PDA

Ver la Versión Completa : sobre la resstatizacion de servicios basicos



@chis!
06/08/2008, 03:37
bueno quisiera ayuda de partida por que tengo un debate spbre el tema. primero que nada o antes que todo debo hablarles sobre de que se trata.
es sobre la resstatizacion de los servicios basicos y su viabilidad.
de partida:
- Por que no seria viable reestatizar los servicios basicos
- Cual seria el mayor problema de reestatizar los servicios basicos.

pues bien, no conosco la realidad europea, pero aca en latino america, y mas aun en chile, muchos servicios basicos estan en manos de privados.
Los servicios basicos son los servicios destinados a asegurar el buen y/o vital funfuncionamiento del pais.
entonces queda esta disyuntiva ¿ no seria mejor que el estado tomase accion en esto ya que es quien maneja el pais?
soy bastante lego en el tema y necesito ayuda, ojala paginas webs y libros que hablen sobre lo bueno de privatizar los servicios basicos.
Por favor ustedes que se manejan en el tema, se los aggradeceria de todo corazon

agente t
06/08/2008, 16:43
Una vez el estado se ha apropiado de un bien no lo maneja en términos de eficiencia. El estado, por su propia naturaleza, es siempre ineficiente, por eso privatiza la gestión. El estado es un aparato de fuerza, de coerción y represión que no ha de dar cuenta alguna por sus actos siempre y cuando justifique tales actos como herramienta para el bien común. En este sentido, el bien común no es el fin, sino que se ha convertido en el medio o herramienta para conseguir otros propósitos muy diferentes. Y es que el estado no sirve al ciudadano o a la mayoría, sólo vela por los grupos de presión y por él mismo.

(...)

Evidentemente las empresas privadas también intentan salir bien en la foto de sus balances. Pero una empresa puramente privada no vive de sus cuentas, sino de la voluntad del consumidor y del capitalista. La empresa privada en cuestión puede hacer toda la contabilidad creativa que quiera, pero cuando el consumidor o el capitalista dejan de confiar en ella, la empresa cerrará dando paso a aquellas otras empresas que sepan escuchar mucho mejor a su demanda. Las empresas del estado, por el contrario, no tienen ningún compromiso con el consumidor directo, ni con el capitalista (contribuyente). Dicho de otra forma, lo que es la base esencial de de toda empresa privada —la atención al cliente, y la gestión del capital como fuente escasa de recursos— en el caso del estado desaparece para ser substituida por la elevada visión del burócrata, o consejo de burócratas, dejando el mercado bajo la voluntad de un zar de la producción.

(...)

La gestión del estado, directa o indirecta, es siempre ineficiente. El estado no está alineado con su cliente, y por lo tanto, no puede conseguir mejoras en términos de calidad o precio de forma sustancial ni notable en la medida en la que sólo el mercado es capaz de avanzar: innovando constantemente. En lugar de eso el estado sólo actúa de forma directamente visible con leyes, mandatos y restricciones emanadas de visión particular. Cada ley que el alto burócrata impone es un golpe a las libres decisiones de los agentes económicos y a la utilidad de sus clientes. Los proyectos faraónicos pueden parecernos que consiguen una gran meta social o de orgullo nacional, pero no crean, sino que restan recursos a las empresas que sí escuchan a sus clientes. Cada proyecto público son muchos proyectos privados destruidos y, por lo tanto, implican menos bienestar para el individuo o sociedad civil.

Todo el artículo aquí:http://liberalismo.org/articulo/249/12/gestion/estado/

ALEXORANGE
07/08/2008, 15:44
El estado, por su propia naturaleza, es soberano en si mismo, permitiendo de esta amnera que todos los ciudadanos y trabajadores seamso representados en un contrato social (en el casode la republica)
El estado es la garantia de que se mantiene la civilidad y la armonia entre el pueblo y solo recurre a la fuerza, como ultima opcion en caso de peligro para sus propios ciudadanos, o en casos de la delincuencia organizada; Siempre esta obligado a dar cuenta de sus actos, mediante las camaras de representantes, el bien común del pueblo, debe ser siempre el objetivo de un Estado. El control mas eficiente se logra mediante la descentralizacion de el estado ne comunas autodeterminadas y el fin ultimo debe ser la socializacion de las empresas de gestion en cooperativas. Asi lograremos una sociedad organizada, fuerte,con vigor y esperanza de vida,salud y educacion eficiente,una sociedad iluminada en todos los saberes de la ciencia y al amparo de la moral de la patria.
Saluti

agente t
07/08/2008, 17:20
Es esa infeliz inclinación primitiva que llevan dentro de sí todos los hombres a dividir en dos partes la suerte compleja de la vida, rechazando la Pena sobre otros y guardando la Satisfacción para sí mismos. Queda por ver bajo cuál forma nueva se manifiesta esta triste tendencia.

El opresor no actúa más directamente por sus propias fuerzas sobre el oprimido. No, nuestra conciencia se ha convertido en demasiado meticulosa para ello. Hay todavía tirano y víctima, pero entre ellos se coloca un intermediario que es el Estado, es decir la ley misma. ¿Qué más propio para hacer callar nuestros escrúpulos y, lo qué es quizás más apreciado, para vencer las resistencias? Luego, todos, con un título cualquiera, bajo un pretexto o bajo otro, nos dirigimos al Estado. Le decimos: "No he encontrado entre mis goces y mi trabajo una proporción que me satisfaga. Bien quisiera, para establecer el equilibrio deseado, tomar algún poco del bien de otro. Pero esto es peligroso. ¿No podría Usted facilitarme la cosa? ¿No podría darme una buena plaza? ¿O bien dificultar la industria de mis competidores? ¿O bien prestarme capitales que Usted haya tomado a sus propietarios? ¿O asegurarme el bienestar cuando tenga cincuenta años? Por este medio, llegaré a mi meta con toda tranquilidad de conciencia, porque la ley misma habrá actuado por mí, ¡y tendré todas las ventajas de la expoliación sin tener ni los riesgos ni los odios!

Como es cierto, por una parte, que dirigimos todos al Estado alguna demanda semejante y que, por otra parte, está comprobado que el Estado no puede procurar satisfacción a los unos sin aumentar el trabajo de los otros, en espera de otra definición del Estado me creo autorizado a dar aquí la mía. ¿Quién sabe si me llevaré el premio? Hela aquí:

El Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza en vivir a expensas de todo el mundo.

(...)

En rigor, el Estado puede tomar y no dar. Esto se observa y se explica por la naturaleza porosa y absorbente de sus manos, que retienen siempre una parte y algunas veces la totalidad de lo que ellas tocan. Pero lo que no se ha visto jamás ni jamás se verá e incluso no se puede concebir es que el Estado dé al público más de lo que le ha tomado. Es luego muy loco que tomemos alrededor de él la humilde actitud de mendigos. Es radicalmente imposible conferir una ventaja particular a algunos individuos que constituyen la comunidad sin infligir un daño superior a la comunidad entera.

Es un clásico de Bastiat:http://www.liberalismo.org/articulo/155/28/estado/

Cubus
07/08/2008, 17:44
Una vez el estado se ha apropiado de un bien no lo maneja en términos de eficiencia. El estado, por su propia naturaleza, es siempre ineficiente, por eso privatiza la gestión. El estado es un aparato de fuerza, de coerción y represión que no ha de dar cuenta alguna por sus actos siempre y cuando justifique tales actos como herramienta para el bien común. En este sentido, el bien común no es el fin, sino que se ha convertido en el medio o herramienta para conseguir otros propósitos muy diferentes. Y es que el estado no sirve al ciudadano o a la mayoría, sólo vela por los grupos de presión y por él mismo.

(...)
No entiendo yo al estado como coherción ni como represión, sino como baluarte y defensa de los derechos de todos los individuos que formen parte del estado. Sobre todo en cuanto a los más indefensos, aquellos que han gozado de menor información y tienen menos medios a su disposición para la defensa personal.
El bien común no sólo es deseable sino que además necesita de organismos que velen por su cumplimiento. Que los estados sean más o menos corruptos, o más o menos eficientes, esa sería otra cuestión a tratar....

Evidentemente las empresas privadas también intentan salir bien en la foto de sus balances. Pero una empresa puramente privada no vive de sus cuentas, sino de la voluntad del consumidor y del capitalista. La empresa privada en cuestión puede hacer toda la contabilidad creativa que quiera, pero cuando el consumidor o el capitalista dejan de confiar en ella, la empresa cerrará dando paso a aquellas otras empresas que sepan escuchar mucho mejor a su demanda.
No es cierto, y así queda demostrado en las sociedades occidentales actuales que las empresas privatizadas funcionen mejor, ni que defiendan mejor los derechos de los ciudadanos. Por una parte se han encarecido, su único cometido es subir los precios, por otra parte, no existiendo un Estado a quien reclamar el cumplimento de la moral, y no existiendo muchas veces Leyes que la regulen, son normalmente dueñas y señoras y campan a sus anchas y nunca se ocupan de mejorar los servicios, sino más bien de llenar sus arcas. Prueba de ello son la cantidad de litigios a la hora de cerrar una cuenta de internet, un seguro, una conexión telefónica. Ya no digamos cuando estas empresas privatizadas tienen poca concurrencia, como sería el caso de la red de ferrocarriles. ...

Las empresas del estado, por el contrario, no tienen ningún compromiso con el consumidor directo, ni con el capitalista (contribuyente). Dicho de otra forma, lo que es la base esencial de de toda empresa privada —la atención al cliente, y la gestión del capital como fuente escasa de recursos— en el caso del estado desaparece para ser substituida por la elevada visión del burócrata, o consejo de burócratas, dejando el mercado bajo la voluntad de un zar de la producción.

(...) Las empresas del estado precisamente tienen un compromiso con sus votantes y con sus contribuyentes, no así las privadas,cuya atención al cliente en los casos de Seguridad Social, telefonía, televisión, transporte, la atención al cliente desaparece por no estar ésta debidamente regulada por el Estado. Y queda el mercado según mi opinión a merced de depredadores con poder económico suficiente como para no tener en cuenta al ciudadano de a pié, tantas veces mal informado y poco autosuficiente para la defensa de sus asuntos personales.
Cosas pasan, por ejemplo en la Seguridad Social holandesa, privatizada, que dan repelús. Para empezar es inhumano, sobre todo en cuestiones de Seguridad Social, que fulanito o tetanito no pueda costearse la seguridad social(los ancianos con pensión básica, o madres sólas con hijos suelen pasar por esta ignominia, a pesar de haber contribuído toda su vida), y no tan sólo que ellos hayan contribuído sino que todos estamos contribuyendo.
Es curioso que con esto de la privatización de los servicios las simples cuestiones de la vida diaria se hayan vuelto tan complicadas. Una madre trabajadora con hijos, un anciano, debe estudiar cuál es la empresa que mejor le conviene en telefonía, en Seguridad Social, en gas ciudad (entiéndanse los diferentes proveedores energéticos), ya no hablemos de conexiones internaúticas o móviles, si de seguros de vida o del patrimonio o de bienes inmuebles.

Vamos a ver señores, a quien no le ha pasado, que pidiendo una cuenta de telefonía o de internet, esta no ha funcionado,o que pidiendo darse de baja ha tenido necesidad de ir hasta el mismísimo juzgado para no tener que pagar lo que no corresponde y cuántos no han pagado considerando que el esfuerzo ni siquiera vale la pena, aún en el caso de que tuviese razón.

Está claro que el Estado debe regular todas estas cosas en defensa de sus ciudadanos. Que no las regule eso es tan solo deficiencia del estado y seguramente de sus votantes. Que las regule, tipo Zapatero, y luego no las desarrolle, es también deficiencia del estado. Pero esperar que las regulen las empresas privadas, o que por si mismas se regulen es vivir en Bavia.

La gestión del estado, directa o indirecta, es siempre ineficiente. El estado no está alineado con su cliente, y por lo tanto, no puede conseguir mejoras en términos de calidad o precio de forma sustancial ni notable en la medida en la que sólo el mercado es capaz de avanzar: innovando constantemente. En lugar de eso el estado sólo actúa de forma directamente visible con leyes, mandatos y restricciones emanadas de visión particular. Cada ley que el alto burócrata impone es un golpe a las libres decisiones de los agentes económicos y a la utilidad de sus clientes. Los proyectos faraónicos pueden parecernos que consiguen una gran meta social o de orgullo nacional, pero no crean, sino que restan recursos a las empresas que sí escuchan a sus clientes. Cada proyecto público son muchos proyectos privados destruidos y, por lo tanto, implican menos bienestar para el individuo o sociedad civil.

La gestión del estado no es ineficaz, siempre que gestione y regule de manera eficaz (lo cual no es el caso, eso ya lo sé). Pero menos eficaz es ponernos en manos de los depredadores que lo único que persiguen es un coeficiente de ganancia en su balanza anual, sin tener en cuenta humanidad alguna, ni mucho menos pretenden que se regulen los derechos básicos de los ciudadanos.

No es mi opinión que los proyectos privados sean frenados sino que sean debidamente regulados y que exista un organismo eficaz y rápido de denuncia de los abusos ante los tribunales. Y claramente ese organismo eficaz de denuncia tan sólo puede ser constituido por un Estado, decididamente no por los que pretenden desplumarnos, entendiendo que un Estado es el que promete velar (ya que lo votamos y cumplimos con nuestras obligacionas fiscales sobradamente) por nuestros intereses, y ante todo por que los mecanismos de Justicia funcionen rápidamente sin necesidad de que los ciudadanos tengan necesidad de ir a la Universidad o tener conexiones para poder defenderse.

Sinceramente creo que esperar de nuestros albañiles o de nuestros recogedores de basura, o de nuestras chachas, o de nuestras niñeras, o de nuestros repartidores de correo o de periódicos, o de nuestros campesinos, o de nuestros repartidores de leche, o de nuestros limpiadores de ventanas, o de nuestros cuidadores de ancianos, que estén tan preparados como un universitario para defenderse ante la oferta y la demanda sin mediación de Ley que protega a los ciudadanos, tan sólo nos puede conducir a huelgas del tipo que hay hecho los transportistas últimamene en España. Que por cierto tenemos bien merecidas.

Y eso, Señores, estarán todos de acuerdo, eso no es deseable.



Todo el artículo aquí:http://liberalismo.org/articulo/249/12/gestion/estado/

Saludos.:D

Sostiene
07/08/2008, 20:56
El estado... El control mas eficiente se logra mediante la descentralizacion de el estado ne comunas autodeterminadas y el fin ultimo debe ser la socializacion de las empresas de gestion en cooperativas. Asi lograremos una sociedad organizada, fuerte,con vigor y esperanza de vida,salud y educacion eficiente,una sociedad iluminada en todos los saberes de la ciencia y al amparo de la moral de la patria.
Saluti

Otro que ¡lo flipa!