Entries tagged with “Ecoprogres” from La Frase Progre

(Hervé Kempf)

Fijaos la presentación que le hacen en la entrevista: "Hervé Kempf, 52 años, pionero del "decrecimiento económico"; autor de cabecera de Hugo Chávez". ¡Menudas referencias!

¿Cómo puede alguien ser pionero del "decrecimiento económico"? ¿Puede haber alguien en su sano juicio que defienda que todos tenemos que ser más pobres? Es que el colmo, es un disparate ridículo.

Es difícil decir más sandeces en tan poco espacio: "Los suburbios de Europa están llenos de inmigrantes que tuvieron que abandonar el medio ambiente donde nacieron, porque está exhausto tras la explotación abusiva". Por ejemplo, los ciudadanos de Zimbabwe, país que era la envidia de África, hasta que el sátrapa de turno, Mugabe, es decir, Papá Estado, decidió cargárselo mediante la "redistribución", que es lo que defiende este sacamantecas.

O la frasecita que he puesto. Resulta que se nos está acabando el oxígeno. Hay que ser memo para decir una parida semejante. ¿Los mares se están acabando? Este tío delira.

O esta otra: "¿Para qué más coches de 100.000 euros, y mansiones con catorce baños? ¿No sería un lujo mayor poder caminar por un bosque frondoso y florido y bañarse en un río limpio?". Otro con la mamarrachada de la "vuelta a la naturaleza", es decir, a la mera supervivencia, a la miseria. Usted primero, caballero.

Y para acabar: "Piense que consumir es en realidad destruir. El lujo hoy es enemigo de la especie. Y en ese sentido necesitamos decrecer económicamente". Pues ya sabe, empiece por usted mismo. Done todos sus bienes, y váyase a vivir al campo. ¿Casas? Eso es un lujo, a usted no le hacen falta, habiendo cuevas.

No me extraña que a Chávez le guste, los dos persiguen lo mismo: acabar con el bienestar de la especie humana. Todos pobres. No me extraña que sean socialistas.

(Greenpeace, a los que discrepan del cambio climático)

Lo cuenta Tim Blair en su blog: un miembro de Greenpeace India llama abiertamente a la rebelión violenta, incluyendo amenazas directas a todos aquellos que osamos llevar la contraria a los ecolojetas.

Lo gracioso del caso es que el tipo está ilocalizable porque se ha ido a pasar unas semanitas a un resort en Tailandia. Estoy seguro de que se fue andando o nadando, nunca se le ocurriría coger un avión, y colaborar al calentamiento global. Por supuesto.

Es en estas circunstancias donde se ve el verdadero talante de estos aspirantes a dictador. Esta gentuza no soporta que haya gente que discrepe. Es el complejo de superioridad elefantiásico de la izquierda, que llega al paroxismo en el caso de los ecologistas. Es imposible discutir con ellos, si lo haces, automáticamente eres un vendido a las petroleras y un enemigo de la Tierra, y asunto concluido.

Esta gente es muy peligrosa porque no tienen ningún problema en pasarse la democracia por el arco del triunfo. Se creen tan ungidos por la verdad absoluta que solo atribuyen maldad a los que no pensamos como ellos. Ni siquiera se les pasa por la cabeza que puedan estar equivocados. Son de izquierdas, ¿como podría ser eso posible?

(Antonio Ruíz de Elvira, en El Mundo)

Oh, sí, gran idea. Paguémosle a la gente para que no coja el coche y vaya en bicicleta. Crearemos una inmensa burocracia para gestionar los pagos. Y como habrá fraude, crearemos la policía de las bicicletas, que vigilará si la gente viene en coche o en bici. Brillante.

Yo cada vez que oigo a la gente hablar de ir en bicicleta al trabajo, es que me estremezco. Es decir, me ducho, me pongo guapo y luego salgo a la calle, para hacerme 7 kilómetros en bici con 30 grados a la sombra en verano. Lo bueno es que no tendré que trabajar mucho, porque dado el pestazo que emitiré nadie osará acercarse a menos de 2 metros. Perfecto.

Pues no. Yo quiero un mundo civilizado, donde pueda ir en coche a la oficina, y desplazarme donde me dé la gana, y usar la tecnología disponible. Es como la inmensa mamarrachada del "Earth Day": apaguemos la luz. ¿Es este el tipo de mundo que queremos? ¿Un mundo en el que no haya luz eléctrica? ¿Es esta la aspiración de los ecoprogres? Pues muy bien, pero no es la mía.

Va todo junto: el odio al progreso, al capitalismo, la adoración al mito del "buen salvaje", la defensa de la "vuelta a la tierra". La misma monserga ecoprogre que llevamos décadas padeciendo. En los 70 era el enfriamiento global, ahora es el calentamiento y en el futuro se inventarán otra excusa para su verdadero objetivo: llevarnos a la edad de piedra. No se lo permitamos.

(Miguel Sebastián)

He dicho. Ya está, no hay más que discutir. El burócrata Sebastián ha decidido que los españolitos tenemos que estar "a la vanguardia" del coche eléctrico, así que nada, todos a formar y a obedecer.

Nadie está comprando ahora mismo coches eléctricos, simplemente porque todavía no reunen las características que uno puede esperar de un vehículo. Eso de tener el coche toda la noche conectado para que se cargue la batería suena a cosa de risa. Por supuesto, esto es un problema técnico que acabará solucionándose, y no me extrañaría mucho que de aquí a 10 años casi todos los coches que se vendan sean eléctricos.

Que quede claro, entonces, que yo no estoy en contra de los coches eléctricos, sino de que venga un politicastro como Sebastián e intente imponérselo a todo el mundo a base de subvenciones y regulaciones. No son necesarias, cuando la tecnología esté lo suficientemente desarrollada, la gente los comprará en masa.

Suena casi a broma, a chiste siniestro, que con casi 5 millones de parados, un déficit público horripilante y la economía por los suelos, venga este señor ahora con la monserga del coche eléctrico y con sus rimbombantes y estalinianos "planes económicos". Pura planificación central, que no funciona nunca, pero eso al burócrata le importa 3 narices. Dirá que no se dedicó suficiente dinero y lo volverá a intentar. Ellos no aprenden nunca, pero nosotros pagamos siempre.

(Juan López de Uralde)

Ha vuelto, el tío. Pero, sorprendentemente, en un blog de Público. No he mirado si va a mantener el que tenía en El Mundo. A lo mejor, pero solo a lo mejor, el amigo Pedro J. recapacita y se da cuenta de que no puede tener a semejante sujeto escribiendo en su periódico. Veremos.

Tiene gracia que este tio hable de "la burocracia de los gobiernos", porque es a esa misma burocracia a la que quiere dejar el control de todo lo relacionado con el "cambio climático". Parece que Uralde acaba de descubrir que los gobiernos funcionan mal y son ineficaces a la hora de casi cualquier cosa. Bienvenido, en esa causa llevamos los liberales toda la vida.

¿Y como titula su artículo? "El clima sigue cambiando". Efectivamente, así lo puede atestiguar todo aquel que haya vivido en Europa durante el último mes: un frío de narices. No, lo digo porque este era el mismo tipo que en Noviembre, cuando no llegaba el invierno, nos decía que para comprobar la veracidad del "calentamiento global", solo había que salir a la calle. Una gran premisa científica, que por lo visto se aplica o no dependiendo del mes.

Por cierto, que Uralde estará contento. En el blog de Público, como no, las opiniones, la mayoría de extrema izquierda, están a su favor. En el blog de El Mundo era un cachondeo, le atizaban por todos los lados. La secta vuelve a la secta.

P.D. Llevo unos días liado debido a circunstancias personales y a una maldita muela que me está matando. Disculpas por los emails que no he contestado y por los comentarios que tardan mucho en aprobarse.

(López de Uralde)

Ya sabíamos que esto iba a pasar. Han soltado a Uralde, e inmediatamente se ha autodeclarado martir de la causa, y todo el mundo le jalea como si hubiera pasado por una experiencia atroz.

Lo irónico del caso es que los ecologistas siempre están pidiendo sacrificios a los demás, que modifiquemos nuestro estilo de vida, que tengamos menos hijos, que vayamos en bicicleta al trabajo (que asco, todo sudorosos), que bajemos la calefacción y pasemos frío, que no consumamos esto o aquello, o que en general no consumamos. Y por supuesto, están convencidos de la necesidad de que paguemos más impuestos y de que el Estado recorte más y más las libertades individuales. Pequeños sacrificios, dicen, y todos por nuestro bien, naturalmente.

Pero luego tiene que sacrificarse él y protesta porque la celda no le gustaba (es que los hoteles de 5 estrellas los habían ocupado los políticos y otros ecojetas como él), o porque lo habían puesto con "otros presos comunes", como si el tío fuera de la realeza. Vale que no es nada agradable pasarse la navidad en la cárcel, pero tampoco quiera usted convencernos de que aquello era como la prisión turca de "El expreso de medianoche", o como el gulag de Kolyma.

Eso sí, tendrá que volver a que le juzguen y, o mucho me equivoco, o acabará otra vez en chirona. Debe de ser el primer caso de ecologista al que aplican la ley, al menos de momento. Ya veremos si no acaban interviniendo Zapatero y Moratinos para que le den un trato privilegiado. Claro que entonces lo mismo le condenan a cadena perpetua. Casi mejor que no le ayuden, Don Juan.

(Kumi Naidoo, jerifalte mayor de Greenpeace)

Ah, esto es lo que pasa cuando hay un país que decide no tratar a los ecologistas como si fueran enviados de Dios para salvarnos a todos y que por tanto tienen derecho a hacer lo que les da la gana.

Greenpeace en particular se distingue por pasarse de manera regular la propiedad privada por el arco de la victoria. Y nunca les pasa nada, hasta ahora, claro. El gobierno danés decidió ponerse serio y mandar a la cárcel a todo aquel que intentara armarla durante la famosa cumbre. Y a fé que lo ha conseguido.

Ahora este Kumi va por ahí paseándose y llorándole a todo el mundo, intentando pasar por monjitas de la caridad. Pues no, ya les conocemos, y sabemos que ustedes son una organización violenta para la cual la ley no se aplica. Los ecoprogres están por encima del código penal.

Y siempre tienen excusa. En esta ocasión, que los políticos "estaban jugando al póquer con el futuro de nuestro planeta y de las generaciones venideras". No se le pasa a este totalitario por la cabeza la idea de que sus posiciones no son las correctas, y que en realidad podrían estar equivocados. ¿Cómo van a estarlo, si son de izquierdas?

Espero que estos días en la cárcel le hayan servido al amigo Uralde para convencerse de que el fin no justifica los medios. Sí, lo decía con ironía. Con los fanáticos no se puede razonar. Volverá a hacerlo, de eso no tengo dudas.

(María José Caballero, jerifalta de Grinpis)

Son unos maestros de la propaganda. Ahora dice esta gentuza que "Meternos en la cárcel es algo duro pero desde luego que no nos va a parar". O sea, que ellos son las víctimas. Ellos, que intentan meterse ilegalmente donde no deben, causando un problema de seguridad. Es el colmo.

Y han salido con una campaña cuyo slogan es "Todos somos Juancho". Pues no. No todos somos Juancho. Yo no utilizo la violencia, como estos caballeros.

Los ecologistas de Greenpeace llevan años saltándose la ley a la torera, y nunca les pasa nada. Se encierran en sitios, invaden la propiedad privada, destruyen mobiliario público y privado, etc.... Greenpeace es un grupo violento. Para ser violento no hay que ir por ahí con cócteles Molotov ni rifles AK-47. Meterse en una propiedad privada a la fuerza también es una forma de violencia.

De eso no dicen nada los titiriteros, que naturalmente se han apuntado al tema. Ya sabeis, la Forqué, la castrista Gopegui, etc... Lo mejor de cada casa. Los fans del totalitarismo, apoyando a ecologistas totalitarios y liberticidas. Están en su salsa.

A este señor, que le apliquen la ley como a cualquier otro. No por ser ecoprogre tiene que se tratado mejor que los demás. Si tiene que salir, que salga. Y si tiene que quedarse en la cárcel, que se quede. Ya está bien de privilegios. Vaya pandilla de jetas.

(Eva Saldaña, responsable de educación de Grinpis)

Son insaciables. Ahora quieren prohibir los langostinos. Al parecer, comerlos tampoco es ecológico. Acabáramos.

No podemos comer carne porque las vacas emiten CO2. Ahora tampoco podemos comer langostinos. Ah, y que nos se nos olvide el control poblacional. Hay 6000 millones de personas en la Tierra, y los ecototalitarios dicen que más de 1000 millones, que no, que somos muchos. Extrañamente no convocan un procedimiento masivo de suicidio entre los ecologistas. Ellos quieren que desaparezca la gente, siempre que ellos se queden, claro. Entonces no habría problemas con los langostinos ni con los solomillos.

Y sin embargo, nuestro amigo Juancho Uralde, que está disfrutando de la hospitalidad de las cárceles daneses, estoy seguro de que recibiría encantado una cajita de langostinos con la que aliviar sus penas. Por lo visto, los jueces daneses no son como Garzón. Si hubiera dependido de Don Baltasar, Uralde estaría en su casa disfrutando de la Navidad, y poco menos que le habría pedido perdón en nuestro nombre. Pues menudo es Garzón.

Por cierto, que los comentarios a este noticia, en Público, son mayormente contrarios. Os pongo algunos ejemplos, porque tienen su gracia. Ya sabeis que los progres que leen este panfleto son muy ecologistas, siempre y cuando no les toquen lo suyo.

"Ya podríais haberlo puesto... yo que se ¿del día 8 al 20 de diciembre?. Decirlo hoy, sinceramente, es una tocada de narices y una amargadera"

"Teneis también algún consejo para ser un poco feliz y no ir por todos sitios con prohibiciones?"

"no es ni ecologico ni marisco, de todas formas los eco-talibanes podeis comer lombarda, brocoli o cualquier otra verdurita. FELIZ NAVIDAD PESE A TANTO ...."

Y mi favorito es este:

"¡Que le manden una caja al del talego, en Dinamarca! Verán como no les hace ascos.
Parecen los curas del franquismo, siempre fastidiando con prohibiciones."

Feliz Navidad a todos, y que disfruteis de los langostinos.

(Joaquín Araujo)

Ah, como están de dolidos. Les sale la bilis por todos los lados. Pobres ecoprogres, que no han conseguido imponernos a todos sus visiones apocalípticas y sus políticas liberticidas.

El fantasma del Araujo le echa la culpa a Zapatero. Pobre ZP, si el tío no pinta nada, no es nadie en la escena internacional. A pesar del ridículo discurso que se marcó, nadie le ha hecho ni caso.

Aquí los que han cortado el bacalao han sido los americanos y China. Y es irónico que tengamos que agradecerle a los chinos, un régimen al menos nominalmente comunista (la realidad es bastante diferente), que se hayan negado a firmar acuerdo alguno y hayan bloqueado lo de Copenhague. Mientras los "demócratas" de la UE defendían posturas extremas, los chinos hablaban mucho pero se negaban a todo. Viva China, y por favor, cierren la UE ya.

Se despide Araujo con una llamada a la liberta de "Juancho", que es el amigo López de Uralde, director de esa organización totalitaria y que odia al ser humano que es Greenpeace España. Yo no pido la libertad para él, sino que se le aplique la ley como a cualquier otro. Si la ley dice que le tienen que soltar, que le dejen ir. En caso contrario, una Navidad en prisión quizás le ayude a reflexionar sobre el caracter liberticida de su organización. Lo mismo hasta le viene bien.

(Antonio Ruíz de Elvira)

Bueno, pues hay que celebrarlo y estar muy contentos. La cumbre de Copenhague ha sido un completo fracaso. Los progres y los ecologistas están llorando y lamentándose, lo que significa que todos los que amamos la libertad estamos de enhorabuena.

Además, y siendo malos, me llena de satisfacción saber que a López de Uralde, el fanático que dirige la todavía más fanática Greenpeace España le han metido en prisión preventiva en Dinamarca y no saldrá hasta que pasen las Navidades. Después tendrá que afrontar un juicio muy serio y le pueden caer años de cárcel. Feliz Navidad, amigo.

En fin, no quiero cebarme con este pobre hombre, pero lo cierto es que ya era hora de que alguien pusiera a los ecologistas en su sitio. Constantemente se saltan la ley, desconocen lo que es el respeto a la propiedad privada, y son la intolerancia y el fascismo personificado. Ya les tocaba empezar a afrontar las consecuencias de sus actos.

Por lo demás, la cumbre ha sido un desastre. No ha sido muy inteligente convocarla en un país nórdico en pleno diciembre. Como anécdota, Obama no pudo quedarse hasta el final porque venía una enorme tormenta de nieve que amenazaba con dejar el tierra el Air Force One. Vivan las ironías.

Lo intentarán de nuevo, eso seguro. Y seguirán falsificando, mintiendo y aterrorizando a todo el mundo con el apocalípsis climático. Aquí les esperamos. No tendremos sus medios, pero callados no vamos a estar.

(ZP, poeta cursi y hortera)

Bueno, y ahora, ¿qué escribo?

Quiero decir, ¿cómo comento esto? ¿Cómo digo lo que pienso sin que me metan en la cárcel?

Mira que este señor nos tiene acostumbrados a las gansadas, a las frases vacías, sin sentido. A los tópicos de la progresía, a las parrafadas huecas. Pero yo creo que con esta se ha superado. ¿De verdad es necesario decir esta memez para intentar convencernos a todos de que la Tierra se calienta y que solo ustedes, los burócratas, saben como salvarla y nos lo quieren imponer a todos?

Luego, en otro punto de su patético discurso, dijo que había "demasiados pobres y demasiados ricos". ¿Cómo? No hay demasiados ricos, nunca los habrá. Ojala y todos fuéramos inmensamente ricos, eso es a lo que debería aspirar un gobernante, a propiciar que la gente pudiera enriquecerse.

En lugar de eso, a Zapatero le molesta que haya ricos, porque el quiere que dejen de serlo. El, como buen socialista, no aspira a crear riqueza, sino a repartir la que haya. La fórmula de la miseria.

De verdad, no sé que hemos hecho para que este elemento se haya convertido en presidente de un país como el nuestro. ¿No hay nadie mejor, nadie con más talento, nadie con una idea que no sea un slogan?

(Jordi Sevilla)

No sé lo que opinareis vosotros, pero yo estoy convencido de que cuando escribió este artículo, Jordi Sevilla, o su negro, o ambos, estaban borrachos.

No he podido leer todo el artículo, porque parece estar disponible solamente en la versión de pago. Afortunadamente, nuestro amigo Paco Capella nos ha puesto un trozo. Hace tiempo que no leía tal cúmulo de chorradas.

Para empezar, la frase de hoy. ¿Qué ocurre, que el mérito de una ley se resume en su título? Es decir, como ZP la ha llamado "ley de economía sostenible", ¿eso significa que lo es? Si por ejemplo yo decido hacer una ley que se llame "ley para eliminar los muertos de tráfico", que consista en prohibir directamente el uso del coche, ¿estará usted de acuerdo, Don Jordi? ¿No? Entonces, usted está en contra de eliminar los muertos de tráfico. ¿Bien, no?

Y luego seguimos con otra frasecita: "Pasar de vivir sólo del patrimonio acumulado (energías fósiles) y empezar a hacerlo más de las rentas (energías renovables)..." ¿Uh? Esta frase, querido caballero, no tiene ni pies de cabeza. ¿Qué tienen que ver las rentas con las energías renovables?

Una relación que solo ve él: "La búsqueda de una economía sostenible viene impuesta por las dos leyes de la termodinámica". Pues claro, lo que usted diga. Es decir, la física manda que el gobierno decida el tipo de energía que tenemos que usar. Claro que sí, con dos bemoles.

Y redondeamos con esta: "El objetivo será conseguir que los sectores tradicionales absorban mano de obra, incorporando la filosofía de competir por hacerlo mejor y no por hacerlo más barato ya que la economía es sostenible por una cuestión de vectores y no de sectores de producción". O sea, que es malo hacerlo más barato, hay que hacerlo "mejor". ¿Y usted quien es para decidir eso?

Lo dicho. O estaba borracho, o Sevilla ha perdido definitivamente la cabeza. Y pensar que este tipo ha sido ministro. Claro, así vamos.

(Manuel Rivas, en El País)

¿Ah, sí? Pues va a ser que no, Don Manuel. Más bien al contrario. Recientes encuestas relegan el cambio climático a un problema menor, cuando no inexistente.

Y es que cada vez más gente se da cuenta de lo que hay tras el fantasmagórico "cambio climático": el intento de los burócratas y de la izquierda más rádical por introducir más socialismo y más control estatal en la vida de los ciudadanos.

Ayer hablábamos de Ruiz de Elvira, siniestro personaje cuyo odio al ser humano solo es comparable a la ignorancia que muestra en materia económica. El tipo quiere reducir la población, pero extrañamente no predica con el ejemplo. Los de Greenpeace quieren lo mismo, pero por alguna razón han decidido no suicidarse en masa. Que solidarios, oiga.

Y si hablamos de sapiencia económica, Don Manuel parece que también tiene mucho que mejorar: "Ahí entra el truco del mercado de carbono, ese cambalache llamado también comercio de emisiones". Comercio que él identifica, como no, con el "neoliberalismo". Exacto, eso es lo que cualquier liberal defiende: que el Estado introduzca restricciones en el uso de la energía y que los políticos se dediquen a comprar excepciones a ese uso con el dinero de nuestros impuestos. El sueño de cualquier amante del libre mercado, si señor.

Acaba Don Manuel citando a Flaubert: "Siempre he intentado vivir en una torre de marfil, pero una marea de mierda no deja de golpear sus muros, y amenaza con tirarla abajo". Exactamente así nos sentimos todos los que simplemente queremos disfrutar de nuestra vida y nuestra libertad. La "marea de mierda" para nosotros está compuesta de políticos y de serviles como Rivas, siempre dispuestos a aplaudir a los burócratas que recortan nuestras libertades.

Construiremos una torre más alta, pero estoy seguro de que cuando miremos hacia abajo desde nuestra ventana seguiremos encontrándonos a los Rivas, Vincent Navarro, Mayor Zaragoza y Cebrián de siempre. A cubierto.

(Antonio Ruiz de Elvira, en El Mundo)

Es difícil entender que un periódico que presume de respetar "las libertades" dé cobijo en sus páginas a un tipo tan totalitario como Ruiz de Elvira. Algún día Pedro J. nos lo explicará.

Si tanto le molesta la gente, suicídese. En Madrid tenemos 4 nuevos edificios, allí por el norte de la Castellana. Súbase a la azotea de cualquiera de ellos y venga, a volar y a comprobar que la ley de la gravedad sigue funcionando (le advierto que se me acaba de caer el bolígrafo al suelo, así que presumo que funciona)

Además, Ruiz de Elvira no está dispuesto a que la gente elija libremente algo tan fundamental y personal como tener hijos. El aboga por una solución "global": "El tema no es tabú, y se puede y debe discutir, sin interferencias religiosas, como uno de los debates más apremiantes para nuestra especie". Es decir, que lo tienen que discutir los políticos, e imponerlo por la fuerza a los demás. En esto consiste la democracia progre: en que el Estado decida por ti, y con tu dinero.

Y luego nos da su "receta" económica, que francamente avergonzaría a un chaval de 9 años: "Poner en marcha una economía del hidrógeno genera al menos un millón de empleos, y corrige sustancialmente el cambio climático". ¿Quién la pone en marcha? ¿De donde sale el dinero? ¿quién generará esos empleos? ¿No cree usted, caballero, que en cuanto esa economía sea rentable, aparecerán no uno sino mil emprendedores que invertirán su dinero y producirán riqueza?

Pero claro, para esto último hay que tener paciencia, y dar libertad al mercado y a la gente para que este proceso, de producirse, lo haga al ritmo adecuado. Esto, naturalmente, es inadmisible para un liberticida como Ruiz de Elvira, que exige soluciones YA, lo cual no es sino una forma poco sutil de pedirle a Papá Estado que meta (¡todavía más!) las narices en nuestras vidas.

Y termina: "hay otro mundo posible". Efectivamente, uno en que la gente viva en libertad, a salvo de siniestros personajes que aspiren a arruinar nuestras vidas y a hacernos vivir en la miseria.

(Paul Ehrlich)

Que idea tan brillante... ¿cómo no habíamos pensado en ella? Cuando alguien se quede en el paro, lo ponemos delante de un pelotón de fusilamiento, y a correr. Así, cualquiera acaba con el paro.

Ahora en serio. Esta gente da miedo. Los que defienden la idea del "cambio climático" han llegado ya a un nivel tal que no puedes ni disentir. Como la ONU ha dicho que el clima está cambiando, y que ese cambio lo está provocando la acción humana, ya no se puede discutir. Pero, ¿cómo pueden llamarse a sí mismo "científicos", cuando creen estar en posesión de la verdad absoluta? En ciencias naturales, tiene que haber un debate.

El problema con esta gente es que se han convertido en fanáticos, y con los fanáticos no se puede discutir. El cambio climático es ya una religión, y como toda religión, está basada en la fe. Es irónico que los ecoprogres se quejen tanto de los "fundamentalistas religiosos", cuando ellos son mucho peores.

Por cierto, que todavía dan más miedo los comentarios a la noticia de El País. Esa gente es la que vota a Zapatero. Así se explican muchas cosas.

Gracias a nuestro amigo Happy, que me ha enviado la noticia.

(Antonio Ruiz de Elvira)

Algún día nuestro querido Pedro J., que no se ruboriza a la hora de autodenominarse "liberal", debería explicar porque cede parte de su periódico a dos liberticidas totalitarios como Ruiz de Elvira y López de Uralde. Y también nos explicará porque en su periódico escribe gente como Pedrito Cáceres, un ultraecoprogre que mete miedo.

En el último comentario de su blog, Ruiz de Elvira critica correctamente el despilfarro de Gallardón, que "como político sus ideas se refieren siempre a cómo poder gastar el dinero: Fiestas, carreteras, túneles, olimpiadas, …".

Pero luego Don Antonio hace lo mismo, y pretende invertir los 8000 millones de euros de deuda que tiene Madrid en celdas solares. Es decir, no critica que Gallardón se gaste el dinero, sino que no se lo gaste en lo que Ruiz de Elvira cree que hay que gastarlo. Y yo que esperaba que Don Antonio propusiera que ese dinero se devolviese a los madrileños, sus legítimos dueños. Que ingenuo soy.

Y luego te suelta la memez de que "Podemos vivir perfectamente con un 10% de lo que pescamos en la actualidad". ¿Y usted como lo sabe? ¿Y qué ibamos a comer? ¿Carne? Pero las vacas también contaminan el medio ambiente. ¿Qué hacemos entonces? ¿No comemos? ¿Suicidio en masa?

Y naturalmente no podría dejar de referirse a ese fantasmagórico cambio climático, que según este caballero debería ser "evidente": "Montañas sin glaciares, las uvas recogidas a mediados de agosto, el calor sustancial el 4 de octubre, los cambios totalmente bruscos de tiempo: De jersey a chanclas a anoraks, etc. etc.". Claro, el 4 de octubre nunca ha hecho calor, y cuando uno sale a la calle nunca acaba quitándose el anorak. Es tan ridículo que resulta patético.

"En vez de fastos y fiestas, en vez de glorias y dispendios, podemos trabajar calladamente, invertir en futuro". ¿Y quien decide lo que es "el futuro"? Pues Ruiz de Elvira, naturalmente. Faltaría más.

"Haz pis en la bañera"

| | Comentarios (24)

(SOS Masa Atlántica, una ONG brasileña)

Que idea tan brillante, oiga. Aprovechar el agua de la ducha para echar la meadita. ¿Qué haríamos sin los ecoprogres?

Puestos a pensar, ¿qué tal si aprovechamos que estamos en la ducha, y el agua está corriendo, para llamar al abuelo a ver si le apetece aliviarse? ¿Y al perro?

Y ya me imagino a mi madre lavando los platos después de comer, y a mi padre ahí, con la minga preparada, diciéndole, "mujer, hazte a un lado, que estoy muy bien provisto, pero desde aquí no llego...". No, porque puestos, ¿por qué limitarse a la ducha? ¿Acaso no usamos también agua para fregar los platos?

El problema, claro está, no es que una pandilla de ecologistas lunáticos promuevan tan absurda y puerca idea. El problema viene cuando los políticos las implementan. Hace como un par de años hubo una campaña en Londres, con anuncios en el metro y todo, que decían "Dont flush if it is just a pee", es decir, "no tires de la cadena si es una meadita". El pestazo que saldría de los baños sería inenarrable. Y surrealista, todo el mundo rezando para que alguien le apeteciera hacer "Number Two", que dicen los americanos. Entonces supongo que ya se podría tirar de la cadena y limpiar un poco el tema.

Y no nos olvidemos de nuestra musa Maruja Torres, que ya confesó un día que lo de tirar de la cadena, solo en caso de extrema necesidad. Me imagino que será cuando oiga las sirenas de las ambulancias que se llevan a sus vecinos por intoxicación.

Además de memos y liberticidas, cerdos.

(Artículo en El País)

Esta sí que es buena. Pero, ¿quién ha creado esa burbuja sino el gobierno? ¿Quién está tirando dinero a diestro y siniestro para esta monserga de las energías ecológicas?

Hay mucha gente que piensa que los liberales estamos en contra de las energías "renovables" como la solar o la eólica. Nada más lejos de la realidad.

Lo que nosotros proponemos es que se deje libertad a las empresas para que inviertan en las formas de energía que crean convenienes, y que luego sea el mercado quien decida. Y cuando se habla de mercado nos referimos al usuario. Que los consumidores puedan libremente elegir a quien comprar la energía que necesiten.

En lugar de eso, los gobiernos de todos los países se han empeñado en gastarse nuestro dinero en subvencionar de manera masiva formas de energía que ahora mismo son deficitarias y que no pueden cubrir las necesidades de los ciudadanos. ¿Por qué la energía eólica o la solar son el futuro? ¿Acaso ZP y Sebastián son pitonisos? ¿Quién dice que mañana no llega alguien e inventa una nueva forma de energía que convierte a cualquier otra en ineficiente? ¿Qué pasaría entonces con todo el dinero que se ha invertido inutilmente en poner molinitos?

Es evidente que existe una demanda de energía. Nadie mejor que el mercado para satisfacerla. Demos libertad, y dejemonos de subvenciones, y de grandes "planes energéticos" y demás mandangas, que no son más que un montón de lobbies de las empresas de energía pegándose por el maná de subvenciones del gobierno. Ya está bien de planificación central, que no funciona. Dejen trabajar al mercado.

(Leticia Balsega, de Ecologistas en Acción)

Y es que los ecologistas y el gobierno ahora van a por las bolsas de plástico. Es lo único que te dan gratis en los supermercados. Pues ahora quieren prohibirlas. Son insaciables.

El articulista de El País está encantado, y ha comprado la mercancía ecoprogre: "Las bolsas son un producto extremadamente nocivo, y al mismo tiempo, prescindible..." ¿Ah, sí? ¿Y cómo traigo yo el chorizo a casa? ¿Y las coca colas? ¿Con la mano? Bueno, siempre puedo hacer 30 viajes a la tienda, en cada uno de ellos llevaré una lata de sardinas y un par de manzanas. Si quiero más, ya sabes, a volver.

Pero no hará falta, porque nos dará otro tipo de bolsa: "como bolsas de tela, de rafia o carritos; o biodegradables y reutilizables, como bolsas de fécula de patata". ¿Carritos? ¿Cómo los que usaba mi abuela? Venga, hombre...

¿Y todo para qué? Lo explica el periodista: "Cada bolsa emite unos cuatro gramos de CO2 en su fabricación, y el total de ellas produce el 0,1% de la emisión nacional". ¿¿El 0,1%?? ¿Toda esta absurda batalla para reducir la décima parte del uno por ciento? ¿No les dará vergüenza?

Además, lo quieren hacer rápido. Yo propongo lo siguiente: inviten (previo pago, por supuesto) a Al Gore para que anuncie el fin de las malísimas y peligrosísimas bolsas de plástico en nuestro país. Eso sí, habrá que retirarlas poco a poco. Imaginad lo que pasaría si las retiran todas de golpe, de un día para otro. Está Gore un 30 de julio en Cullera anunciando alborozado la buena nueva, retiramos todas las bolsas, y claro, con esa bajada del 0.1%, no sé, lo mismo nieva. Imaginad al tarambaina de Mr. Climate Change levántandose en pleno Agosto para darse un chapuzón, y va y cae más nieve que en Minnesota en febrero. Que disgusto, oiga.

Las bolsas de plástico.... Ojo con estos, porque los enemigos de la libertad no descansan nunca. Al loro.

Subscripción

If you use an RSS reader, you can subscribe to a feed of all future entries tagged “Ecoprogres”.

Subscribe to feed Subscribe to feed

Estadísticas

  • 1682 frases
  • 36092 comentarios


  • Anuncios