PDA

Ver la Versión Completa : Por si alguien tiene dudas de por qué se hacen las guerras



Sostiene
14/11/2008, 09:41
http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl//index.php?option=com_content&task=view&id=1320&Itemid=16

Shell obtiene el monopolio del gas del sur de Iraq por 25 años

Stephen C. Webster
The Raw Story


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens




La compañía petrolera Royal Dutch Shell y el Ministerio del Petróleo de Iraq han llegado a un acuerdo secreto, y hasta ahora no vinculante, que otorga el monopolio del gas natural del sur de Iraq al gigante de la energía. Marca la primera vez en más de 35 años que una compañía petrolera occidental ha jugado un papel importante en la industria más lucrativa del país.

Firmado el 22 de septiembre y obtenido por United Press International, el documento de un “Preámbulo de acuerdo”- básicamente una marco legal para un contrato – delega a Shell el único acceso a las reservas durante los próximos 25 años, con una opción para extender ese período.

Shell dice que el arreglo le da derechos exclusivos a todo el gas natural producido por las operaciones de exploración de petróleo en la parte sur del país. Sin embargo, como muchos otros importantes contratos industriales provenientes de Iraq, el proceso para llegar a un acuerdo está siendo cuestionado.

“No ha habido mucha transparencia en este acuerdo,” dijo Ali Hussain Balou, presidente del Comité de Petróleo y Gas de Iraq, en un informe de Reuters. “No dieron posibilidades a otra compañía. Queremos saber por qué.”

“Es sólo una sociedad, dijo a UPI el portavoz del Ministerio del Petróleo de Iraq, Assem Jihad. “No habrá un monopolio del gas.”

El acuerdo no asegura a Iraq los primeros derechos a las reservas de gas natural. Bajo sus condiciones, las compañías dirigidas por el Estado capturarían “gas no asociado” descubierto durante la exploración de petróleo, que entonces sería vendido exclusivamente a Shell para ser exportado.

En septiembre, varios contratos petroleros iraquíes sin licitación fueron supuestamente cancelados después de ser criticados por senadores de EE.UU. Aunque los acuerdos fueron presuntamente liquidados, las compañías fueron invitadas a pujar por los contratos. Casi de inmediato, se anunció que Shell estaba a punto de convertirse en la primera compañía en llegar a importantes acuerdos en Iraq desde los años sesenta.

El documento de “Preámbulo de Acuerdo” es sólo el próximo paso en lo que Nick Turse de AlterNet dice es un arreglo negociado en secreto entre el Pentágono y la compañía petrolera más poderosa del Reino Unido.

“El acuerdo con Shell del Pentágono vino durante una de las periódicas juergas petroleras del Departamento de Defensa – masivos despilfarros de dinero en los que cientos de millones o de miles de millones de dineros públicos son pagados a las compañías petroleras,” escribe Turse. “Éste, el 17 y 18 de septiembre, hizo ganar a

Shell, Chevron, ConocoPhillips y varias otras compañías petroleras una suma total de más de 1.500 millones de dólares.·

“Estos complejos temas son ignorados porque son considerados como tan rutinarios que no vale la pena mencionarlos, pero en cualquier otro contexto la confluencia de cañones, petróleo y miles de millones de dólares haría fruncir algunos ceños,” concluye.

http://rawstory.com/news/2008/In_secret_agreement_Shell_nets_25year_1108.html

agente t
14/11/2008, 17:38
¿No hubiera salido infinitamente más barato comprar a Sadam, un tipo corrupto, proclive al chanchullo y deseoso de hacerse perdonar su deliz de Kuwait (es de suponer), y con el que ya se habían tenido toda clase de tratos en el pasado?

Sostiene
14/11/2008, 21:33
¿No hubiera salido infinitamente más barato comprar a Sadam, un tipo corrupto, proclive al chanchullo y deseoso de hacerse perdonar su deliz de Kuwait (es de suponer), y con el que ya se habían tenido toda clase de tratos en el pasado?

la guerra es mucho mas rentable para el complejo industrial-militar de EEUU y las petroleras igual salen ganando también en cualquiera de las dos situaciones: la banca siempre gana.

Sostiene
14/11/2008, 21:35
Por cierto, si Gazpron quiere comprar Repsol que vaya a la bolsa y la compre ¿no? ... como estamos en un mercado libre en el que es mejor no intervenir...

BatX
16/11/2008, 00:42
Y lo más triste es ver lo pasivos, ignorantes (comprensiblemente) y conformistas que somos, el pueblo llano, que vemos claramente indicios de un gran delito y lo dejamos pasar.

androkguz
16/11/2008, 04:40
Sostiene, se necesitan muchos para hacer una guerra.

No todos estaban pensando en monopolizar el petroleo iraquí.

Sostiene
16/11/2008, 10:57
Sostiene, se necesitan muchos para hacer una guerra.

No todos estaban pensando en monopolizar el petroleo iraquí.

Se deberían necesitar muchos, es decir, la ONU, pero en este caso allá que fueron Bush II y sus dos lacayos (Blair y Aznar).

agente t
16/11/2008, 20:32
Se deberían necesitar muchos, es decir, la ONU, pero en este caso allá que fueron Bush II y sus dos lacayos (Blair y Aznar).

La coalición internacional antiSadam o Fuerza Multinacional la componen muchos más países: Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Italia, Canadá, Portugal, Polonia, Filipinas, El Salvador, Honduras, Turquía, Hungría, en cuanto a tropas desplegadas, a lo que hay que sumar el apoyo político de Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Lituania, Letonia, Estonia, Israel, Malta, Chipre y Kuwait.

agente t
21/03/2011, 16:43
Inocencio Arias, ex embajador de España en la ONU. El diplomático asegura que “todo el mundo, incluidos los contrarios a la misión, creía que Sadam tenía armas”. “Los corifeos del PSOE trataron de ocultar la realidad”.

Entrevista de Javier Sedano. En La Gaceta

Inocencio Arias dejó el cargo de embajador español ante la ONU el 17 de mayo de 2004, justo un mes después de que José Luis Rodríguez Zapatero fuera nombrado presidente del Gobierno. La decisión, un año antes, de intervenir en Irak y en la que él tuvo un papel crucial, marcó el finiquito de su carrera diplomática. Todavía sigue aportando mucha luz entre tanta afirmación sin fundamento.

-Lo primero de todo es acudir a la máxima actualidad. ¿Qué valoración hace de la decisión de atacar Libia?
-Es verdad que en este caso la intervención está amparada por la ley, en el caso de Irak hubo amplias dudas. Aunque la unanimidad no ha sido tan aplastante, entiendo que es una repetición de la primera guerra de Irak, la de George W. Bush padre. Mientras que en la segunda guerra iraquí no hubo un apoyo de la ONU, en este segundo caso estamos ante una situación semejante a la que se produjo en Kosovo.

-Pero no se ha cansado de repetir que la guerra en Irak, aun al margen de la ONU, no fue ilegal.
-Así es, yo diría que fue al margen de la ONU, pero no estoy seguro de que fuera ilegal. Tengo dudas al respecto. Lo que sí digo rotundamente es que no fue más ilegal que la de Kosovo, porque hubo un paralelismo entre las dos, aunque los incumplimientos en el caso de Sadam Husein fueron más evidentes que en el caso de Milosevic.

-Dice que la decisión no le repugnó moralmente. Todo el mundo estaba creído que Sadam tenía armas.
-Exactamente. Entiendo que uno pueda pensar que eso no era suficiente para atacarlo, pero nadie me puede decir que, en aquel momento, lo del hecho de que tenía armas era un invento de Bush. Eso es mentira. Todo el mundo creía que había armas. No comulgo en absoluto con que se diga que Bush sabía que no había armas, que Aznar sabía que no había armas y estaban engañando a la gente. Esa parte es falsa. Todo el mundo, incluidos los contrarios a la intervención, creían que tenía armas.

-Luego vino la resolución de la ONU que avaló la presencia militar en territorio iraquí.-Efectivamente, la ONU, meses después de la intervención, votó masivamente la legalidad de la presencia de las tropas. Y eso es lo que aquí los corifeos del partido y del Gobierno trataron de ocultar o tergiversar. Gente cercana al Gobierno, cuando no alguno de sus miembros, intentaron remachar que se sacaba a las tropas españolas porque estaban de forma ilegal. Eso es una patraña, una pamema. La resolución 15/11 de la ONU, que yo mismo voté, justificó la presencia. Cuando alguien del partido socialista decía que retiramos las tropas porque lo hemos prometido y porque, además, están allí de forma ilegal, yo digo que el que decía eso era un analfabeto, un demagogo o un malintencionado.

-Realmente, ¿por qué Bush nunca recibió a Zapatero?
-No fue la retirada en sí de las tropas, sino la forma en que se hizo; eso le sentó a Bush a cuerno quemado; y luego, más importante aún, unos meses más tarde, Zapatero tuvo la ocurrencia de decir en Túnez que lo que había hecho él tenía que ser imitado por otros países. Esa fue probablemente la frase más gratuita de la transición española en política exterior.

-¿Qué le argumentó el Gobierno, qué le dijo?
-A mí no me dijeron nada. A mí me sacaron a los tres días de llegar al poder. No me dieron ninguna explicación y yo intentaba justificar la decisión sin demasiados argumentos.

-¿Estaba convencido Aznar de lo que hacía?
-No sólo Aznar. Yo estaba convencido, los embajadores de la ONU estaban convencidos; por eso el decir que se estaba mintiendo es una idiotez.

agente t
22/03/2011, 19:12
El que actuó contra Naciones Unidas en el año 2004 fue precisamente Zapatero.

Ha vuelto a mentir Zapatero sobre la llamada Guerra de Irak con motivo de la intervención militar en Libia. Resulta que envía a Libia fuerzas aéreas y navales porque es “una guerra legal, no como la de Irak”.

Zapatero ha mentido siempre sobre aquella guerra al decir que España participó en ella y que era una “guerra ilegal”. En un Pleno del Congreso Zapatero llegó a afirmar que la Guerra de Irak de 2003 era una “guerra ilegal contra la ONU”. Otro disparate más.

La de 2003 era la segunda parte de la Primera Guerra del Golfo, de 1991, en tiempos de Felipe González. Se produjo porque Sadam Hussein no cumplió las condiciones impuestas por la coalición tras su derrota. El paraguas de la ONU estaba vigente durante el periodo 1991-2003. Desde 1990 la intervención multinacional en Irak, liderada por EE UU y el Reino Unido estaba recogida en 64 resoluciones de la ONU. Desde la primitiva resolución 661 a la 1510. Las resoluciones que pinchan la pertinaz mentira de Zapatero, tan utilizada antes de las elecciones del 14 de marzo de 2004 y resucitada cuando le conviene, son sobre todo la 1483 y la 1511.

En vísperas de la Segunda Guerra del Golfo se aprueba la resolución 1441/2002, que expresa la vigencia, entre otras, de las resoluciones 678/1990, 686/1991 y 687/1991. Se recuerda que la ONU “en su resolución 687/1991 había declarado que un cese del fuego estaría subordinado a que Irak aceptara las disposiciones de esa resolución”.

No se encontraron armas de destrucción masiva, es verdad, (lo que no supone que no las hubiera; Sadam Hussein las había usado contra los kurdos), pero no hay un solo testimonio anterior al conflicto que dudase de su existencia.

España no participó en la guerra. En el informe anual (2007) del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI), por cierto contrario a la Guerra de Irak, Jolyon Howorth afirma: “Solamente cinco países enviaron a Irak fuerzas de combate: Estados Unidos, 150.000 hombres; Reino Unido, 45.000; Australia, 2.000; Rumanía, 278; y Polonia, 200”. España no figura. En ese informe hay otros testimonios relevantes reafirmando a Howorth.

Otro informe, el del catedrático de Derecho Constitucional Carlos Ruíz Miguel, redactado a petición del Instituto Elcano en abril de 2004, señala:
“Lo dispuesto en la resolución 1483 fue detallado en la resolución 1511 del Consejo de Seguridad, de 16 de octubre de 2003. En su preámbulo califica las acciones violentas producidas tras el derrocamiento de Sadam como “terroristas” y no como “acciones de guerra”, lo que significaba reconocer, de nuevo, que ya no había una situación de “guerra” en Irak. Para conseguir el objetivo de su resolución 1511, el Consejo de Seguridad “autoriza una fuerza multinacional bajo un mando único para tomar todas las medidas necesarias que contribuyan al mantenimiento de la seguridad y la estabilidad en Irak”.

“Amparándose en el llamamiento que hace la resolución 1483 a los Estados miembros (y no sólo a EE UU y al Reino Unido) para que contribuyan a crear condiciones de “estabilidad y seguridad” en Irak, por un lado, y en las competencias constitucionales de dirección de la política exterior (artículo 97 de la Constitución) por otro, el Consejo de Ministros de España en su reunión del viernes 11 de julio de 2003 dispuso la participación militar española en la misión de estabilización de Irak”.

España apoyó políticamente la intervención militar amparada por la ONU porque Sadam Hussein era un dictador sanguinario (ahora nadie duda de que lo es Gadafi), envió un contingente militar de ayuda humanitaria que llegó tras el fin formal de la guerra, y mandó posteriormente fuerzas en misión de seguridad y reconstrucción del país, porque respondió al llamamiento de la ONU.

Zapatero, ya nuevo presidente del Gobierno, a instancias de los aliados y de la propia ONU, se comprometió a retirar las tropas de Irak no antes del 30 de junio de 2004 “si no existía una nueva resolución de la ONU”. Pese a que esa resolución se produjo, Zapatero retiró nuestras tropas inmediatamente. No lo decidió en Consejo de Ministros ni llevó la propuesta al Parlamento, que es lo que había exigido al Gobierno de Aznar.

De modo que las tropas que habían sido enviadas a Irak respondiendo a una petición de la ONU y por acuerdo del Consejo de Ministros, regresaron contra las resoluciones 1483 y 1511 de la ONU por una decisión personal de Zapatero. No estaba retirando las tropas de una guerra, sino de una misión humanitaria de reconstrucción, estabilización y seguridad del país. Quien actuó “contra la ONU” fue Zapatero.

Y poco tienen que ver los riesgos de aquella misión en un Irak con un régimen desarmado y vencido con la misión actual en Libia ni en su desarrollo ni en sus posibles consecuencias.

Por Juan Van Halen, académico correspondiente de la Historia y senador. En La Gaceta

agente t
14/01/2013, 17:23
Sólo son noticias las malas noticias. Los países africanos no son mencionados hasta que se produce un golpe de estado. Mali no es la excepción. El golpe se dio en marzo del año pasado, y desde entonces parece estar en caída libre.

Es uno de los países más pobres del mundo, en el interior de lo que se suele llamar África Occidental. La irrupción de los militares en la política creó la oportunidad para una rebelión del Azawad, que representa dos tercios del territorio, claramente diferenciados sobre el mapa, el NE, por su carácter francamente árido, lo que condiciona un muy bajo poblamiento, básicamente de tribus nómadas, que en las actuales circunstancias de violencia se está vaciando todavía más: decenas de miles huyen buscando refugio en la otra parte del país.

Aunque separado de Libia por Argelia al N y Níger al E, gran parte de las desgracias que está padeciendo Mali, y de la preocupación que éstas despiertan en el Occidente, están relacionadas con la guerra para derrocar a Gadafi. Los tuareg, que deambulan por casi todo el Sáhara, sin consideración de fronteras, son mayoritarios en el Azawad y son distintos de las etnias negras que habitan la parte SO del país, no tan pobre y mucho más densamente poblada, donde se encuentra Bamako, la capital. Los tuareg, parte de la familia lingüística bereber, han sido en Libia leales al dictador y se resienten en Mali del dominio de la zona SO. Una unidad de malienses de esta etnia, que habían pertenecido a las milicias de Gadafi, bien equipados y entrenados, se alzó por la secesión de su extenso territorio en abril, aprovechado los desórdenes en la capital. Al mes siguiente otro grupo, Ansar al Dine, de similar extracción étnica pero de base religoso-política, entroncado con Al Qaeda en el Magreb Islámico, que había prestado su apoyo a la rebelión nacionalista, se hizo con el poder y, con la ayuda de las ramas locales de AQMI, avanza ahora hacia el SO: ha franqueado ya la línea que sobre el mapa separa las dos partes del país, y amenaza Mopti, último bastión militar antes de Bamako. Lo de bastión es una manera de hablar, porque el ejército nacional no es casi nada y la columna de 1.200 que se le viene encima puede perfectamente arrollarlo.

El que los más de 800.000 km2 de Azawad, por miserables que sean, se conviertan en una nueva base de Al Qaeda puso en marcha a la comunidad internacional. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó tres resoluciones con vistas a la creación de una fuerza de pacificación africana. La administración Obama ha buscado la más tenue implicación y las cosas han ido lentas. Ahora que la urgencia es absolutamente apremiante es el gobierno socialista francés el que se pone en marcha. Le bastan las tímidas resoluciones del organismo internacional, que, como es de rigor, no mencionan la palabra guerra. Pero, dentro y fuera, el presidente Hollande tiene el apoyo de todos los que importan, y eso es lo que cuenta para recibir felicitaciones y no reproches y zancadillas.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos, en LD.

agente t
17/01/2013, 17:36
No sé si la guerra contra el yihadismo se gana en Afganistán o Mali. Siento una vinculación afectuosa, patriótica podría decir si la palabra no estuviera sucia de nacimiento, con el centenar de españoles muertos en Afganistán o con los franceses que luchan para que Al Qaeda no se apodere de Mali. Pero no estoy seguro de que la respuesta al yihadismo deba representarse en el escenario de una guerra clásica. La guerra clásica cuesta muchas vidas y tiene una eficacia dudosa. En cuanto a la guerra de los drones el problema es que me sigue pareciendo más próxima al asesinato que a la guerra. De lo que, por el contrario, estoy seguro es de que la guerra contra el yihadismo se pierde en la retaguardia. Es decir, en términos locales, por el lado del ministro Fernández Díaz y no por el del ministro Morenés. Las renuencias españolas a excederse en el apoyo militar a la invasión francesa de Mali pueden preocuparme desde el punto de vista ético. Pero la decisión del ministro del Interior de privar al ciudadano paquistaní Imran Firasat de su condición de refugiado político me repugna y me aterra.

Hace casi ocho años que Firasat gozaba de esta condición. Las cosas empezaron a torcerse para él cuando se supo que era el realizador de la película El profeta inocente, una de Mahoma. Al parecer la película no gustó en el Ministerio del Interior, que la calificó de «actuación desestabilizadora», según consta en un informe de la subdirección general de Asilo. El Ministerio ha retirado a Firasat los permisos de trabajo y residencia y amenaza con deportarlo a Pakistán, un lugar donde opinar en determinados términos sobre Mahoma se castiga con la pena de muerte.

Este es el momento procesal adecuado para recordar que Interior está dirigido por un militante en el integrismo católico, caído un buen día del caballo de Damasco, y que pregona que la Virgen de Fátima fue decisiva en la ruina del comunismo. Un hombre profundamente religioso. O sea, un hombre que, a diferencia de ateos como el que escribe, cree que todas las religiones son iguales y verdaderas y cuyo verdadero enemigo, no lo olvide usted, Firasat, no es el creyente sino el blasfemo. Uno, en fin, de estos peligrosos quintacolumnistas que están reduciendo la libertad en Occidente, el único lugar donde la libertad existe y donde debe ser defendida con leyes, con drones y cuerpo a cuerpo.


Arcadi Espada, en El Mundo

agente t
28/08/2013, 18:59
Cinco razones para intervenir en Siria

Washington examina muy seriamente la decisión de intervenir en Siria y desalojar del poder a Bashar al Asad, como en su momento hizo con Gadafi. A mi juicio, intervendrá con o sin el visto bueno de la ONU, aunque Rusia y China veten esta operación militar.

Tras el genocidio de Ruanda se desarrolló "la responsabilidad de proteger" por encima de la noción de soberanía. La comisión que hizo el estudio estableció los siguientes tres principios:

1. La responsabilidad de prevenir que se cometan crímenes de esta naturaleza.

2. La responsabilidad de reaccionar cuando sucedan.

3. La responsabilidad de reconstruir las sociedades a posteriori.

En la antigua Yugoslavia, ante una situación parecida, se tomó la resolución dentro de la OTAN, y fue ese organismo el que hizo la guerra. Probablemente ése sea otra vez el mecanismo que se emplee, como ya ocurrió en Libia.

Probablemente, si deciden castigar a Asad y sacarlo del poder, no habrá tropas de infantería, sino que se hará uso de la aviación y la cohetería para debilitar a las fuerzas armadas sirias y propiciar el triunfo de la oposición.

¿Por qué razón Estados Unidos es arrastrado o se desplaza a regañadientes a este conflicto?

Hay, por lo menos, cinco razones de peso:

Primero, por razones morales. No debe permitirse que un gobierno extermine de esa forma tan cruel a una parte de su propio pueblo.

Es verdad que en el Congo o en Ruanda, o sea, en África, ha habido genocidios peores, pero la necesidad de intervenir en el Medio Oriente está ligada a la segunda razón: porque es una zona clave para el comercio mundial. El 40% del petróleo que utiliza el planeta se mueve por ese vecindario.

Tercero, un poderoso aliado de Estados Unidos, Arabia Saudí, junto a Qatar, está pidiendo a gritos la liquidación del régimen de Asad. Hay también un opaco pleito entre chiíes y suníes, que se entiende poco y mal en Occidente, pero influye en la capacidad de intriga de los saudíes.

A lo que se suma la presión que ejerce Francia, que ya se hizo sentir en la caída de Gadafi. Esa sería la cuarta razón. Francia todavía tiene reflejos de gran potencia y está dispuesta a pelear sus guerras hasta el último soldado norteamericano.

Y todavía hay una quinta: la credibilidad de Obama dentro y fuera de su país. Hace un año el presidente de Estados Unidos, en un tono sombrío, advirtió de que el uso de armas químicas era la frontera del horror. Si se utilizaban, habría represalias.

Ya el secretario Kerry ha dicho que se utilizaron. Si Obama no actúa será acusado por los republicanos y unos cuantos demócratas como un líder pusilánime y poco creíble.

Obama no quiere pasar a la historia con esa imagen.

Calos Alberto Montaner, en Libertad Digital
© elmed.io