PDA

Ver la Versión Completa : La reforma del sistema de pensiones. Un enorme engaño a la población



pgonzalez.731
25/08/2010, 12:10
En estos momentos en que el Gobierno parece decidido a llevar a cabo la reforma el sistema de pensiones español para empeorarlo, parece oportuno el revisar los argumentos que según el Gobierno, la Comisión Europea, los gabinetes de estudio de los bancos, el Banco de España y muchos medios de comunicación, hacen inevitable y urgente la reforma.

Este el mayor atentado que se puede perpetrar contra el bienestar de la mayoría de la población, pero el Gobierno está decidido a llevarlo a cabo aunque no sea necesario.

El objetivo de la reforma es reducir la cantidad media de la pensión y el número de pensionistas por la vía sencilla de subir la edad de jubilación. El resultado final buscado es que cuando la reforma haya tenido pleno efecto, la parte de PIB que se gaste en pensiones se reduzca fuertemente.

Comento a continuación los argumentos manejados por los políticos y los proponentes en el intento de vendernos la reforma que ellos quieren. Hay que decir que han tenido un gran éxito en esta campaña de marketing porque tienen convencida a la mayoría de la población. Todos los datos numéricos están sacados del estudio sobre envejecimiento publicado este año por la Comisión Europea, titulado “2009 Ageing Report: Economic and budgetary projections for the EU-27 Member States (2008-2060)”

A. El sistema de pensiones es insostenible porque en el 2020 las contribuciones a la Seguridad Social serán menos que las prestaciones en pensiones y esto hace el sistema insostenible.


R. Es cierto. El último rediseño del sistema de pensiones se hizo mal, se quedaron cortos en lo que sería necesario pagar y en como conseguir los fondos para hacer esos pagos. La financiación se diseñó mal, pura y simplemente.

Las soluciones posibles son varias. Una es reducir las prestaciones, que es la que el Gobierno nos está vendiendo. Otra es que al igual que el resto de los gastos sociales, sanidad, educación, dependencia y paro, las pensiones se paguen con cargo a presupuestos del Estado o de las Comunidades. Hay que remover el nexo entre “cotizaciones” y pensiones de una vez por todas, como preconizaba hace un par de meses Jordi Sevilla en un editorial de El Mundo.
Otra propuesta es la capitalización del sistema de pensiones. Esta solución tiene sus pros y sus contras y no está nada claro que los pros ganen a los contras dada la experiencia de los fondos de pensiones españoles cuya rentabilidad no ha superado la inflación desde el inicio del sistema.

A. El sistema es insostenible debido al envejecimiento de la población. Dentro de 30 años la proporción de pensionistas a trabajadores se habrá duplicado y habrá menos de dos trabajadores por pensionista. Cae por su peso que la carga sobre el trabajador será insostenible.


R. Hace 50 años en un pueblo de Castilla había 500 habitantes, trabajando hombres, mujeres y niños, para plantar y recoger las cosechas y lograr un nivel de vida muy poco por encima del nivel de supervivencia. Hoy esas cosechas se plantan y se recogen por 10 personas con 4 tractores y una cosechadora trabajando 3 meses al año y la producción es mucho más grande que la que se conseguía hace 50 años. Esto se llama crecimiento de la productividad. Esto es lo que permite esperar con confianza que dentro de 30 años no habrá la menor dificultad para que 2 trabajadores mucho más productivos que los de hoy puedan mantener fácilmente a un pensionista.

De hecho la Comisión Europea calcula que en España, en el 2040, debido al incremento de la productividad, la renta per cápita a precios del 2007 será de 43.000 € frente a los 23.000 € que había en el 2007. Es asombroso que nos digan por un lado que la renta per cápita casi se duplicará para el 2040 y que nos digan por otro lado que las pensiones son insostenibles y que hay que trabajar dos años más. Lo que no se quiere es repartir. Si se diese a escoger al ciudadano, la mayoría sacrificaría renta por años de retiro anticipado. La opción de menos renta y menos años de trabajo es factible, pero nuestros políticos no nos lo quieren decir.

A. Con el número de pensionistas y con las pensiones que se pueden prever con el sistema actual, el peso de las pensiones abrumará las finanzas públicas y será imposible para el sector público hacer frente a los pagos.


R. La manera de medir el peso de las pensiones sobre el sector público y la economía en general es por medio de la relación Pensiones/PIB. Esta relación en el 2007 era del 8%. La Comisión Europea, en su estudio sobre el envejecimiento, calcula que para el 2040, debido al envejecimiento de la población, el total de gastos sociales (pensiones, dependencia, sanidad, educación, etc.) crecerá en 5 puntos de PIB, más en el 2040 que en el 2007.

¿Es esto “insostenible”?

La respuesta es no. En el 2007, un año en el que el Estado tuvo superávit, la presión fiscal –que incluye todas las recaudaciones de las Administraciones Públicas y todas las cotizaciones sociales- fue en España del 37% del PIB. Añadir 5 puntos de PIB para financiar los gastos sociales adicionales causados por el envejecimiento, llevaría la presión fiscal en España, en el 2040, al 42% del PIB. Esto suponiendo que los gastos no sociales de las Administraciones Públicas mantuviesen una proporción del PIB igual a la del 2007.

Según datos publicados por la Intervención General del Estado Español, en el 2007 la presión fiscal en Francia era del 43.3%, la de la media de la Zona Euro el 40.5%, la de Bélgica el 44%, la de Suecia el 48.2% y la de Italia el 43%. Es decir, según la Comisión Europea, en el 2040 la presión fiscal en España será inferior a la que tienen hoy muchos países de la Eurozona y los países nórdicos. Se espera que la presión fiscal en todos esos países vaya creciendo a medida que pasan los años por las mismas razones que en España.

A. Cuál es la razón de que el Gobierno, la Comisión Europea, los gabinetes de estudios, la CEOE y muchos otros grupos de presión estén tan empeñados en empeorar el sistema de pensiones teniendo en cuenta que el ciudadano está frontalmente opuesto a ello porque considera que subir la edad de jubilación es la mayor reducción de bienestar a la que tendrían que enfrentarse.


R. Cada grupo tiene sus razones particulares.

Los políticos consideran que cuanto menos parte del PIB se lleven las pensiones más quedará para poder disponer ellos con plena libertad de acción.

La Comisión tiene varias razones. Por un lado conociendo a los políticos y su tendencia al despilfarro trata de reducir las pensiones para que sus jefes tengan más libertad de acción sin poner demasiada presión sobre las finanzas públicas. La segunda razón es una de incertidumbre frente al futuro. La Comisión no tiene experiencia de lo que va a pasar en una situación de ausencia de crecimiento o de caída de la población activa y pretende por todos los medios retrasar la edad de jubilación para retrasar el momento incierto en que la población activa se estanque o empiece a caer. El único ejemplo de población envejecida en un país avanzado es Japón que aunque tiene una renta per cápita elevada tiene una economía con deflaciones periódicas con bajo crecimiento y la Comisión considera esto indeseable.

La Comisión tiene un marcado sesgo favorecedor de las soluciones que favorezcan a las empresas, a las élites y a lo que ellos llaman competitividad aunque sufran los más débiles. En este caso recomiendan una solución que no signifique aumentar la presión fiscal, que en el caso de España no es muy alta, en vez de una solución redistribuidora. ¿Por qué?

La CEOE calcula que si las pensiones bajan hay una posibilidad de que se rebajen las cotizaciones sociales, algo por lo que llevan luchando desde siempre.

Los bancos y el sistema financiero prevén que si las pensiones se empeoran y se potencian los planes de pensiones serán ellos los llamados a gestionarles con su 2% de comisión sobre los activos manejados por el sistema. El nirvana se alcanzaría si, como proponen algunos, se desmantelase el sistema de pensiones actual y se fuese a un sistema basado totalmente en fondos de pensiones para la vejez al estilo chileno.

Finalmente, la subida de la edad de jubilación de los 65 a los 67 supone un beneficio de inmensas proporciones para los actores económicos, no trabajadores y jubilados. Esos 2 años, suponen que en el 2040 habrá 2 millones más de trabajadores, un 10% más que sin la subida de la edad de jubilación. Esos trabajadores extras aumentarán el PIB en un 10%. De ese aumento, la mitad se lo llevan los trabajadores y pensionistas y la otra mitad va a los dueños de los medios de producción (el famoso excedente). El salario medio no subirá, la pensión media tampoco, pero la renta que se llevarán los que no son ni trabajadores ni pensionistas, subirá en un 5% del PIB. La mayor parte de ello irá a las rentas más altas, lo que aumentará la ya alta desigualdad en la distribución de la renta en España.

Con los datos proporcionados por la Comisión Europea, no se sostiene la proposición de que las pensiones son “insostenibles” y que es “imprescindible” y de “imperiosa” necesidad la reforma del sistema para empeorarlo. Es una decisión que nuestros políticos van a imponer a la mayoría de la población porque ellos quieren. El PP por ideología y en el caso de Zapatero porque se lo empujan de Europa y él lo ve como el camino más fácil para satisfacer a los mercados y a los socios europeos. No olvidemos, sin embargo, que este es el mayor atentado contra el bienestar que se puede perpetrar contra la mayoría de la población española. La afrenta mayor es que vendan a la población algo innecesario, que esta no quiere de ninguna manera y que se haga utilizando medias verdades.