PDA

Ver la Versión Completa : se suicido otro veterano de malvinas



yasmi
11/04/2007, 04:40
El olvido..la humillacion de pedir lo que les pertence,,una pension digna por haber sido los ke le pusieron el pecho a la patria...la mala leche de akellos ke no son argentinos aun habiendo nacido en esta patria hermosa..la vida de humillacion cuando deberia haber sido de honores...lllevo a otra patriota a suicidarse...y bueh fue un sobreviviente del belgrano.y akien le interesa ke este joven esn esa epoka..hubiera sido atakado por el invasor ingles,aun estando en zona neustral..y demas historia...pero bueh io siiiiiiiiiiiiiii te rindo mi homenaje sencillo ..ignorante como dicen muchios ke son inteligentes..pero te agradexco haber estado defendiendo un pedazo de cielo nuestro
gracias soldadito..y ke Dios te reciba y te dé los honeres ke los gobiernos insensiles no supieron reconocerte.

yasmi
11/04/2007, 04:41
“Póngase en el lugar de ellos”
Es mi necesidad, como esposa de un veterano de guerra, escribir estas líneas para que tomemos conciencia de una cruel realidad. La vida de los héroes de Malvinas no ha sido fácil: ellos siguen luchando por un lugar en la sociedad; muy merecido, por cierto.

Hoy el mundo parece estar en tan terrible prisa y ansioso por desarrollos grandiosos, que nadie tiene tiempo para el otro, para el hermano, para nuestros héroes. Veo el olvido de la sociedad con los veteranos de guerra, y eso me duele hasta el alma. La más grande pobreza es no sentirse reconocido, amado, respetado, valorado por un pueblo y por sus gobernantes.

Nunca he estado en una guerra, pero la vivo día a día ayudando a mi esposo. Un enfrentamiento nunca justificará tanto dolor, tanta pérdidas de vidas ¿Saben lo que es una guerra, cuántas esposas lloran a sus maridos, cuántos hijos lloran a sus padres?

Nada justifica el olvido, nada cambiará la historia, pero si los gobernantes ocuparan por un segundo el lugar de nuestros héroes podrían entender todo lo que llevan a cuesta. Las autoridades deberían brindarles lo que necesitan y valorarlos como verdaderos héroes.

Se cumplieron 25 años de la gesta de Malvinas y es cruel ver como siguen peleando por sus derechos. Nada cambiará el dolor de una guerra, pero tampoco nada justifica el olvido de los que dieron todo por su patria.

Señor Presidente: no se olvide de nuestros héroes. Póngase en el lugar de ellos. Piense en los que ofrendaron sus vidas, haga que eso no haya sido en vano. El padecimiento de la guerra no tiene cura, pero confío en que usted podrá ayudar a calmar tanto dolor.

Muchos héroes de Malvinas sueñan con una casa propia, con una obra social y con un resarcimiento justo. En cualquier país del mundo a los héroes se los venera, se les da la oportunidad de insertarse en la sociedad para que puedan vivir dignamente.

Es una vergüenza que no haya estado en ningún acto ¡Usted representa a la Nación! ¡Ellos son nuestros héroes!

Viviana Muñoz
vandenbosch_zona9@hotmail.com

Falta de respeto
Para los argentinos, las Malvinas siempre han sido argentinas, pero nunca en la historia del país, hasta 1982, se le ocurrió a ningún presidente ocuparlas. El 2 de abril fue una sorpresa.

Lo que sucedió en Malvinas fue un error de cálculo político del gobierno militar. Si los argentinos, tantos civiles como militares, hubieran creído que los británicos iban a la guerra no habrían ocupado las islas.

El gobierno solamente se acuerda de las islas Malvinas como feriado nacional para el uso turístico, y el Presidente duda de ir a un acto central por miedo a un reclamo social que lo desgaste en las próximas elecciones. De esta manera, les falta el respeto a los ex combatientes y al pueblo.

Esta fecha es mucho más importante que el 24 de marzo, en el que el Presidente sí concurre a los actos.

El Estado no se acuerda del costo del conflicto ni de la voluntad que dejaron aquellos chicos que, sin preparación alguna, lucharon contra otro ejército y contra los pormenores climáticos y la falta de alimentos. Tampoco se acuerdan de aquellos pilotos que, sin armas de última generación, hicieron frente a la segunda potencia mundial.

No sólo fueron más de 600 los soldados muertos sino que hay que sumarles los más de 400 combatientes que se suicidaron. En la actualidad muchos se encuentran psicológicamente enfermos y olvidados.

El gobierno debe seguir reclamando diplomáticamente ante las Naciones Unidas y ante la Justicia Internacional. Nunca se debe pretender usar las fuerzas militares para recuperar las islas, puesto que Argentina no es una potencia bélica. Se debe tener en cuenta que durante 24 años se realizó un desarme y la disolución de las Fuerzas Armadas.

Humberto Carmelo Spuches
humbertocarmelospuches@hotmail.com

yasmi
11/04/2007, 04:43
Los hijos de la guerra recuerdan aquellos días
“Querido papá: cuando recibas esta carta, yo ya estaré rindiendo cuentas de mis acciones a Dios. El, que sabe lo que hace, así lo ha dispuesto: que muera en cumplimiento de mi misión.

¿Te acordás cuando, de chico, diseñaba vehículos y armas destinados a recuperar a las islas Malvinas y a restaurar así nuestra soberanía? Dios ha querido que viva esta experiencia única y deje mi vida en ofrenda a nuestra patria.

Lo único que quiero pedirles es que restauren una sincera unidad en la familia, que me recuerden con alegría y que recen por mí.

Papá: hay cosas que, en un día cualquiera, no se dicen entre hombres, pero hoy debo decírtelas. Gracias por tenerte como modelo de bien nacido; gracias por creer en el honor; gracias por tener tu apellido; gracias por ser católico y argentino; gracias por ser soldado; gracias por ser como soy.

Hasta el reencuentro, si Dios lo permite. Un fuerte abrazo, Roberto”

Las últimas palabras que el teniente Roberto Estévez dedicó a su padre hicieron estremecer al lector Roberto Romagnoli Muedra que, respondiendo a la convocatoria que lanzó nuestro diario para homenajear a los caídos en la guerra de Malvinas, envío una copia de esa carta.

Como él, una treintena de personas quisieron manifestar su opinión acerca del conflicto. ¿Se imagina como habrá galopado el corazón del padre del teniente Estévez al leer esas líneas? Liliana Yuse experimentó esas sensaciones. Hija de un ex combatiente, recuerda claramente el día en que su padre partió hacia aquellas tierras tan distantes, mientras su familia trataba de conciliar el temor de no volver a verlo con el orgullo por su heroica actitud.

“Para mí es un honor ser hija de un hombre que arriesgó su vida por su patria. Me acuerdo de la multitud que salió a las calles enarbolando banderas y que, con gritos y bocinas, festejaban la decisión de recuperar ese pedacito de nuestro continente”, rememora.

En su carta, Yuse repudia a quienes “vestidos de argentinos en los primeros días del conflicto, hoy llenan sus bocas de palabras ofensivas y expresiones que descalifican a aquella guerra en la que esos patriotas, convencidos de su deber, arriesgaron su vida por el país”.

Por eso, ella invita a aprender de los errores cometidos en vez de cuestionarlos y, con la frente muy en alto, recordar a “los hombres que partieron hacia esas tierras lejanas pero nuestras, arriesgando sus vidas algunos, y dejándola allí otros...”.

Sobreviviente del crucero Belgrano
José Rodolfo Buadas, uno de esos hombres que Liliana menciona, también quiso contar su versión. Y, como ella, volcó en una carta los sentimientos que lo invadieron el día en que pisó las islas.

“Como ex combatiente de Malvinas, viví momentos de gran angustia. Con 19 años, me encontré embarcado en el Crucero General Belgrano, cuyo destino ya se conoce”, cuenta.

Buadas opina que el conflicto fue manejado con mucha liviandad por las autoridades, que faltó planeamiento, que se subestimó la reacción británica y que el pueblo no estuvo bien concientizado acerca de lo que una guerra implicaba.

“Cuando volví no podía creer lo que veía: la gente continuaba viviendo como si nada y encima suponían que íbamos ganado la guerra. Yo, por ejemplo, había visto morir a 323 compañeros en el naufragio del buque”, lamenta.

Será tal vez por todo eso que, cuando alguien le preguntó si regresaría a combatir en las islas, la respuesta de José fue tan tajante: “En esas condiciones, no”.

Pese a eso, cree que nunca se debería renunciar al reclamo de Malvinas. “Aunque debemos ser consciente de cómo y dónde hacerlo. Mucho más, si de involucrar vidas se trata”, remata Buadas. LA GACETA (C)

yasmi
11/04/2007, 04:51
530


homenaje a los caidos y a aquellos qu no recibieron la ayuda necesaria para insertarse en la sociedad.Malditos gobiernos

ArielRC
16/04/2007, 00:01
Esta Yasmilita me esta haciendo rodar lagrimitas con tanta ternura, pero lagritas de risa, ja, ja, ja

Yasmi, sucede que es todo lo contrario: la brutal tasa de suicidos en los "ex-combatientes" no es precisamente por traumas de combate o falta de reconocimiento, si fuera por eso no quedaria ningun sobreviviente de la guerra de Vietnam y ni hablemos de los verdaderos heroes que le pusieron el pecho a las balas de la subversión por una patria de pelmazos. La causa es el EXCESIVO "reconocimiento" del frivolo patrioterismo futbolero argento, ¿que te crees que le pasa a un tipo que vio morir a amigos de su edad en medio de la nada, LEJOS de su casa y descubruir que sus "entrañables compatriotas" compensan aquello con el golsito con la mano de Maradona? ¿que te crees que les pasa a esos tipos cuando descubren que el pibe que quizas murio salvadoles la vida cuando no sabian donde esconderse lo llaman tan facilmente "heroe" como al infeliz que estuvo tomando mate en el cuartel hasta que llego la hora de rendirse? ¿será casual que tambien se llamara "Heroes" a la peli sobre la selección de 1986?

Los verdaderos soldados no quieren pensiones, al contrario las repudian porque lo considerarian humillante como ser mercenario. Lo que los irrita es ver a su alrededor que este pais sigue tan lleno de imbeciles inconcientes como aquel pais que los envio al suicidio por nada en 1982. Ojala hubiera otra guerra asi pudieramos mandar más gente para que tomen un poco de conciencia o mueran en el intento.

agente t
16/04/2007, 18:42
Os recomiendo pasar página sobre el tema de las Malvinas porque si no la depresión se enseñoreará de vuestro país.