun así, las elecciones han dejado en claro que los militares no lo controlan todo y que la Plaza Tahrir se resiste a morir. Lo mejor que puede decirse de estas elecciones es que por primera vez los egipcios no saben quién las ganará. Y lo peor: que es casi seguro quién las perderá. Pero allí seguirá, ardiendo de inconformidad liberal, aunque minoritaria, la Plaza Tahrir.

    Álvaro Vargas Llosa, en El Mundo

  3. #13
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,918

    Predeterminado La Hermandad Musulmana no ha cambiado

    La Hermandad Musulmana, organización egipcia largo tiempo prohibida y matriz de casi todos los movimientos islamistas que vinieron después –Al Qaeda incluida–, acaba de hacerse con la Presidencia de Egipto por medio de Mohamed Morsi. La apatía que reina en la comunidad internacional, que tiempo atrás hubiera considerado devastadora una noticia así, obedece a los fructíferos esfuerzos de apologistas musulmanes y agentes subversivos por presentar en Occidente como "moderada" a la referida formación. Evidentemente, calificar de moderada a una organización islamista, partidaria por tanto de la dacroniana sharia, no deja de ser un oxímoron. Funcionarios de la Administración Obama han ido incluso más allá y definido a la HM como "mayoritariamente secular" y "pluralista".

    En el mundo real, las pruebas de que la Hermandad es otro hostil grupo islamista con la mirada puesta en conseguir a cualquier precio el predominio mundial del Islam son abrumadoras. He aquí tres muestras recientes, ignoradas por los medios occidentales, que revelan el rechazo de la Hermandad por los "infieles" (no musulmanes) en general y por los cristianos coptos en particular, y su llamamiento a los musulmanes a hacer uso de la mentira a fin de imponer la sharia.

    – Contra los infieles. En una importante conferencia de apoyo a Mohamed Morsi –presidida por un retrato del propio Morsi y con una nutrida representación de notables de la Hermandad–, un jeque se largó una arenga en la que citó uno de los pasajes del Corán preferidos por los yihadistas (9:12) para describir a quienes no votasen a Morsi: esa gente sería "resistente a la sharia de Alá", y a ellos y a sus "infieles líderes" deberían "combatir" y subyugar los verdaderos musulmanes.

    El vídeo con la alocución del jeque fue emitido en el programa de debate de la célebre Hala Sarhan, que aprovechó para clamar: "¡Esto es increíble! ¿Qué relación tiene esta arenga con la campaña de Morsi?". Uno de los invitados apuntó correctamente: "Tengamos en cuenta el uso [por parte del jeque] de la palabra combatir (...); eso es una abierta incitación a la violencia contra quien discrepe de ellos! ¿Cómo puede decir algo así un jeque radical, teniendo además al lado a [líderes de la Hermandad como] Jeirat el Shater?".

    La Hermandad ni denunció ni se distanció de los llamamientos del jeque a la yihad y el takfir.

    – Contra los cristianos. Es precisamente por estos sacudones de retórica antiinfiel por lo que no es un disparate creer que el propio Morsi, como sostienen algunos, presumió en su día de que lograría conquistar (fath) Egipto para el islam "por segunda vez", y convertiría "a todos los cristianos al islam" o les haría "pagar la jizya".

    Hablando de la minoría copta: en un artículo titulado "¡¿La Hermandad Musulmana se pregunta por qué la temen los cristianos!?", el escritor laico Jalid Montaser aporta razones examinando los propios documentos y fetuas de la organización. Así, en el número 56 (diciembre 1980) de La Llamada, publicación oficial de la HM, el prominente jeque Mohamed Abdalá al Jatib decretaba varias medidas anticristianas, entre las que se contaban la destrucción de iglesias y la prohibición de enterrar "infieles" cristianos en las inmediaciones de tumbas musulmanas.

    Tampoco a este jeque replicó la Hermandad. "Después de tales fetuas, ¡¿pueden Morsi y sus colegas de la Hermandad preguntarse por qué les temen los coptos?!".

    – Mentir, robar y trampear para alcanzar la victoria. En un artículo reciente, titulado "La agenda oculta del grupo islamista", Yusef Sidhom da cuenta de un documento con logos tanto de la Hermandad Musulmana como de su brazo político, el Partido Justicia y Libertad. Firmado por Jairat el Shater, asistente del Guía Supremo, y dirigido a todas las ramas y secciones de la Hermandad, el texto insta a los musulmanes a hacer trampas, bloquear votaciones y "recurrir a cualquier método que pueda cambiar el sentido del voto" para garantizar la victoria de Morsi, cosa que naturalmente sucedió, en medio de acusaciones de fraude electoral. El Shater concluía diciendo:

    Hay que entender, hermanos, que nuestro interés se encuentra allí donde se encuentre la sharia de Alá, y que sólo puede alcanzarse preservando el islam y a la Hermandad Musulmana.

    En resumidas cuentas: la Hermandad Musulmana no ha cambiado; sólo lo ha hecho la opinión occidental sobre la Hermandad Musulmana. Como viene haciendo desde su fundación, en 1928, la organización se dedica a reforzar y difundir la sharia, que predica el odio a los "infieles" no musulmanes –especialmente al cristianismo, némesis histórica del islam–, y hacer cualquier cosa, desde mentir a hacer trampas, para garantizar la primacía del islam.


    Por Raymond Ibrahim en LD, ocupa la cátedra Shillman del David Horowitz Freedom Center y es miembro del Middle East Forum.

  4. #14
    Fecha de Ingreso
    08 ene, 07
    Mensajes
    9,918

    Predeterminado Un grupo de activistas crea la Hermandad Cristiana

    'A los coptos no nos queda más que huir del horror del islamismo'

    Más de 100.000 cristianos han tenido que abandonar Egipto. “Las agresiones son constantes”.

    “A los cristianos coptos no nos queda más que huir del horror islamista”, asegura a LA GACETA Hiyam desde El Cairo. Desde la caída de Hosni Mubarak “las agresiones hacia nuestra comunidad son constantes” y, asegura, “el triunfo de Mohamed Mursi no hace más que empeorar la situación”.

    Desde la caída del dictador, más de 100.000 cristianos han abandonado el país ante el aumento de las agresiones contra la comunidad copta. “Muchos se ven obligados a huir de los pueblos ante las presiones y agresiones para que se conviertan al islam”, asegura Michel Magdi. “El hecho de que la Comisión Electoral archivase nuestras denuncias de fraude es una muestra lo que nos espera con los Hermanos Musulmanes en el poder”.

    Sin embargo, la comunidad no está dispuesta a renunciar a sus creencias y ceder ante los radicales. El pasado 5 de julio, un grupo de activistas coptos decidió formar la Hermandad Cristiana. “Para nosotros era muy importante crear una organización para poder resistir ante la marea islamista; buscamos crear un balance en la escena política egipcia”, explica Michel Fahmi uno de los fundadores de la organización.

    Pero, a diferencia de los Hermanos Musulmanes, esta organización cristiana busca “luchar de forma pacífica y, sobre todo, legal contra las agresiones que sufre la comunidad cristiana”, dice otro de sus fundadores, Amir Ayad. “Utilizaremos todas las vías legales necesarias para castigar los actos violentos contra los coptos”, explica.

    Para las mujeres la situación es aún más delicada. Muchas son secuestradas y obligadas a convertirse al islam. Al menos 550 fueron secuestradas en los últimos cinco años. “Nunca antes se habían visto tantas mujeres con burka en Egipto”, apunta Magdi.

    Un informe presentado por la organización Solidaridad Cristiana Internacional (CSI) alerta sobre los constantes abusos y los secuestros de mujeres y niñas coptas en Egipto. El documento critica duramente al Gobierno y las fuerzas de seguridad egipcias por la pasividad mostrada ante las constantes denuncias de familiares. Además, también denuncia el hecho de que “se nieguen a restaurar las identidades religiosas cuando las chicas son rescatadas”. Para poder recuperar su identidad, ellas deben acudir a los tribunales, lo que supone, en muchas ocasiones, unos gastos “inasumibles” para las familias.

    “La comunidad internacional debe actuar contra estos actos violentos que atentan contra los derechos humanos”, asegura el portavoz de la organización, Chris Smith. “Estas violaciones no pueden quedar impunes; deben tomar cartas en el asunto”, puntualiza.

    “La visita de Hillary Clinton a Egipto y sus palabras de apoyo al presidente islamista suponen un golpe muy fuerte para nuestra comunidad. Cuando más apoyo necesitamos, nos encontramos con unas declaraciones que no hacen más que fomentar el islamismo”, señala Michel Magdi.

    Y es que la comunidad copta –10 millones en todo el país– se sintió muy ofendida por la Secretaria de Estado norteamericana. “Esperábamos su apoyo”, dicen.

    Marta Riesgo, en La Gaceta.es

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  


Archivo  •  España  •  Hispanoamérica  •  Stop Yihad  •  Foros  •  Los blogs  •  Constitución Europea  •  El reloj de la malaria  •  Fórrum
Site Meter RSS  •  OPML  •  XHTML 1.1  •  CSS  •  508

© 2004-2012 liberalismo.org