PDA

Ver la Versión Completa : ¡El Nobel para Vallejo!



Perraco
10/05/2007, 19:57
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/jotamarioarbelez/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3549051.html

CONTRATIEMPO

Vallejo, el renegado

Jotamario Arbeláez. Columnista de EL TIEMPO.

Más columnas de opinión
Otras columnas de este autor
Seleccione columna 24 ABR 2007 - La piedra contra Petro 10 ABR 2007 - Por qué no llegué a Gabo 27 MAR 2007 - 120 años de coraje y valor civ... 13 MAR 2007 - Los escritos del pueblo
Otras columnas hoy
• ¿Sobrevivirá Olmert?
• Violencia y valores
Lea otros columnistas
Seleccione Columnista Abdón Espinosa Valderrama Alfonso López Michelsen Álvaro Valencia Tovar Andrés Hurtado García Antonio Navarro Wolf Armando Benedetti Jimeno Armando Silva Carlos Ball Carlos Caballero Argáez Carlos Castillo Cardona César Jaramillo Claudia López Cristian Valencia Daniel Samper Pizano D'Artagnan Defensora del lector Eduardo Escobar Eduardo Pizarro Leongómez Eduardo Posada Carbó Enrique Santos Molano Fernando Cepeda Ulloa Fernando Londoño Hoyos Fernando Sánchez Torres Fernando Toledo Florence Thomas Guillermo Santos Calderón Jaime Castro Jorge Barraza Jorge Restrepo José Obdulio Gaviria Juan Camilo Restrepo Juan Carlos Echeverry Juan Carlos González Juan Pablo Bocarejo León Valencia Leopoldo Villar Borda Lucy Nieto De Samper Luis Noé Ochoa Manuel Guzman Hennessey María Emma Mejía María Jimena Duzán Mario Morales Mauricio García Villegas Mauricio Laurens Mauricio Lloreda Mauricio Pombo Miguel Silva Natalia Springer Olga L. Gonzalez Oscar Acevedo Óscar Collazos Óscar Domínguez Otros columnistas Pedro Medellín Torres Poncho Rentería Rafael Pardo Rueda Rodrigo Rivera Rudolf Hommes Salud Hernández-Mora Saúl Hernández Sergio Muñoz Bata Víctor Manuel Ruiz Yolanda Reyes Se quitó los calzoncillos de colombianopara asumir su chapa mexicana.


El escritor Fernando Vallejo, de Medellín, el más descarado y descarnado provocador de escándalos en la historia literaria de Colombia -donde todavía asustan el panfletario Vargas Vila, el perdido y marihuano Barba-Jacob, el jesuita y predicador Fernando González y el profeta Gonzalo Arango-, decidió despojarse de sus calzoncillos de colombiano y asumir chapa mexicana.


Para justificarse, arremete contra su patria, así como años atrás lo hizo contra su madre, cuando publicó un libro sobre su hermano muerto de sida. La madre lo perdonó, al fin y al cabo era fibra de sus entrañas, pero la patria -de atenernos a los miles de mensajes condenatorios de patriotas enardecidos llegados al periódico que dio la noticia-, no sólo no lo absuelve sino que lo exhibe en picota, a fin de someterlo al odio del presente y al escarnio del porvenir.


Debo decir que, aparte de admirarlo como escritor, por su prosa brillante y estructurada, me es personalmente insufrible, sobre todo cuando habla en público, o cuando arma sus tremolinas contra el Papa y aun contra el Presidente, que no son santos de mi devoción. Pero atacar al Papa por mariposo y a Uribe por culibajito, son verdaderas maricadas. Como son puras ganas de joder preferir los perros de Venezuela a los perros de su país, y a los perros de su país por encima de todos sus compatriotas. O manifestar, también públicamente, su ambigua bisexualidad, porque le gustan en la cama tanto los grandes como los chiquitos. A ese paso, tiene razón en no querer volver a Colombia, donde existe libertad de expresarse aun contra el Espíritu Santo, pero donde un juez lo andaba buscando por un artículo irreverente en la revista SoHo. Y donde podría encontrarse de cuerpo entero en ese muro de la infamia que va a levantar la comunidad ofendida, para baldón de pedófilos, sicópatas y depravados confesos.


Que el país esté poblado de colombianos que asesinan a otros colombianos y los roban y los secuestran, no quiere decir que no haya buenos colombianos, como pueden ser los asesinados, robados y secuestrados. Y los demás que viven en el susto de padecerlo. No es razón para que un intelectual despotrique del país en el extranjero. En eso han dado digno ejemplo García Márquez, Fernando Botero y Mutis, y casi todos nuestros escritores y artistas en la diáspora a lo largo de sus años de exilio. No hay que confundir una sustentada y valerosa denuncia -al estilo de las de Molano y del extinto Juan Mosca- con una agresividad estentórea y fuera de foco.


Pero tampoco vamos a contemporizar con los gendarmes morales, hijos benditos y ofendidos de un país por el que no han hecho nada, aparte de insultar a quienes logran destacarse, cuando les afectan su tranquilidad de conciencia, viviendo como vivimos un tiempo y un lugar donde es casi imposible mantener 'la buena conciencia'. De vez en cuando hay que darle permisividad al provocador, al que pone a pensar para sacar del marasmo y la inercia a quienes se limitan a ver pasar la historia en su carro de crímenes. Todos los días encontramos más museos de la infamia, más fosas llenas de huesos, sandalias, llaveros, cuadernos y escapularios, pertenecientes a hombres, mujeres y niños que no alcanzaron a vivir de su patria sino el pavor. Y muy pocos se rasgan por esto las vestiduras. Hay quienes ni siquiera lo creen. En Austria acaba de pagar cárcel un escritor que afirmó que el holocausto de judíos era invención. Aprendamos.


Fernando Vallejo ha tomado distancia de su país. Y con ello Colombia ha perdido un talento venenoso que se debiera haber empeñado en mejores causas. Espero que no vaya a alborotarse la intolerancia nacional, hasta llegar a privarnos de sus obras venideras, tal vez más reposadas, más profundas, menos grotescas, pues el mayor escándalo que pudo haber causado ya es cosa hecha. Y por ello ya ha recibido la correspondiente -y buscada- sarta de agravios.


jmarioster@gmail.com

Un caballero americano
10/07/2007, 19:31
Apreciado forista: Agradezco como colombiano las anotaciones que hace usted de uno de nuestros más distinguidos escritores. Me agrada mucho unos comentarios que hizo acerca del asesinato de un pobre osito, Mitrofán, muerto cobardemente mientras estaba borracho ¿Quién estaba borracho, el oso o el asesino?

http://elrestoessilencio.blogspot.com/2007/04/libelo-fernando-vallejo-dispara-contra.html

Un acto digno de un descendiente de Fernando VII, de tan ingrata memoria...